‘Nadie sabe nada’ cumple siete años convertido en el faro humorístico de la Cadena SER



Andreu Buenafuente y Berto Romero

El humor radiofónico está de cumpleaños cuentan en PR Noticias. Este martes, Nadie sabe nada cumple siete años en la SER y lo hace convertido en una de las piedras angulares de la apuesta por la comedia que mantiene la emisora. El espacio que comandan Andreu Buenafuente y Berto Romero debutó el 30 de junio de 2013 como una de tantas apuestas veraniegas que terminan su aventura en antena cuando finaliza la época estival pero, desde el primer momento, logró establecer una conexión con la audiencia que le garantizó una nueva oportunidad durante la temporada regular.

“El objetivo es la comedia y el enlace surrealista de los temas con unos resultados inesperados. El programa se basa en la complicidad de los dos showman y del convencimiento de que son capaces de hablar de todo aunque no sepan de nada”. Así anunciaba la SER el proyecto que, básicamente, servía para poner a prueba la capacidad de improvisación y las tablas de Buenafuente y Berto, dos tótems del humor patrio que rezuman complicidad gracias a tantas y tantas horas de vuelo conjuntas.

Desde el primer momento, la apuesta funcionó. Ambos cómicos demostraron que su magnetismo no entiende de soportes y forjaron rápidamente una amplía base de oyentes cuya fidelidad se ha convertido en una bendición para el espacio. De hecho, el programa firmó 578.000 oyentes en la 1º ola del EGM de 2020, su mejor dato desde noviembre de 2017. Este hito supuso una nueva exhibición del gran estado de forma que luce el formato, que regatea con risas y surrealismo al desgaste que suele conllevar el paso del tiempo.

Pero no solo de audiencia lineal vive la radio. Además de los buenos resultados que suele cosechar en el EGM, Nadie sabe nada se ha destapado como uno de los contenidos más escuchado a través de las plataformas de podcast en España, lo que refuerza su posición dentro de la SER. Por si fuera poco, el programa también ha demostrado capacidad de adaptación y durante el confinamiento ha sido capaz de no parar máquinas y reinventarse pese a las dificultades para seguir llevando la risa a los hogares.

Nadie sabe nada (o No todo el mundo está al tanto, según Miguel Maldonado) puso la primera piedra de un proyecto que ha pasado a convertirse en santo y seña de la emisora de radio más escuchada de España. La buena acogida que logró el espacio abrió la puerta a que la SER apostase por programas como La vida moderna, El grupo, Si sí o si no o Comedia perpetua o Las noches de Ortega, afianzándose como el gran referente radiofónico en términos humorísticos. Siete años después, nadie sigue sin saber nada pero no queda ninguna duda de que la radio es mejor con Buenafuente y Berto improvisando.

60246

loading…