Muere el periodista Lorenzo Martínez Duque, ex Radio Valladolid



Lorenzo Martínez Duque

Cuando en 2012 Asprona celebró su medio siglo de andadura solidaria, uno de los nombres más repetidos y halagados por la asociación fue el de Lorenzo Martínez Duque. No era para menos: en noviembre de 1961 este periodista y escritor había dado el impulso decisivo para su creación desde las páginas de El Norte de Castilla. Por eso su fallecimiento en Valladolid, en el día ayer (21/6), es una triste pérdida para el oficio pero también un recuerdo merecido a su huella solidaria. Nacido en la localidad alavesa de Aramayona el 4 de abril de 1930, Martínez Duque era maestro nacional y se graduó en la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid. Él mismo relató a El Norte de Castilla su llegada a Valladolid, con apenas 14 años, sus estudios de Bachillerato en el Instituto Zorrilla y sus primeros escritos en revistas universitarias juveniles de los años 40.

Apasionado del periodismo, a mediados de esa década entró a trabajar como «locutor de continuidad» en la emisora EAJ 47 Radio Valladolid, de la Cadena SER, donde permaneció hasta 1965. Diez años antes, Miguel Delibes lo había fichado como colaborador para El Norte de Castilla. Se estrenó con «un reportaje sobre la juventud alemana, los universitarios, sus estudios y la excepcional acogida que se dispensaba a los españoles que acudían a sus universidades en busca de especialización. Fue el testimonio del corto viaje que hice a un país que aún estaba curando sus heridas de la Segunda Guerra Mundial», señalaba en una entrevista. Luego se le confió la sección semanal «Se habla de…», sobre temas de actualidad, y posteriormente la célebre «La Voz de la Calle», en última página: «Esta sección me dio la oportunidad de conocer bien la ciudad, sus personajes y sus problemas, para trasladárselos a los lectores». En ella publicó, el 16 de noviembre de 1961, el famoso artículo «Anormales», que supondría el pistoletazo de salida a la asociación Asprona en Valladolid y Castilla y León.

También colaboró en «Ancha es Castilla», lo que le permitió conocer la triste realidad por la que atravesaban los pueblos de la región, si bien su especialidad se volcó en las páginas semanales dedicadas al automóvil, sección al frente de la cual se jubiló. Galardonado en 2011 con el Premio de los Derechos de la Confederación Española de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS) por su labor promotora de Asprona, era autor de una destacada biografía sobre José Velicia, «creador y artífice de Las Edades del Hombre», publicada en 2002, de ‘Traspinedo en el recuerdo’ (2002) y de ‘El abuelo Chantón y otras historias’ (2008).

52683