Memorias de Onda El Espinar



Juan Andrés Saiz Garrido recuerda a Onda El Espinar desde El Adelantado de Segovia:
Apareció en 1988 por sorpresa y para alegría general del vecindario. Mi madre la escuchaba todas las tardes y grababa mis programas con su radio-casete. Se contrarió bastante en 1992 cuando dejó de sonar.
Después vino la etapa de COPE, con Paco Jorge y Elia. En 2009 regresó Onda El Espinar, ya con sello municipal. Cuando cada tarde iba a merendar con mi madre y mi hermano, ella nos contaba lo que había oído por la mañana a Begoña Rincón, pero la radio cerró otra vez.
En enero de 2018 volvió a emitir. He tardado en engancharme; primero porque la Josefa ya no está, y también porque los usos cambian: ahora leo los periódicos por Internet y me entero de las noticias por el móvil.
Poco a poco, Onda El Espinar me ha ganado de nuevo; en casa y en el coche la sintonizo en el 107.5, si estoy fuera la escucho en el ordenador, y si me pierdo algún programa de interés, lo recupero a través de Facebook. Internet comenzó siendo un enemigo y ahora es un aliado.
La tele aburre, y repite veinte veces sus noticias. La radio siempre vuelve, quizá porque nunca se ha ido, y cala más entre los vecinos si da voz a los espinariegos, cuando por ella hablan los chicos del cole, los estudiantes del María Zambrano, los pensionistas del Hogar, los forestales o Los Fuertes. Nos interesa sobre todo lo nuestro, y eso sólo lo podemos escuchar en la radio de mi pueblo, como mi madre la hubiera llamado.
Su director, Alberto Guerrero, me ha invitado a compartir una crónica del sentimiento cada lunes. Lo haré con mucho gusto.

55686