Mar Amate cumple 15 años compartiendo las mañanas de Cadena 100



Mar Amate

Cada semana, en Cadena 100×100, te traemos a una de las personas que hacen de Cadena 100 la radio con la mejor variedad musical y sus 45 minutos de música sin interrupción. En esta ocasión hemos querido conocer un poco más a una de las voces con las que nos levantamos cada día. Mar Amate celebra este año su 15 aniversario en ‘Buenos días, Javi y Mar!’. Como dice ella: “una adolescencia madrugando”; 15 años que se han pasado tan rápidos que no llega a ser consciente de todo. 15 años amenos, divertidos, y muy buenos.

De su primer día se recuerda nerviosa y se echaría las manos a la cabeza. Era la nueva y su inocencia le hacía hablar de una forma muy extraña que dejaba a todos sin palabras. Aunque la mayor parte de culpa la tuvo la facultad de psicología por la que pasó unos años. Cuando entro a las mañanas de Cadena 100, tenía un reto por delante: adaptarse a trabajar en equipo, algo que ha conseguido con creces porque todos la quieren ¡un montón! Currante como ella sola, ha perdido ese nervio que tenía las primeras veces y lo ha transformado por un baño de emociones por si fuera a ser, y esperemos que no, el último programa “esa es mi máxima”. Segura en su zona de confort, donde “me hace ir a más”, Mar Amarte nos ha dado una lección ejemplar: “más vale que lo que hacemos, lo hagamos con muchas ganas porque a lo mejor no tendremos oportunidad de hacerlo otra vez”.

Es ajena al número de personas que los escuchamos cada mañana, “soy consciente, pero se me olvida que hay tanta gente. No soy consciente de ese millón larguísimo de personas”. Aunque algo tímida, Mar Amarte tendría más miedo a hablar delante de 40 personas que cuando se sube al escenario del Wizink Center y hay más de 15.000 ojos.

Mateo & Andrea han estado con una Mar Amate humilde, feliz y agradecida porque “se me han ido cumpliendo muchos sueños o deseos que he tenido”. Recuerda con gran entusiasmo cada vez que se sienta con Alejandro Sanz, mira al pasado y ve lo especial que es ver a “la niña que cantaba sus canciones y se ha convertido en una mujer que comparte trabajo con Alejandro”. Siempre ha querido que su profesión se convirtiera en eso, en esas charlas que le han llevado incluso a conseguir dar dos besos a India Jones.

62655