Luis Seoane, periodista radiofónico del misterio



Luis Seoane

Suso Banco escribe en publico.es qur la Fundación Seoane de A Coruña revela la existencia de medio centenar de composiciones relacionadas con la Galicia más insólita, lo que sitúa al comunicador como un pionero en la divulgación de los misterios del noroeste peninsular.

A la nave del misterio se han subido muchos pasajeros. Algunos de ellos, simples polizones que se perdieron en las zonas más recónditas de lo que no se ve. Otros, por el contrario, se sumergieron en los claroscuros de la historia, de la tradición, de las leyendas. Hicieron preguntas, encontraron respuestas. O, por lo menos, lo intentaron. Y lo contaron. Entre todas las facetas que cultivó, el pintor, escritor e intelectual Luis Seoane también tuvo tiempo de indagar en el reverso de los interrogantes, en lo más insólito de Galicia, y transmitirlo a través de las ondas. Como divulgador, fue un pionero en eso de diseccionar el enigma.

«Las montañas, los ríos y las fuentes de Galicia están poblados de hadas, así como de otros ser míticos, y también de almas en pena, aparecidos y fantasmas». Así lo consignaba Luis Seoane en una de las múltiples crónicas que compuso para la audición bonaerense «Galicia Emigrante». Además de pintor, escultor, grabador, promotor cultural, autor de ensayos, poemas y obras teatrales, la identificación temática de sus trabajos radiofónicos por la Fundación Seoane de A Coruña ha revelado la existencia de medio centenar de composiciones relacionadas con la Galicia más insólita, identificando así a este emblemático creador como un periodista pionero en la divulgación de los misterios que circundan el noroeste peninsular.

El demonio y la noche
Entre los temas paranormales lanzados al aire no faltan algunas de nuestras historias de terror más recurrentes, como los muchas y muy diversos testigos que describen encuentros con la Santa Compaña. «Pocos viejos gallegos dejaron de ver alguna vez en su vida a la Santa Compaña que ronda misteriosamente en las noches de Galicia, y el amuleto de azabache y los conjuros, así como los cuernos de la vaca rubia que cuelgan de muchos pechos como defensa contra el misterio, se demuestran, para algunos, tan eficaces como el escapulario», destacaba a autor en otra de sus composiciones.

Salen a colación en sus crónicas las supersticiones que hablan del mal de ojo, las espantosas historias sobre el demonio y la noche de San Xoán, y abundantes leyendas sobre tesoros, como los de Ibáñez, Montefurado o Rande. También, los comentarios sobre el libro de San Cibrán, que siempre giran alrededor de la figura envuelta en el mito del supuesto autor de este manual de brujería.

Prestaba Seoane una especial atención a la magia y a los rituales mágicos, haciendo un singular recorrido por los perfiles biográficos de magos y nigromantes gallegos o de quienes tuvieran algún contacto con Galicia. Era este un capítulo de nuestra cultura aún por descubrir, como dejó consignado en un de sus editoriales: «Sería muy provechoso para ampliar nuestros conocimientos sobre el espíritu gallego en otra dimensión el capítulo de nuestra cultura dedicado a los ocultistas, adivinos, espiritistas, etcétera, que hubo en el pasado, abarcando curiosas personalidades que integraron algunos de estos movimientos», escribiría a este respecto.

Entre esos nombres cita a Pedro Muñiz, obispo mago del siglo XVIII en Compostela, y al mago de origen coruñés Gerard Encausse, más conocido como Papus: «Una especie de mago nacido en A Coruña el 13 de julio de 1865 y que murió en San Petesburgo en 1917, doce años después de haber adivinado la fecha en que estalló la revolución rusa». Entroncando con dinámicas de credos más recientes, Seoane se acercó en sus comentarios a los primeros círculos espiritistas gallegos de finales del siglo XIX, entre los que figuraban afamados alcaldes, como el coruñés Juan Flórez o el compostelano José Sánchez Villamarín, quien, bajo el seudónimo de Niram-Alliv, había sido el traductor al español del Aldrete, la biblia mundial del espiritismo.

Mezcla
Buena parte de las leyendas y misterios seleccionados para su emisión por radio por el director de «Galicia Emigrante» se remontan a tiempos ancestrales, y pueden rastrearse en ellos elementos religiosos y paganos, célticos y gallegos. De origen anglosajón son por ejemplo las leyendas referidas a las hadas, la historia de la piedra del destino o las que giran en torno al Rei Mirón. Los elementos de la tradición judío-cristiana se relacionan con figuras icónicas del santoral, como la Virgen del Pilar, San Andrés de Teixido y Santo Eros. Pero también hay casos en los que esas dos vertientes confluyen, como en las historias referidas al Santo Grial, que según contaba una tradición estaba en O Cebreiro.

El legado
El periodista era consciente de que el conjunto de estas leyendas y tradiciones era la base en la que se sustentaban muchas supersticiones y costumbres rituales practicadas regularmente, tales cómo persignarse al salir de casa, hacer el círculo del rey Salomón, en caso de sentir que llegaba la Compaña, la utilización de amuletos y oraciones rituales contra los males que otros podían hacerles, o acudir a los curanderos y magas como quien hoy va al médico.

Para la preservación de este legado patrimonial, el exiliado le confería un papel muy relevante a la tradición oral, que considera la base de su continuidad en el tiempo, como ponen de manifiesto textos como Los ancianos y el cuento popular. Cuando Seoane compuso sus crónicas pensaba que esta tradición se estaba perdiendo, pero aún estaba la literatura para mantenerla viva entre las nuevas generaciones, de ahí la importancia que le confería a la labor compiladora de los escritores e investigadores gallegos a los que citaba con frecuencia, como Fermín Bouza Brey, Ramón Otero Pedraio, José María Castroviejo y Enrique Chao Espinha.

Este artículo se publicó originalmente en gallego en la revista Luzes. Ahora Público lo reproduce como parte de un acuerdo de colaboración con la revista. Aquí puedes encontrar más artículos de Luzes en Público.

Defiende la cultura sin barreras En la República de Público creemos que el arte y la cultura son un valor esencial en nuestra sociedad. Con 6 € al mes estarás apoyando un periodismo que no olvida que la cultura enriquece a un país.

64985