Los “pecados veniales” que saturan las ondas en España



Martín Sánchez desde Merca2 ha analizado la «peculiar» situación del panorama radiofónico nacional:
La escaleta que hemos confeccionado para que disfruten de esta escandalosa emisión radiofónica comienza tras unas señales horarias desde las que presentamos la colección de postes piratas que inundan el saturado dial español.

En este capítulo no solo encontraremos los salmos de Radio María, las pizpiretas echadoras de cartas y los viejunos consultorios homeopáticos: son las emisoras más escuchadas del país las que se sirven de licencias irregulares para expandir su señal por la piel de toro.

Más adelante sonará la careta de entrada y entonces nos detendremos en la permisividad política, CMNC incluida, hacia una industria radiofónica que funciona de facto como un oligopolio: el anacrónico EGM dictamina indirectamente el reparto de los 500 millones de euros de inversión publicitaria que maneja un sector al que la crisis no le ha hecho siquiera constiparse.

Los tres principales grupos españoles, poseedores de nueve de las doce emisoras comerciales más escuchadas del país, suman beneficios que en 2017 alcanzaron los 48 millones de euros. RAC 1, Kiss FM y esRadio completan el ranking.

Y antes de la ráfaga de despedida hablaremos del consciente retraso de la implantación de la radio digital (DAB) en España, que fue pionera en este ámbito con la regulación que vivió en 1999. Pese a elo, nuestro país es a día de hoy un islote analógico en medio de la Europa cada vez más digital.

Pecados, mentiras y cintas de audio
José Antonio Abellán es la única estrella radiofónica que ha alzado la voz contra la corrupción que corrompe las ondas hertzianas. El abulense ha sufrido linchamientos, se ha tragado vomitivos silencios de cuates de profesión y ha sido perseguido por tierra, mar y aire.

Quizás sepa algo de ello Rafael Pérez del Puerto, al que Abellán carbonizó cuando subió a la red los audios en los que el directivo andaluz, dos décadas ejerciendo como consejero delegado de COPE, alardeaba de comprar el EGM y de montar la red de testaferros para poner y mantener una impresionante red de emisoras piratas en todo el país.

También parece saber algo de este asunto Fernando Giménez Barriocanal, que en un foro del Consell de l’Audiovisual de Catalunya, octubre de 2015, hizo un reconocimiento público: “En España hay más de 3.000 emisoras que no se ajustan a los requerimientos técnicos y legales pero para nosotros eso son ‘pecados veniales’, como por ejemplo, emisoras que deberían emitir a tres kilovatios y que emiten a cuatro kilovatios… pero eso es una práctica que incumplen muchas emisoras”.

No fuera de nuestras fronteras: en América, de Punta Barrow a Cabo de Hornos, hay contabilizadas siete emisoras piratas. En México ninguna, porque el asunto está penado con cárcel. Y en Estados Unidos sobreviven emisoras de corto alcance, alrededor de medio kilovatio, en algunos guetos que sostienen estos proyectos para consumo interno. ¿Y nuestros vecinos? En Francia y Alemania no hay emisoras pirata.

Piratería en el Siglo XXI
Según el diccionario de la RAE, esta transgresión admitida por Barriocanal, que también reconoció este hecho en el Foro de la Nueva Comunicación, es un “pecado poco grave que no priva al alma de la gracia de Dios y que no requiere del sacramento de la confesión para ser perdonado”.

No parece opinar lo mismo la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, dependiente de la Conferencia Episcopal, que en 2016 aseguró que otra piratería audiovisual, la del cine, era “pecado”. Sin apellido.
El ex secretario general de la Conferencia Episcopal y hoy Obispo de Ávila, Jose Mª Gil Tamayo, es el valedor de dos flagrantes emisoras piratas en la puerta de su diócesis en Ávila: Cadena 100 Ávila, 101.9 (emisora pirata que emite desde 1998) y COPE Arévalo, 97.6 (emitiendo desde 2005).

La Ley 9/2014 General de Telecomunicaciones es clara. En su artículo 76 define como infracción muy grave, “la realización de actividades sin disponer de la habilitación oportuna en las materias reguladas por esta Ley, cuando legalmente sea necesaria”.

Y en su artículo 79, en cuanto a las sanciones, dice: “Por la comisión de infracciones muy graves se impondrá al infractor multa por importe de hasta veinte millones de euros”. Si cualquiera ciudadano fuera el responsable de esas dos emisoras en Ávila recibiría una sanción inmediata de 40 millones de euros.

Una plaga bíblica
La Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC) ha denunciado la plaga bíblica que satura el dial. Este organismo, que elabora el EGM, tenía registradas en 2016 a 664 emisoras ilegales (conocidas en el sector como “emisoras piratas”).

Este asunto implica unos graves desajustes fiscales de millones de euros acumulados en los últimos años, ya qué, como cualquiera puede suponer, uno no transgrede la ley con postes emisores ilegales pagando los gastos con factura. El asunto invita a pensar en desembolsos millonarios de dinero negro.

Una gran colección de postes
99 de las emisoras pirata catalogadas por la AIMC pertenecen al Grupo COPE (32 de Rock FM, 30 de COPE, 21 de Cadena 100 y 16 de Megastar, que ahora se ha pasado a la red y ha engordado a Carlos Herrera a través de la señal COPE+).

Cierto es que el único problema de las principales emisoras no son los postes piratas. Y es que la realidad es que en muchos de sus postes piratas están relacionados con prácticas ilegales porque muchos concursos en provincias fueron ganados por algunas de las emisoras estrella con promesas incluidas en el pliego de crear empleos y ofrecer desconexiones locales, comarcales, provinciales o autonómicas.

Pero gran parte de estos postes se convierten en meros repetidores: Abellán asegura que COPE ‘le debe’ al Estado 2.000 empleos, 100 de ellos de personas discapacitadas. ¿Puede mantener la Conferencia Episcopal una casa que actúa de esta forma? Sí, sobre todo porque disfrutan de milagros como el de los panes y los peces: Rock FM superó los 100.000 oyentes en Euskadi sin tener un solo poste.

Mendigos y políticos comprados
Las implicaciones políticas de esta permisividad son evidentes: algunas de las principales emisoras ejercen de sostén mediático a las principales fuerzas electorales. Y claro, no es cuestión de que los señores diputados se pongan a mirar la letra pequeña del pliego de turno.

Abellán sostiene que estas redes de emisoras convertidos en repetidores se sostienen con “testaferros”, que son “mendigos que figuran como propietarios”. El padre de ‘La Jungla’ y ‘El Tirachinas’ asegura que hay “políticos y funcionarios comprados”.

No parece haberlos en el sur. Y es que la Dirección General de Comunicación Social de la Junta de Andalucía ha clausurado hasta 17 emisoras en las ultimas semanas, 8 de ellas del Grupo COPE. Pues bien, de esas 8, al menos 4 siguieron emitiendo al menos un mes después de su clausura oficial: Rock FM Córdoba (104.1), COPE + Córdoba (105.7), COPE + Granada (91.5) y COPE + Málaga (93.4, que se mantiene abierta como Megastar Málaga).

La Junta de Andalucía debe decidir en estos días sí inhabilita por cinco años al Grupo COPE, por reiteración en infracciones muy graves, tal y como marca la ley. Este hecho podría conllevar que la emisora pierda la licencia de operador para la explotación de redes o prestación de servicios de comunicaciones electrónicas en el ámbito territorial andaluz.

Historia de la radio digital en España
España fue pionera en la regulación de la radio digital mediante la aprobación del Real Decreto 1287/1999 que se complementó con un concurso convocado 48 horas antes de las elecciones de marzo del año 2000.

Este tipo de medidas infames, el reparto de licencias a amiguetes, ya lo hizo Felipe González con la tele privada, dos meses antes de las generales del 89, y Rajoy no se quedó atrás con un reparto de licencias de TDT tres meses antes de la cita electoral de 2015.

Pero volvemos a marzo del 2000: Aznar, que ni siquiera intuía que iba a barrer con una cómoda mayoría absoluta, reparte cuatro licencias de telefonía móvil de tercera generación y diez postes estatales de radio digital ante el enfado de los socialistas, que denuncian “pelotazo” y “cacicada”.

Nueve de ellos, ¡cómo no!, recayeron en sus aliados mediáticos: la gubernamental RNE; El Mundo de su amigo de pádel Pedro J.; Recoletos antes de ser absorbido por Unidad Editorial ; la Intereconomía del exdiputado popular Ariza; la COPE; Planeta; la ultramontana Radio España; Prensa Española (ABC); y la Onda Cero de la Telefónica de Villalonga. ¿Y el décimo poste? PRISA para evitar que los guiñoles, El País y la SER hicieran comparativas entre Aznar y Franco.

Veinte años por el desierto
En el verano del año 2000 El Mundo anuncia pruebas en Madrid y Barcelona de su radio digital, El Mundo Radio (más adelante germen de Radio Marca). Pero en dos décadas poco o nada hemos avanzado en este campo.

Y es que Aznar ‘pasó’ de la radio digital, cuyo desarrollo conllevaba que surgiesen nuevos competidores desde el centro-derecha contra COPE y Onda Cero, y Zapatero tomó idéntico camino: En 2009 modificó el Plan Técnico de Radiodifusión que obligaba a emitir en digital para el 50% de la población y lo redujo hasta el 20%. ¿El 20%? Sí: Madrid y Barcelona. Torrespaña y Collserola.

Apagón entre fiordos
Noruega arrancó 2017 convertido en el primer país que prescindía por completo de la radio analógica. El país escandinavo apostó por la radio digital, sistema más eficiencia y ecológico, y a su estela se han subido Inglaterra, Francia, Suiza y Dinamarca, que están apostando fuerte por la radio digital.

El senador Carles Mulet (Compromís), que quizás sea el único político español que se ha tomado el tema en serio, sostiene que “la radio digital y convencional pueden convivir algunos años, aunque vengamos arrastrados por unas exigencias de Europa de liberar banda para las operadoras de telefonía y servicios de emergencia y por la llegada del 5G, pero ello obligará al Gobierno a reordenar el espectro y modificar las leyes pues la realidad y las próximas necesidades no dejarán otra solución, como ya ocurrió con la televisión”.

El Gobierno, al que se le traspapela el asunto dentro de su mastodóntica agenda digital, parece ignorar el ahorro energético que supone la unificación de postes de emisión (circunstancia que en Noruega ha reducido costes por valor de 25 millones de dólares anuales).

Europa nos obligará
“Spain” seguirá siendo “different” por poco tiempo. Y es que el Gobierno tiene de plazo hasta el 20 de diciembre de este año para obligar al sector del automóvil a que los nuevos coches reciban señales de radio digital.

El Código Europeo de Comunicaciones Electrónicas entró en vigor el 20 de diciembre de 2018 y los Estados miembros de la UE disponían de dos años para trasponer la norma. Pero el tiempo se está consumiendo ante la pasividad estatal.

La norma deja claro que “cualquier receptor de radio de coche integrado en un vehículo nuevo disponible para la venta o alquiler en la UE deberá incluir un receptor capaz de recibir y reproducir los servicios de radio prestados a través de la radiodifusión digital terrestre”.

El Ejercito de Pancho Villa
La radio digital podría ser “el ejército de Pancho Villa” del que hablaba José María García. Este servicio está disponible en Madrid y Barcelona, que emiten también las seis señales de la Red FU-E (Frecuencia Única-España).

Cuatro de estos seis canales, que se supone que emitirán para todo el país sin desconexiones, están en manos de RNE y los otros dos en manos de PRISA y COPE, que por estas señales sirven a los patitos feos de sus musicales, Los 40 Classic y Megastar FM (hecho que evidencia la desatención que existe hacia la DAB).

En Galicia y la Región de Murcia también han avanzado ligeramente en este campo y en la Costa del Sol y alrededores este servicio también se encuentra disponible gracias a la apuesta de Inglaterra (Gibraltar).

esRadio es prácticamente la única emisora que promociona su señal por DAB porque Jiménez Losantos emite gracias a Unidad Editorial en Barcelona, hecho con el que sortea “las barreras políticas que impone el nacionalismo catalán”. Por desgracia las barreras, en este caso hacia la radio digital, las están poniendo desde todas las trincheras políticas. Y para cuando se quieran dar cuenta el 5G relevará a la FM sin pasar por el DAB.

58156