José Joaquín Brotons se incorpora a Radio Marca Asturias



José Joaquín Brotóns

José Joaquín Brotons, el hombre que ha dirigido los cuatro carruseles deportivos de España, deja Madrid, se instala en Asturias y comienza a hacer radio local. Lo cuenta M. F. Aantuña en El Comercio:

Calidad de vida. Y algo más. Eso tiene Asturias, el lugar elegido para vivir por José Joaquín Brotons, personaje imprescindible del periodismo deportivo español, que aún sigue sentándose a la mesa de ‘Estudio estadio’, que colabora con ‘El partidazo’ de Juanma Castaño, que es contertulio de Manolo Lama en la COPE, que ejerce de asesor de comunicación, que está escribiendo un libro y que después de una vida entera en Madrid ha hecho la maleta y se ha puesto a hacer radio local en Asturias, ‘La hora de Broti’.

  • ¿Y por qué?
  • Hay gente que se regala coches, pisos, relojes. Y yo me he regalado vivir en Gijón, me lo merezco. Soy de Barcelona, necesito el mar, saber dónde acaba la ciudad. Mi tiempo en Madrid se había acabado. Es una ciudad para ambiciosos, para vivir una época, y eso ya pasó. Llevo 42 años en la profesión, estoy a punto de cumplir los 65 años, me merecía regalarme mi tiempo para mí. Es una cuestión de reducir necesidades y elegir prioridades.
  • ¿Por qué Gijón?
  • Aquí hay una gente espectacular. Vine hace mucho tiempo a seleccionar a los periodistas que iban a hacer la información deportiva en la TPA. Cada vez que venía notaba que me sentía como si estuviera en casa. El umbral de la vida está en 83 años, a mí me tocan 17, 18 en el mejor de los casos, así que me dije ‘¿qué hago en Madrid? Todo el día en el coche, el metro’. Aquí, en cambio, puedo pasear por el Muro.
  • ¿Cuándo se mudó?
  • Llegué el 23 de octubre, pero antes ya tenía casa y pasaba mucho tiempo. Mi profesión tiene muchas ventajas, puedo hacer la radio en casa, y el resto de trabajos en el ordenador, con lo cual lo único que me obligaba a estar en Madrid era la televisión, porque soy contertulio habitual de ‘Estudio estadio’. Aquí además todo es más barato, más equilibrado, hay más calidad de vida. He notado que los días me duran mucho. Me siento asturiano, cuando estoy muy jodido, cojo el coche y me voy al Fito, tener un mirador en el que en 360 grados puedes ver el mar, los Picos de Europa y el Sueve, es alucinante. Ahora no me puedo decir a mí mismo que no he intentado disfrutar de todos los momentos de la vida. Y la edad es tan maravillosa… A mí me asusta que la gente se jubile.
  • Usted tiene 65 pero no se jubila.
  • No. Al revés, mi capacidad motivacional y creativa está en su mejor momento, porque soy mucho más reflexivo. Hay gente que vive la vida en modo avión, se desconecta, pero yo estoy conectado las 24 horas. También le digo que tengo un espíritu muy inconsciente.
  • ¿No se cansa nunca?
  • No. La motivación por hacer radio local es enorme, estoy en Radio Marca Asturias haciendo un programa de una hora, con 65 años y soy capaz de hacer algo que no suena viejo, que es actual. Yo tuve muy poca oportunidad de hacer radio local porque me fui de Barcelona a Madrid para hacer la mili y ahí ya empecé a trabajar en la SER y con 26 años ya era jefe de Deportes. Y he trabajado con José María García, Iñaki Gabilondo, Encarna Sánchez… En estos momentos soy el único director vivo de los cuatro carruseles deportivos de España. Cuando alguien me dice: «Si tú ya estás de vuelta», yo le digo «tú no sabes lo que es la vida: la vida es ir y volver permanentemente». Por eso estoy feliz aquí. Si la gente supiera realmente lo que es Asturias estaría invadido.
  • Pues ahora con la radio local ya no le queda nada por hacer.
  • He hecho radio, televisión, he trabajado en ‘Sorpresa sorpresa’…
  • ¿Qué me dice?
  • Sí, fui director deportivo de ‘Sorpresa sorpresa’. Y llevé allí a Alberto Tomba, a Maradona, a Paquito Fernández Ochoa.
  • ¿Y los periodistas de Madrid que le dicen por venirse a hacer radio local a Asturias?
  • Que soy un vividor y he elegido hacer lo que me da la gana. Eso los amigos; los otros dirán ‘pobrecito que se ha tenido que ir a Asturias a hacer radio’.
  • ¿Pero después de tanto trabajo no le tienta retirarse?
  • No. Eso es la muerte. Dejar que tu cerebro pare es empezar a morir.
  • Escribe, hace radio y tele. ¿Pero lo suyo realmente qué es?
  • Sentarme a escribir me cuesta mucho y la televisión es un bicho espantoso. La gente te dice que te conoce y te crees que eres alguien. Por eso amo la radio, tiene misterio, tiene sorpresa, tono, tiene silencio, que es un sonido maravilloso. Yo hacía Hora 25 en la Ser y detrás de mí entraba el Loco de la Colina y me quedaba en el estudio porque era como un máster de radio.
  • ¿Cómo es la radio de hoy?
  • La radio ya es como la televisión, que no la ves cuando la programan, sino cuando quieres. En la radio pasa lo mismo con el podcast.
  • ¿El periodismo deportivo no se está complicando mucho?
  • Las redes sociales han hecho que los deportistas tengan su medio de comunicación. El caso más claro es Piqué. Por otro lado, los gabinetes de comunicación son de anticomunicación. Con uno y otro nosotros estamos perdiendo fuerza.
  • ¿No está muy metido en las trincheras?
  • Un periodista no tiene que ser ni imparcial ni objetivo, tiene que ser honesto, no faltar a la verdad. Ahora hay tres periodismos: el normal, el de trincheras y el peor de todos, el de filias y fobias. Y el último está muy presente en el periodismo político y el deportivo.
  • Por cierto, ¿volverá el Sporting a Primera algún día?
  • El día que dejemos de creer que Quini sigue vivo, empezaremos a ver la realidad. Seguimos viviendo del pasado, de los mitos. El Sporting es de un señor que hace con el equipo lo que quiere, es un negocio. Desde que descendió en 2016 han pasado cinco entrenadores, ¿son malos los cinco? Lo que hay es una plantilla que no tiene ni categoría ni nivel. Eso sí, esta ciudad se merece un homenaje: que 20.000 personas vayan al Molinón todas las semanas es impresionante.
  • ¿Qué vende el fútbol hoy?
  • Espectáculo.
  • ¿Y camisetas?
  • Las camisetas son cacahuetes. La Federación de Fútbol firma un acuerdo con los Emiratos por 120 millones de euros en tres años. ¿Es deporte? No, es negocio.
  • ¿Qué deportista le ha dejado más huella?
  • Severiano Ballesteros. Me pareció el tipo más enamorado de su deporte y que hacía todo lo posible por difundirlo. Y el segundo es Paco Fernández Ochoa.
  • ¿Futbolistas no?
  • No, futbolistas no.
  • ¿Ni Maradona?
  • Con él tuve una gran experiencia. Cogí un avión a Londres para poder entrevistarle. Le dije a su representante que si no lo conseguía iba a perder mi trabajo. Y le hice una entrevista de 4 minutos y 30 segundos en el trayecto del finger a la terminal. Eso solo lo haces por amor.
  • ¿Y con oficio y una buena agenda?
  • Claro. Pero no basta con la agenda, de nada sirve que tengas el teléfono de alguien si no te lo coge.

    58159