Los parecidos razonables entre la radio en 1920 y la euforia actual por la tecnología



José Luis De Haro escribe en eleconomista.es: El estratega de Deutsche Bank, Jim Reid, publica un curioso análisis dónde echa la vista atrás a 1920 y relata cómo por aquel entonces las compañías de radio emularon el comportamiento de las tecnológicas a día de hoy. «Ganadores a largo plazo, pero con valoraciones muy elevadas», incide al fijarse específicamente en RCA (Radio Corp of America) como representante de la revolución radiofónica y el consecuente fervor por sus acciones.

En el caso particular de esta compañía, sus beneficios pasaron de 2,5 millones de dólares en 1925 a 20 millones en 1928. Un incremento del 700% que catapultó el precio de sus acciones desde niveles que rondaba los 30 centavos y el dólar en 1921 hasta algo menos de 10 dólares en 1926.

Un auge que estuvo acompañado por un comportamiento que bien podría emular al grupo de foreros en r/wallstreetbets de Reddit. En aquel momento, durante los años 20, se solían formar grupos donde los individuos reunían fondos y compraban acciones. Una vez que lograban una posición considerable, «pintaban la cinta» (paint the tape), es decir, intentaban influenciar el precio de una acción negociando entre ellos para generar un alto volumen de negociación en la cinta física donde se solían reflejar todas las transacciones. Esto tenía como objetivo generar entusiasmo sobre un valor en particular.

En su punto álgido, cuando RCA contaba con un monopolio en el ámbito de la comunicación inalámbrica, sus títulos alcanzaron los 114 dólares. Un fulgurante ascenso motivado por la masiva adaptación de este tipo de comunicaciones. Por aquel entonces, las ventas totales de radios en EEUU pasaron de 60 millones de dólares a 843 millones entre 1922 y 1928. Paralelamente, el número de hogares con radio casi se multiplicó por cinco entre 1925 y 1929 cuando 10,25 millones contaban con una.

«En la década de 1930, tras la crisis, la demanda de servicios de radio continuó creciendo y los hogares con radio aumentaron aún más hasta alcanzar los 27,5 millones en 1939. Sin embargo, RCA cayó más de un 95% antes de situarse en torno a los 5 dólares en 1932, donde tocó fondo durante unos años más», explica Reid. Para este estratega es difícil que la historia de repita a rajatabla, dado que el crack de 1929 fue un acontecimiento único por muchas razones. Sin embargo resalta que existen similitudes con el momento actual.

En primer lugar, menciona la subida estratosférica y las valoraciones de algunas partes del mercado tecnológico tanto en ambos periodos, así como en el 2000. Otro aspecto importante para Reid reside en el hecho de que tanto la radio por aquel entonces como la tecnología actual no hacen más que aumentar su importancia e influencia en nuestras vidas. Por último, recalca la semejanza en la participación minorista en el mercado a finales de la década de 1920 y la que hemos visto en los últimos 12 meses.

62748