Leonor Lavado (Onda Cero) debuta como presentadora de TV con «Arranca en verde» de TVE

Leonor Lavado

«Arranca en verde» es un concurso de educación vial que sube a sus participantes en su coche para recorrer las ciudades españolas y ponerlos a prueba si conocen el código de la circulación. El espacio producido por Plano a Plano se emite en la franja matinal de los fines de semana en La 1 y ha recalado en esta semana en Huelva, Jerez y Marbella. La imitadora Leonor Lavado (Puente Genil, 1987), se estrenó como presentadora en este concurso. “Soy pontanesa y mi padre es de Badajoz y mi madre de Jaén. Ahí es nada”, proclama. La ha entrevistado Francisco Andrés Gallardo para Diario de Sevilla.

–Recordemos: usted colgó un vídeo con sus imitaciones y al momento se convirtió en viral.
–Yo hice arte dramático, tenía mi compañía pequeñita. Me fui a Londres y me vine tan cansada que me encerré para preparar las imitaciones, a ver qué pasaba. No me lo podía esperar.

–¿Y para crear nuevos personajes hay que encerrarse?
–Hay que dedicarles un tiempo. Y cuanto más extremistas, más canalla, más me divierte hacerlos. La última ha sido Maite Galdeano, la madre de Sofía Suescun. Sus palabras son más increíbles que el guion más disparatado que pudieras hacer.

–¿Qué es una imitación para usted?¿Un homenaje, una burla?
–Cuando imito a alguien para mí es una muestra de mi admiración total. Me empapo de ellos. Yo imito a las amigas de mi madre y a las madres de mis amigos, no lo puedo evitar.

–¿Cómo sube a los jugadores de Arranca en verde?
–Hacemos un casting un mes antes. Cuando hemos estado en Huelva, Jerez o Marbella, que son una ruta maravillosa, teníamos ya previstas todas las paradas.

–¿Cómo se transforma en presentadora una imitadora?
–Es un aprendizaje, otro rol, por supuesto. Es otra forma de dirigirte a tu interlocutor. Puedo además llevar suelto mi acento andaluz.

–Pero su plató es el habitáculo de un coche…
–Claro, no puedo hacer ahí muchos aspavientos. Para mí el concursante es como si me presentaran a un amigo que se sube al coche. Hago que estén lo más cómodos posible y que se lo pasen bien.

–¿Graban sin editar?
–Vamos circulando, pero paramos la grabación cuando hay mucho ruido, interferencias.

–¿Y si tienen un golpe?
–Nuestro chófer está muy atento y nunca nos ha pasado nada. Alguna queja de algún conductor porque íbamos lentos…

–¿Y alguna queja entre los concursantes?
–Hubo una participante que se enfadó y no quería bajarse. El premio es modesto, 500 euros, y hay quienes le hace mucha ilusión y a otros les da igual. El mundo es imprevisible.

–¿Cómo va su experiencia en la radio?
–Un sueño para una imitadora. En «Surtido de ibéricos» de Onda Cero estoy con Carlos Latre, El Monaguillo, Miguel Lago, Goyo Jiménez, Leo Harlem. Aprendo de ellos. Es como ir al recreo. Son peces grandes y nos respetamos.

–Hace unos años se presentía que en el mundo de los humoristas había mucho ‘navajeo’
–Son gente maravillosa. Nos llevamos muy bien. Siempre hay que trabajar con buen ambiente. Si no es así, es un error. Aquí cada uno sabe dónde tiene que entrar aunque casi todo es improvisado. Se emite los viernes a la una y media de la madrugada aunque lo grabamos la mañana anterior.

–La vemos por la mañana también en Aurisitys.
–Los viernes, a las 10.45. Con mis personajes. Nos ponemos de acuerdo el día antes, pero con la actualidad cualquiera sabe.

55184