La visita de Julia Otero (Onda Cero) a El Hormiguero de Antena 3 se centra en temas de política



La periodista Julia Otero ha visitado ‘El Hormiguero’, tal como expone El Confidencial y por su extenso discurso acerca de los políticos de nuestro país, se ha quedado sin tiempo para divertirse. La locutora de Onda Cero ha resumido a la clase política como «nefastos» y ha vaticinado que Cayetana Álvarez de Toledo será la nueva líder del Partido Popular.
«Estoy harta y muy preocupada por un país en el que los políticos no están a la altura», ha empezado a opinar en referencia a las próxima Elecciones Generales del 10 de noviembre. «Creo que hemos tenido la mala suerte de tener una serie de líderes que no están a la altura. No sé si ha sido la época que nos ha tocado vivir o que ha habido una conjunción astral nefasta, pero es lo que hay», ha confesado en el programa de Pablo Motos.

Además, la presentadora y directora de ‘Julia en la onda’ ha atizado directamente a Unidas Podemos de quien ha dicho que «se está descomponiendo» o a Albert Rivera, de quien ha subrayado que, «se presentó como partido bisagra y abierto a todo. Pero luego le dicen que puede ser Pablo Casado e inicia un camino en el que le han abandonado gran parte de los suyos». En cuanto al PP, ha vaticinado que Cayetana Álvarez de Toledo, «no mañana, pero en un futuro será la nueva líder del Partido Popular».

También ha tenido palabras, algo más amables, para la estrategia de Íñigo Errejón y su candidatura en las Elecciones Generales con el partido Más País: «Hay gente que vota a partidos solo para fastidiar a otros. Y eso tampoco es. Aunque a Errejón se lo han puesto a huevo y llevaba muchos años queriendo dar el salto a la política nacional». Para Pablo Casado también ha tenido unas declaraciones en clave positiva: «Casado es el gran beneficiado de estas nuevas elecciones. Sin duda, tiene una gran oportunidad».

La catalana de adopción ha querido tranquilizar a la sociedad de Catalunya y ha lanzado un mensaje a ambos bandos: «Espero que no pase nada, ni el 1 de octubre ni el día de la sentencia. La gente puede manifestarse, pero espero que no se rompa una sola papelera ni se pinte ninguna fachada». Un discurso que se basa en que, «en medio, hay millones de personas que queremos entendernos, que no nos echen», y Otero solo desea avanzar, porque, «no sé en qué momento saltó todo esto por los aires, pero habrá que hablar».

56980