La Veu de Cerdanyola cubrirá la Fiesta Mayor del barrio mataronés



La Veu de Cerdanyola

La puesta en marcha de La Veu de Cerdanyola está recibiendo la atención de la prensa escrita, en este caso ha sido Fede Cedó quien ha hablado de su puesta en marcha desde La Vanguardia, añadiendo datos de la antigua Radio Cerdanyola de los años 80.
“La radio ha nacido para dar voz a un barrio”. Así justifica Eva Sánchez la presidenta de la Associació de Veïns de Cerdanyola, el barrio más poblado de Mataró con cerca de 30.000 habitantes “mucho mayor que todas las ciudades del Maresme” el impulso que toma la emisora que los vecinos ya han hecho suya desde su nacimiento el pasado mes de mayo, “La Veu de Cerdanyola” la dirige Raül Yeste, el impulsor de la iniciativa, que con un par de ordenadores, una mesa de mezclas y una gran dosis de vitalidad y servicio público, consigue no sólo captar la atención del vecindario sino estimular también su participación.

Y es que la ‘Veu de Cerdanyola’ no se llama así por una estrategia publicitaria, sino que su propio nombre ya destila la intencionalidad: “dar voz a todo el barrio” apunta Yeste. La emisora emite online a través de la página www.laveucdm.cat, soportada en la plataforma Ivoox donde ya ha sumado más de 1.500 descargas que se suman a las 4.000 visitas semanales de su página de Facebook y otras tantas en más redes sociales.

La emisora vecinal cuenta con una poblada parrilla formada por una veintena de programas en los que están representados, no sólo las entidades del barrio, sino también vecinos a nivel particular. “Todos pueden entrar a hablar” asegura Eva Sánchez, lo que no sucede, asegura, en la emisora municipal Mataró Ràdio que mantiene el Ayuntamiento, ya que allí “el barrio no tenía cabida”.

Con el espíritu de voluntariado propio de una entidad vecinal como la AAVV Cerdanyola, la radio del barrio se ha convertido en una herramienta indispensable para que los vecinos difundan sus anhelos y problemáticas y los políticos tomen nota de sus peticiones. Nacida como todo lo que surge del pueblo, la Veu de Cerdanyola se consolida a pasos agigantados hasta el punto de cubrir gran parte del día con programación propia. Eva Sánchez, insiste en que huyen de la politización a la que a menudo están sometidas muchas entidades vecinales e insisten en ondear la bandera de la imparcialidad a través de las ondas.

En la Veu de Cerdanyola no faltan retransmisiones deportivas, ni entrevistas a los políticos que aceptan la invitación “para presionar sobre las reivindicaciones del barrio” como la tan reclamada pista polivalente, una petición que llegó al concejal de deportes, Joan Font o al presidente del Consell Territorial, Miquel Àngel Vadell. Tampoco los deportes y la música, con programas de Rock, flamenco o Eavy Metal. Un espacio de numerología y una asesoría jurídica que analiza la problemática de los afectados que llaman por teléfono. Cine y Literatura e incluso un Canal del Alma donde los vecinos pueden interactuar para aliviar sus penas. Mucho menos queda fuera el fervor religioso, con la participación de la Hermandad Jesus Nazareno y la Esperanza, mientras que esperan a otras entidades como Diables Atabalats o la Asociación Cultural, que ultiman su colaboración.

La Fiesta Mayor de Cerdanyola, entre el 21 y 28 de mayo será el espaldarazo definitivo para la emisora, ya que cubrirá la programación festiva e incidirá en los detalles de la fiesta. Y es que su presencia en el barrio ya se deja notar ahora con conexiones desde el exterior. “Hemos retransmitido partidos de futbol del Mataró” explica Yeste, ya que con los clubes del barrio aún no ha habido acuerdo, pero también “directos desde el parque”.

Historia: El precedente de 1982

El presidente de la Federació d’Associacions Veïnals de Mataró, Juan Sánchez, que también colabora en la emisora y está a punto de configurar un programa que versará sobre la actualidad mataronesa, recuerda que en 1982 ya hubo un precedente de emisora de barrio, Ràdio Cerdanyola. “Nos dieron la licencia y todo (?) para emitir por el 97,9 de la FM, pero alguien evitó que se tramitase” y el espacio en las ondas, para júbilo de los políticos de la época pasó a empresas privadas que acabarían consolidando una radio comercial en la ciudad.

48533