La radio pierde 1 minuto de audiencia cada año. La radio a la carta gana 6!

Autor: Pedro Gámiz

El podcast: el nuevo rey de la radio.

Ya no es ningún secreto para nadie que las pantallas digitales están ganando la batalla a la televisión y la radio convencional.  Mientras que el consumo de contenidos aumenta globalmente, la radio ha perdido una media de 1 minuto al día en su tasa de audiencia diaria.

En 2011 los oyentes de la radio dedicaban a escuchar sus emisoras 1 hora y 34 minutos diarios. Seis años después, en 2017, dedican 10 minutos menos al día a favor de Internet.  La radio online compensa en cierta forma las pérdidas que sufre la convencional, pero mediante formatos de audio compatibles con la libertad de horarios, los podcast. Ahora el oyente decide qué escucha y cuándo lo escucha. Es la radio en movilidad.

Una de cada dos personas escucha sus programas de radio mientras conduce. Concretamente, las mayores audiencias se registran durante la franja matinal de 7 a 9 h. los días laborables, según un estudio de Carat.  Este porcentaje es más elevado entre personas de 30 a 49 años de edad: un 62,8 %.

El perfil del oyente de radio generalista corresponde a hombres de clase alta y media-alta de entre 35 y 65 años, con estudios superiores. Por otro lado, el perfil mayoritario de la radio temática es similar al de la radio generalista en cuanto a condición social, pero más joven: entre 14 y 34 años de edad.

Pero cuando analizamos los hábitos de escuchar radio entre los jóvenes, las cifras son menos optimistas:  Sólo un 15,5% de usuarios entre 14 y 29 años valora la escucha de radio en el coche. Los jóvenes, sobre todo en entornos urbanos, no están tan interesados por la escucha activa de la radio, ya sea fórmula convencional o musical. Paradójicamente dedican más tiempo a escuchar música, pero cada vez más, lo hacen en plataformas de streaming como Spotify que les permite escuchar playlist personalizadas, sin publicidad y sin necesidad de conexión a la Red.

El podcast: el nuevo rey de la radio

Frente al panorama de las plataformas de streaming, la radio sólo tiene un recurso: unirse al fenómeno. Gracias al boom de los smartphones, la radio en formato podcast consigue en estos dispositivos audiencias superiores a los consumos de vídeos.  En Estados Unidos, se ha pasado de 16 minutos al día en 2011 a 52 minutos de media en 2017.

La radio a la carta ha llegado para quedarse y conquistar una importante cuota del mercado de contenidos digitales. Para las emisoras de radio, lo que apareció hace muchos años como un formato condenado al fracaso, es una excelente oportunidad de recuperar territorio. Los programas grabados elaborados con talento, rigor y creatividad son capaces de remontar el interés de la audiencia. Con podcast se pueden generar ingresos, sobre todo a partir del patrocinio de los mismos, ya sea en su difusión en plataformas propias de la emisora, como (en menor cuantía) en plataformas especializadas.  De hecho, hay quién augura para los podcast el nuevo reinado que recuperará la edad de oro del medio.

Ofrecer a nuestros anunciantes podcasts específicos cuyo interés por su contenido sobrepase la frontera de la actualidad (reportajes, programas especiales, entrevistas, etc.) e incluir el emplazamiento publicitario en el contenido, así como en las caretas de entrada, son fórmulas publicitarias legítimas. El patrocinio en le producción de podcasts, permite a las emisoras ofrecer a sus oyentes una oferta atemporal de contenidos con calidad, así como una fórmula de cobro por emisión más equilibrada y en consonancia con los ajustados presupuestos de los anunciantes locales.

Puedes comentar la noticia

Deja tu respuesta