La plantilla de COPE teme que Ábside Media absorba a Trece y arrastre a la radio a pérdidas



Abside Media

Fernando Cano escribe en El Español que hay preocupación en la plantilla de COPE, en especial entre los más veteranos. La dirección anunció hace unos días la creación de Ábside Media, una nueva sociedad que agrupará todos los negocios de medios de comunicación de la Conferencia Episcopal. De esta manera, COPE y Trece Televisión compartirán compañía matriz.

Según ha comunicado los propios obispos, la nueva sociedad será la propietaria del 75% de COPE y del 99% de Trece. Es decir, la Conferencia traspasa sus participaciones íntegras en estos negocios a la nueva compañía

A pesar de la constitución de esta entidad, tanto Radio Popular S.A. como Trece Televisión S.L. siguen existiendo de manera independiente y «mantienen sus respectivos órganos de gobierno y administración», ha indicado el departamento de prensa de COPE.

No obstante, la plantilla cree que este movimiento persigue maquillar la fuerte deuda de Trece y absorber este montante -superior a los 80 millones- en la nueva estructura. De esta manera, creen que se utilizaría parte de la liquidez de la emisora -rentable desde hace cinco años- para equilibrar los problemas financieros de la sociedad naciente.

Este movimiento sería -consideran en parte de la plantilla- el paso previo para volver a arrastrar a Cope a fuertes pérdidas, olvidadas desde hace más de un lustro. Para los más antiguos de la emisora esta situación recuerda tristemente al cierre de Popular TV, la anterior aventura televisiva de la Conferencia Episcopal.

‘Línea roja’
En 2003, los obispos unificaron en la marca Popular TV todas las televisiones locales de los arzobispados españoles, una empresa que resultó ruinosa y que les obligó a cerrar en 2011. Un periodo en el que esta cadena de televisión estuvo bajo el paraguas financiero de COPE, arrastrándole a fuertes pérdidas.

De hecho, desde ese momento, y desde que la Conferencia Episcopal decidió entrar en Trece hace una década, los sindicatos de COPE han advertido de que los negocios de medios debían estar separados para preservar la salud financiera de la emisora.

Es por ello por lo que el anuncio de Ábside Media es visto por algunos como el primer paso que podría traspasar esta ‘línea roja’ que siempre han dibujado los trabajadores de la emisora: que Cope no se «contamine» con pérdidas de otros negocios.

Entre 2010 y 2015 la emisora de los obispos acumuló unas pérdidas de 23 millones de euros (9,1 millones en 2010, 3,7 millones en 2011, 2,3 millones en 2012, 1,4 millones en 2013, 4,7 millones en 2014 y 1,8 millones en 2015), mientras que en los últimos cinco años han ganado más de 24 millones (4 millones en 2016, 6,5 millones en 2017, 6 millones en 2018 y 7,7 millones en 2019).

El camino opuesto ha seguido Trece. En 2010 se estrenaba con unos números rojos de 1,5 millones, seguidos de 13,6 millones en 2011; 9,9 millones en 2012; 12,1 millones en 2013; 12,8 millones en 2015 y 11 millones de desequilibrio en 2016 y 2017. Estas pérdidas las ha tenido que amortizar la Conferencia Episcopal en sucesivas ampliaciones de capital.

Pérdidas de Trece
En 2018 perdieron 7,6 millones de euros y en 2019 6,5 millones lo que eleva a 86 millones de euros las pérdidas acumuladas en una década. De hecho, en sus cuentas de 2018 se reflejaba que la Conferencia Episcopal había ampliado el crédito concedido a 13 TV, S.A. -hasta los 28,5 millones de euros- para evitar su quiebra financiera.

Una situación recurrente en las cuentas de Trece de los últimos años, que en la plantilla de COPE, temen que contagie los buenos números de emisora, al estar las dos compañías bajo el mismo paraguas societario del grupo Ábside Media. Por ello, se plantean pedir expresamente a la dirección de la emisora que se les garantice que no se producirá ninguna ‘contaminación’ ni lastre en las cuentas de la emisora.

61747

loading…