La pandemia obliga al mundo de la comunicación a reinventarse



Ramón Iglesias

Lo han analizado Sònia Fuentes y Cristina Vilà para emporda.info: En sólo dos semanas, el coronavirus ha trastornado nuestras vidas y, por supuesto, nuestra manera de trabajar. Uno de los sectores que más lo ha constatado es el de los profesionales de la comunicación que se han visto obligados a una inmediata adaptación para seguir ejerciendo su función, ahora más que nunca, de informar. Esto ha comportado, como consecuencia, un desarrollo tecnológico brutal e inesperado y la resolución, a medida que se presentan, de problemas nuevos.

El natural de Portbou Ramon Iglesias, director de contenidos de SER Catalunya, califica la situación «de reto monumental», ya que «nos ha obligado a crear una radio fuera de la radio», pero con unos resultados sorprendentes. En este sentido, un 90% de la plantilla de SER Catalunya está trabajando desde casa, «intentando hacer la misma programación» de siempre «con una calidad de sonido prácticamente igual». Haber sufrido un caso prematuro, les hizo moverse rápidamente instalando la tecnología necesaria en casa de editores y periodistas, con portátiles configurados empresarialmente, aparatos Quantum salidos de fábrica y Time Line «que permiten mucha movilidad». Técnicos y productores de directo, sin embargo, siguen yendo a la radio «pero en turnos rotativos y extremando las medidas de protección colectiva» y particulares. Todavía, sin embargo, se sigue haciendo la calle «porque no podemos dejar de observar qué pasa fuera, somos una radio fundamentalmente informativa aunque tratamos de mantener el entretenimiento».

Un servicio esencial
El mismo caso se vive en Catalunya Comunicació que engloba a RAC 1, RAC 105 y 8TV. El figuerense Jaume Peral es el director general y asegura que «nunca hubiéramos pensado poder hacer prácticamente 24 horas de radio al día sin nadie en la radio». RAC 1 tiene equipos enteros confinados, entre ellos el que lidera la radio en Catalunya, «El Món» de Jordi Basté, o «Versió RAC 1″. «Ha sido duro ponerlo en marcha, pero cada día que pasa hemos ido ajustando aspectos y creo que los mismos oyentes entienden la situación», dice Peral quien tiene claro que el objetivo es que la audiencia «no pierda la posibilidad de escuchar, cuando ponen en marcha la radio, que al otro lado hay alguien que les puedes informar de lo que está pasando». Peral reconoce que uno de los aprendizajes es que, con el apoyo de la tecnología, «todas las dificultades se pueden superar» y «que la radio es un servicio esencial y ahora tiene más sentido que nunca».

Adaptar los contenidos al estado emocional del público
Los profesionales de la comunicación que conducen programas de entretenimiento, además de asumir el reto de trabajar con nuevas herramientas, desde casa, han de adaptar los contenidos en el estado emocional de su público: «Hay que empatizar con la gente que además ha cambiado sus hábitos de consumo durante el confinamiento »remarca Xavi Dalmau, castellonense nacido en Barcelona, ​​programador musical y locutor en Ràdio Flaixbac. Ha montado el estudio en casa utilizando aplicativos y maneras diversas de comunicación para hacer teletrabajo. «En mi caso, como locutor, la magia de la radio se desvanece, ya que grabamos las intervenciones con un sistema que ofrece un falso directo».

El periodista Jair Domínguez trabaja en el «APM?» de Catalunya Ràdio, Ràdio Flaixbac y en el «Está Pasant» de TV3. Defiende que «se puede hacer teletrabajo incluso haciendo televisión, son medidas excepcionales, pero hacemos el programa cada uno en su casa con su webcam, su móvil y usando Skype o Zoom y la gente está haciendo un esfuerzo por entender que se puede hacer tele a distancia sin vernos». Considera que «no se puede dejar de emitir por lo que está pasando, porque va bien para la salud mental de todos que haya una cierta normalidad, que podamos reír y que nos podamos meter de la actualidad». Contento de poder seguir haciendo el programa desde su casa, en Vilafant: «Sólo tengo que asegurarse de tener cobertura».

59183