La crisis sanitaria golpea a la radio local, ‘la última superviviente’



Bit FM

La radio es el medio que ofrece mayor credibilidad y es ‘la última superviviente’ entre las ventanas periodísticas de proximidad. Pero las ondas están sufriendo con dureza la crisis sanitaria: la caída de inversión publicitaria en el primer trimestre del año fue de un 17,7%, según datos de Infoadex. Lo han analizado en merca2.es

El mercado radiofónico cayó seis puntos por encima de al televisión. Esta diferencia tiene explicación: la radio es muy medio muy eficaz en ámbitos de cercanía y sigue siendo muy importante el peso de la inversión local, dado a campañas más cortas.

La televisión, medio en el que ha prácticamente desaparecido la programación local por sus altos costes y porque la TDT se la llevó por delante, sigue siendo pasto de las grandes marcas y multinacionales. Y la radio, con precios muy competitivos, todavía hay sitio para el taller de la esquina o la mercería del barrio.

Malos tiempos para la radio
La radio sigue siendo un medio popular que penetra en amplias capas de los ámbitos más populares. Pero ni por esas se va a librar de salir esquilmada de esta crisis sanitaria: la radio española perdió 17,7 millones de euros de inversión en el primer trimestre (-21,5%).

Marzo, como es obvio por la crisis sanitaria que se hizo notar en el tercer mes del año, lo pagó especialmente: la radio perdió un 34,6% de su facturación. Y las previsiones es que en el segundo trimestre del año caiga muy por encima del 50%.

Bit FM Pamplona: Primera víctima radiofónica del Covid 19
Bit FM Pamplona lleva nueve años en antena gracias a una refrescante combinación de música, actualidad y retransmisiones de Osasuna. Pero el COVID-19 se ha llevado la emisora por delante. Y es que la caída publicitaria ha sido brutal y la suspensión de los Sanfermines, fecha mágica para los medios de una comunidad pequeña como Navarra, también ha ayudado a ello.

Andrea Delgado, directora de la señal, ha asegurado que “durante estos 9 años hemos trabajado buscando servir e informar a la sociedad navarra con cariño, trabajo y sin ayudas institucionales o subvenciones, con el único sustento de nuestros patrocinadores y anunciantes a quienes les agradecemos enormemente su confianza y apoyo todos estos años a este proyecto para la cuidad”. ´

Y recuerda que “en todo este tiempo hemos cumplido con toda la normativa empresarial y asumido todos nuestros deberes como medio de comunicación que somos: impuestos como el IAE, SGAE o el poste de antena“.

Una radio medélica… sin licencia
Bit FM, que de forma incomprensible no disponía de licencia, ha cumplido según Delgado “con todos los deberes de una radio con licencia administrativa sin tenerla. Además de contribuir con la sociedad generando puestos de trabajo. El no disponer de licencia no es por no quererla o por no concurrir a los concursos de adjudicación, sino todo lo contrario”.

Delgado ha recordado que “hasta tres veces hemos presentado nuestro proyecto a los concursos públicos que siempre se han suspendido o que han dejado diales desiertos por parte de los diferentes gobiernos. Así nuestra única fuente de financiación, aun cumpliendo todos nuestros deberes, solo han sido los anunciantes que mes a mes confiaban en nosotros”.

Y es que en el caso de Bit FM la caída de facturación rondaba el 80%: “Entendemos la situación de todos en esta crisis que nos ha tocado vivir, el 80 % de nuestros anunciantes y patrocinadores nos han trasladado su imposibilidad de continuar por el cierre de sus negocios o tener que recortar gastos, y reiterando nuestro agradecimiento por estos años, tenemos que decir que nosotros tampoco podemos seguir”. Eso sí, el proyecto continuará a través del podcast bajo el nombre Hoy Navarra.

El peligroso precedente andaluz
Bit FM es una ’emisora pirata modélica’. Y sobre este tipo de postes sin licencia administrativa se habla mucho en el sur desde que la Junta de Andalucía legalizase de facto los postes piratas a causa del COVID-19. Y es que ni tanto, legalizar ielgalidades, ni tan calvo, negar el poste a una de las pocas radios que cumple su función de proximidad (muchas de las grandes prefieren utilizar los postes en provincias como meros repetidores).

La Asociación Española de Radiodifusión Comercial (AERC), asegura que esta medida “lesiona irreparablemente la capacidad del Estado de planificar y controlar el espectro radioeléctrico”. Y es que multitud de postes municipales pueden pasar “a poder ser gestionadas sin la protección a la concurrencia y la idoneidad que garantiza la Legislación Estatal Básica”.

Este hecho, asegura la patronal de la radio, “genera trato discriminatorio entre operadores de radio y entre territorios del país, introduce inseguridad jurídica para los operadores y supone una abdicación del control de idoneidad, solvencia y capacidad necesarios para la prestación de un servicio de radiodifusión de calidad”.

Para la AERC “resulta incomprensible el cambio de actitud de la Junta de Andalucía”, que favorece indirectamente a COPE, y aprovechan para pedir “al Gobierno de España que optimice el plan técnico de las telecomunicaciones a fin de ampliar en la medida de lo posible el número de emisoras legales que operan en cada uno de los territorios españoles”.

59692