Juan Carlos Ortega (SER) parodia en Afundación los géneros y los tópicos radiofónicos



Juan Carlos Ortega

Juan Carlos Ortega presenta en A Coruña su nuevo espectáculo de humor, “Relatividad general”. Será esta tarde, a partir de las 20.30 horas, en Afundación y con un aforo casi al completo, tal y como leemos en El Ideal Gallego.

“Se trata de un espectáculo de humor donde la radio es la principal protagonista. Se parodian sus géneros y sus tópicos para hablar, en el fondo, de todo”, señala el humorista, que lleva más de 20 años en la profesión exprimiendo de forma inagotable la actualidad. “Me gusta decir que yo soy un manzano que solo sabe hacer manzanas. Un manzano siempre emplea la misma fórmula para producir su fruta, y a ese árbol tampoco se le agota la fórmula. El secreto, simplemente, es procurar hacer manzanas buenas”, asegura Ortega.

A la hora de realizar el proceso creativo de un espectáculo como “Relatividad general”, el humorista escucha mucho la radio e imagina qué es lo que tendría que ocurrir durante esa emisión para que le entrara un ataque descontrolado de risa. Se trata de algo muy pensado, ya que, aunque dice respetar mucho a los improvisadores, prefiere preparar las coas “dedicar muchas horas hasta encontrar las palabras exactas y los tonos precisos”.
Con todo, y aunque muchos definen su humor como “ironía orteguiana” al artista le gustaría ser “simplemente, gracioso”: “La ironía, como lo de humor inteligente” son calificativos con los que se apellida al humor cuando se cree que este, por si mismo, es algo de poca importancia”.
Y eso que reconoce que nunca quiso dedicarse al humor, sino que todo surgió al darse cuenta de que la radio, que era su vocación real, no se la podía tomar en serio, por lo que empezó a parodiarla.

La voz de Luis del Olmo mientras yo estaba en una terraza. En aquel momento había dos soles: el de arriba y la voz que salía de la radio
Desde que se inició en este mundo han cambiado muchas cosas, aunque cree que lo que no ha variado es el nivel de libertad. “Hay mucha libertad. Probablemente muchos colegas de profesión te dirían que no, pero eso es porque a ellos les gusta mucho hacerse las víctimas. Les encanta a muchos creer que están bajo el yugo de la censura y esas cosas. Les hace sentirse necesarios para luchar contra el poder, y otros tópicos propios de este oficio”, dice.
También cree que puede existir el humor por el mero hecho de reírse, sin necesidad de buscar críticas al poder o de ofender. De hecho, admite que la “idea de que el humor debe criticar a los de arriba” le “aburre y cansa”.
Para ello se inspira, entre otros, en grandes como Miguel Gila, que fue su primera influencia y “a veces, lo sigue siendo, en entonaciones, en cosas difíciles de percibir”.
En cuanto a la radio de la que bebe su espectáculo considera que ha cambiado mucho “pero solo ultimamente, gracias a los podcast. Ahora la radio se hace en casa, o al menos puede hacerse. Y con pocos medios y en ocasiones con una calidad extraordinaria”.
Eso sí, pocas cosas se pueden comparar con lo que era en los primeros tiempos su fuente de información: “La voz de Luis del Olmo mientras yo estaba en una terraza donde daba mucho el sol. En aquel momento había dos soles: el de arriba y la voz que salía de la radio”.

58750