José Manuel Pérez Tornero (RTVE): «Como presidente de RTVE no me presiona nadie»



José Manuel Pérez Tornero

Gerardo Granda escribe en La Razón que hace unos días se hablaba de revolución cuando se contextualizaban los cambios que ha llevado a cabo el nuevo presidente de Radio Televisión Española, José Manuel Pérez Tornero, en el organigrama de la corporación. Y la revolución sigue, porque Pérez Tornero organizó este martes un encuentro con los medios de comunicación para ahondar en un proyecto ambicioso que le lleva de las comparecencias en el Senado, a Valencia y Barcelona para potenciar la descentralización del Ente, y de vuelta a presentar al Consejo de Administración nuevas propuestas. Todo en RTVE será nuevo, y pronto.

El nuevo presidente de la radio y televisión estatal confesó que él y su equipo «hemos esperado a hacer algo» antes de dar cualquier tipo de explicación sobre los cambios que se sobrevienen. Y comenzó reconociendo responsabilidades de RTVE: «Somos una televisión que dependemos de del Parlamento. Somos una televisión que ven muchos españoles y españolas, que tiene 6.500 empleados, que tienen una potencia enorme porque tienen responsabilidades territoriales, tienen responsabilidades ciudadanas, tiene que contribuir a la democracia, a la educación, a la cultura y tiene que hacer información de calidad». En el marco de las plataformas de contenidos bajo demanda, Pérez Tornero tiene claro que «hay que hacer una transición que es obligatoria», pero que a la vez, «tiene que ser seria y eficaz», aunque el primer paso ha sido conseguir ese consenso para su nombramiento, una planificación a seis años vista, y sobre todo, «serenar algo los ánimos» contra una televisión pública que acaba de sumar dos meses consecutivos con mínimos de audiencia. Con esta perspectiva, el presidente de RTVE ha trazado dos puntos sobre los que fundamentar los grandes cambios que acometerá el Ente, también en parrilla, en dos fases, de septiembre a diciembre y luego en enero de 2022: «Periodismo de calidad» y «Acomodación al ecosistema mediático». Este último aspecto es uno de los puntos importantes, porque, según Pérez Tornero, «hemos transformado lo que era simplemente una emisión de canales en una estructura de producción de tres procesos: contenido y creación; incorporación de medios tecnológicos y humanos para hacer una producción eficiente y eficaz; y un despliegue de canales que vamos a ponderar, a potenciar algunos, a redefinir otros y a trabajar sobre todo en plataforma y en digital». No duda en asegurar que se encuentra con «ánimo para liderar la industria audiovisual española».

Toros, Eurovisión y Rosa María
Tampoco da dudado Tornero en expresar la tranquilidad con la que puede trabajar ya que para su elección «es muy importante que haya habido 10 votos positivos», y rechaza de plano que algún grupo político pueda decidir sobre lo que pasa en RTVE: «A mí, hablo como presidente no me presiona nadie. Yo he iniciado desde el principio un diálogo cordial, abierto y público y he intentado marcar un slogan ’’sugerencia si, ingerencias no’’». Recuerda que las televisiones públicas «son objeto de disputa», pero cree que la española ha dado un salto y donde antes «dependían de los gobiernos», ahora, «dependemos del Parlamento».

Pérez Tornero también ha hecho hincapié en no dejar caer la cita anual con el Festival de Eurovisión y asegura que «nos vamos a tomar muy en serio en Eurovisión por varias razones. Primero, porque es un programa que tiene éxito y segundo, porque somos la única televisión pública que pertenece a la Unión Europea de Radiodifusión». Sobre la polémica del programa de «info-entretenimiento» «Las cosas claras», presentado por Jesús Cintora, Tornero quiso explicar que él es partidario del «periodismo de calidad que tiene que ser un valor de servicio público, y que no exacerba ni los sentimientos ni las emociones».

Preguntado por la vuelta de los programas relacionados con la tauromaquia a TVE, Pérez Tornero, explica que «estamos estudiando esa recomendación teniendo en cuenta tensiones de diverso tipo, como hasta qué punto el horario de los menores es compatible con algunos espectáculos». En honor a su antecesora, el nuevo presidente quiso romper una lanza a favor de Rosa María Mateo, ya que ella le trasladó cuando se conocieron que «era bastante duro gestionar al máximo nivel una radiotelevisión como la nuestra sin saber si al día siguiente vas a poder seguir siendo administradora única», y matizó que en el caso de haber reparos, «no es a ella ni a su equipo sino a las circunstancias que crearon que un concurso fuese tan largo».

Así que de aquí a septiembre habrá que esperar para ver la apuesta de Pérez Tornero que incluye «movimientos graduales», «innovar en caras, propias y de colaboradores, medios y expertos, impulso a los expertos temáticos, a un debate sosegado y no a una polarización constante». La revolución también llegará a un cambio de identidad corporativa y nuevos colores.

El lobbie de las televisiones europeas
Pérez Tornero también adelantó inversiones «internacionales en programación» y aclaró que cuando se ponga en marcha la futura plataforma de RTVE no podrá funcionar como suscripción, porque «tiene prohibido cobrar por servicios en España, pero no en el extranjero y eso es una ventana» que explotarán para conseguir ingresos. Y desveló que este viernes tiene una reunión para hacer un «lobbie público para exigir la reglamentación del pago de impuestos y de tasas a las plataformas que tienen base fuera de nuestro país, y que rindan a los ciudadanos».

64470