Inminente derribo de lo que queda de Radio Liberty en Pals



Radio Liberty

Jordi Palmer publica en elnacional.cat que lo que queda de las históricas instalaciones de Radio Liberty de la playa de Pals (Baix Empordà) serán derribadas de forma inminente, según han apuntado a la Agencia Catalana de Noticias (ACN) diversas entidades ecológicas, que piden que se reconvierta el espacio para uso público.

El portavoz de Salvem la Playa de Pals, Pau Bosch, explicó la ACN que han recibido informaciones de diferentes bandas que indican que el Ministerio para la Transición Ecológica, que es el propietario del terreno, tiene esa voluntad después de los últimos actos vandálicos que ha habido. Siempre en declaraciones a la citada agencia, Bosch ha pedido que se tenga en cuenta la propuesta que han hecho conjuntamente con otras entidades culturales y ecologistas y que contempla rehabilitar parte de los edificios que tienen «un alto valor arquitectónico». El objetivo final, dice, es que las antiguas instalaciones sirvan como centro de interpretación del Parque Natural del Montgrí, las Illes Medes y el Baix Ter.

Vestigio de la Guerra Fría
Los restos de las instalaciones de Radio Liberty son uno de los pocos vestigios de la Guerra Fría en Catalunya. Se trataba de una emisora ​​de radio de propaganda anticomunista promovida por el gobierno de Estados Unidos que emitía desde Pals, con la ayuda de unas potentes antenas de casi 170 metros de altura, en los países del bloque comunista con la intención explícita de hacer caer el régimen de la Unión Soviética (URSS). Sus emisiones se podían escuchar en un radio de 3.000 kilómetros.

Bajo la presidencia de Eisenhower y en la buena sintonía con el gobierno franquista, el gobierno de Estados Unidos compró en 1958 unos terrenos de 333.500 metros cuadrados en la playa de Pals para instalar la emisora ​​de propaganda anticomunista. La primera emisión tuvo lugar el 23 de marzo de 1959 y la última el 25 de mayo de 2001. En sus mejores momentos hasta 200 personas trabajaban en las instalaciones.

Con la caída del comunismo las instalaciones perdieron interés estratégico, pero aún se mantuvieron en uso hasta el 2001. Las antenas, que eran los elementos más visibles, fueron derribadas en 2006.

Actos Vandálicos
Los edificios que aún quedan en pie, que actualmente son propiedad del gobierno español, quedaron abandonados y sin ningún proyecto de futuro claro y ha sido objeto de actos vandálicos e incluso se han convertido en espacios de encuentro durante el confinamiento.

Siempre según la ACN, la propuesta de Salvemos la Playa de Pals es la de «renaturalizar y proteger los hábitats», con la construcción de pasarelas de madera que no afecten a las dunas y rehabilitando los edificios, muchos de ellos de un » importante valor arquitectónico «. El modelo a seguir sería como el de los Aiguamolls del Empordà, donde se rehabilitó tanto el espacio natural como las instalaciones existentes y que actualmente son un complemento en el parque.

64827