Inma Saranova (Onda Cero Ibiza y Formentera) recibe el Premio al Periodismo responsable sobre el suicidio



Inma Saranova

Periodicodeibiza.es publica que la Asociación de Profesionales en Prevención y Postvención del Suicidio Papageno, y la Asociación de Familiares y Amigos Supervivientes por Suicidio de Balears (AFASIB) celebraron este viernes el Día Mundial para la Prevención del Suicidio con la primera edición del premio de periodismo responsable sobre el suicidio, cuyo objetivo es distinguir a los mejores trabajos que visibilizan la problemática del suicidio y ayudan a salvar vidas, así como a eliminar y reducir el tabú que existe sobre este problema social.

En la categoría balear, las distinciones fueron todas para Ibiza. En este sentido, Pilar Ruiz Costa recibió el primer premio por el artículo ‘Saltar al vacío’ publicado en Diario de Ibiza, mientras que los accésit recayeron en María José Real, subdirectora de Periódico de Ibiza y Formentera, por la entrevista a Oriol Lafau, coordinador de Salud Mental de Baleares, e Inma Saranova por sus entrevistas a Nicole Haber, Xisca Morell y Guillermo Córdoba en el programa ‘Más de Uno’, de Onda Cero Ibiza y Formentera.

La entrega de premios se celebró este pasado viernes en el Caixa Forum de Palma y estuvo precedida por dos ponencias sobre el suicidio y la responsabilidad de los medios de comunicación.

En la primera de ellas se abordó el papel de los medios de comunicación en la prevención de la conducta suicida y la responsabilidad informativa. Lino Salas (Teléfono de la Esperanza de Baleares) empezó dejando claro que «cualquier conducta adictiva y suicida se puede prevenir» y abordó el giro que se está dando en los medios de comunicación, donde el suicidio ha dejado de ser tabú para informar sobre una realidad social que afecta a millones de personas en el mundo.

Tomás Andújar (Agencia Efe y Sindicato de Periodistas de Baleares) informó sobre el decálogo de la Agencia Efe sobre prácticas éticas a la hora de informar sobre el suicidio, como el hecho de no informar sobre una muerte por suicidio como si fuera un mero suceso ya que puede generar una reacción adversa, evitar describir con detalle el método empleado y evitar expresiones morbosas y sensacionalistas, además de incluir siempre en las informaciones teléfonos de ayuda como el teléfono de la esperanza o bien el 112, entre otras pautas. Andújar destacó que el suicidio se debe siempre contextualizar como un problema de salud pública ya que es un problema social, no individual.

En esta jornada sobre el suicidio se expuso, además, la necesidad de más recursos en la sanidad pública para atender este problema social, así como la importancia de tener un teléfono de tres cifras específico para atender a las personas con ideaciones suicidas. Actualmente, las personas que se quieren suicidar o tienen pensamientos autolíticos encuentran ayuda llamando al Emergencias 112, al 061 o bien al teléfono de la esperanza 717 003 717.

En el encuentro también se habló de la necesidad de empatía y sensibilidad de los periodistas y medios de comunicación a la hora de informar sobre suicidios. De hecho, la periodista Sabina Pons (Asociación Obertament-3 Salud Mental) narró su experiencia personal en torno al suicidio y dejó claro que «la gente no se quiere suicidar sino que no sabe cómo seguir con su vida», al tiempo que destacó que «cada ser humano es único y maravilloso en sí mismo» y que es eso, precisamente, lo que hay que transmitir a alguien que tiene ideaciones suicidas. «Siempre hay otra manera de ver el mundo y de seguir viviendo», apostilló.

María De Quesada Herrero (asociación La niña amarilla) explicó que las cifras reales sobre suicidio no se conocen ya que existen aproximaciones y que «muchos intentos no se cuentan por no hacer daño a la familia; tienen sentimiento de culpa» y recalcó la importancia de actuar desde que hay un pensamiento suicida hasta que se lleva a cabo: «Desde el pensamiento suicida hasta la acción hay un espacio de tiempo en el que se puede hacer mucho».

Daniel J. López, psicólogo y coordinador de Papageno, insistió en que el suicidio es un problema social ya que cada vez que una persona se quita la vida «se muere una parte de la ciudad, del pueblo, de nosotros mismos» y recalcó que el suicidio «es síntoma de algo hay detrás; es fruto de la sociedad que falla» y puso de ejemplo los suicidios entre personas mayores, que existen, ya que «a nadie le debería extrañar que se suicide gente de 80 años cuando constantemente se le transmite el mensaje de que sobran en la sociedad».

De ahí la importancia de la prevención, visibilización e información desde la responsabilidad social de los periodistas y medios de comunicación, según recalcó Jennifer Prata (COPIB) en el manifiesto con el que concluyó la jornada.

65763