Hacienda abre una inspección fiscal a la Cadena COPE por sus cuentas de 2012

COPE

En su balance de resultados de 2016 la compañía asegura que estas actuaciones no afectarían significativamente a las cuentas anuales. Lo cuenta Fernando Cano desde El Español.

El 14 de marzo de 2017 Radio Popular S.A (sociedad editora de Cadena COPE, Cadena 100, Rock FM y MegaStar FM) recibió la comunicación del Ministerio de Hacienda del inicio de actuaciones de comprobación del Impuesto sobre Sociedades del 2012.

Así lo reconoce la emisora propiedad de la Conferencia Episcopal en sus cuentas anuales de 2016 a las que ha tenido acceso El Español y en las que indica que esta inspección fiscal tendrá “carácter parcial”. En relación a esta actuación los administradores de COPE consideran que en caso de surgir deudas adicionales como resultado de las actuaciones de comprobación, “no afectarían significativamente a las cuentas anuales”.

COPE también ha confirmado en sus cuentas que al 31 de diciembre de 2016, las sociedades del Grupo tienen abiertos a inspección por las autoridades fiscales todos los impuestos principales que le son aplicables desde el 1 de enero de 2013, a excepción del Impuesto sobre Sociedades, abierto a inspección desde 2012.

Impuestos por valor de 2,9 millones de euros
Según establece la legislación vigente, los impuestos no pueden considerarse definitivamente liquidados hasta que las declaraciones presentadas hayan sido inspeccionadas por las autoridades fiscales o haya transcurrido el plazo de prescripción de cuatro años. En el caso de la inspección abierta en marzo de este año a COPE se ha realizado en el límite de la prescripción.

De esta manera, en sus cuentas de la cadena de los obispos mantiene como pasivos en impuestos por valor de 2,9 millones de euros, 300.000 euros más que los 2,6 millones contabilizados en 2015. Del total de 2016, 1,2 millones corresponden a Impuesto sobre el valor añadido (IVA), 586.000 euros a seguridad social, 866.000 euros a retenciones y 253.000 euros a otros.

En relación a todas las inspecciones abiertas COPE indica que de las diferentes posibles interpretaciones de la legislación fiscal vigente, podrían surgir pasivos adicionales. En todo caso, considera que dichos pasivos, en caso de producirse, “no afectarían significativamente a las cuentas anuales consolidadas”.

Beneficios por primera vez en seis años
En sus cuentas anuales presentadas al Registro Mercantil, COPE ha confirmado además sus beneficios de 2016. En total, 4,1 millones de euros que revierten las pérdidas de 2015 de 1,9 millones de euros y sucesivos desequilibrios que desde 2010 han acumulado un desbarajuste de 23 millones.

La emisora aumentó hasta los 106 millones de euros sus ingresos de publicidad, casi un 14%, gracias a la buena evolución de su audiencia. En el detalle de las fuentes geográficas, de la facturación Madrid se queda con 62 millones, casi ocho millones más en un año, reflejando la fortaleza de la programación realizada desde la sede central de la cadena.

La segunda comunidad por ingresos es Andalucía, la tierra de Carlos Herrera, con 9,1 millones de euros, seguida de Galicia con cinco millones, Valencia con 4,3 millones y Castilla y León con 3,7 millones. Catalunya, tradicionalmente la segunda fuente de ingresos para la mayoría de las emisoras, solo representa 2,5 millones para COPE.

Deudas de 31 millones de euros

En cuanto a costes, las cuentas de COPE reflejan gastos de explotación por valor de 68 millones, casi cinco millones más que en 2015. En cuanto a gastos de personal llegaron a 32,8 millones, un leve retroceso que se explica por la reducción de la plantilla desde las 638 personas hasta las 630.

COPE también ha reportado deudas de 31 millones de euros, que se dividen en un pasivo no corriente (largo plazo) de 5,1 millones y deudas a corto plazo de de 25,9 millones. El grueso de este pasivo se produce por deudas con acreedores de 17,3 millones. También se deben 3,8 millones en concepto de personal.

La compañía mantiene compromisos de 1,44 millones con entidades financieras y acreedores comerciales. Nos referimos a un préstamo hipotecario concedido por importe inicial de 554.427 euros que vence el 23 de diciembre de 2023. También se consigna una línea de crédito con Banesto que a 31 de diciembre de 2016 no tiene importe dispuesto pendiente de amortizar (583.879 euros en 2015) con vencimiento el 16 de octubre de 2017.

49447