Gloria Crespo Pereira, voz femenina de la radio en Plasencia de 1951 a 1961



Gloria Crespo Pereira

Nos la presenta Raquel Rodríguez Muñoz desde El Periódico de Extremadura:
Carmen y esta no lo olvida. No pudo entrevistar a Antonio Machín porque las entrevistas «las hacían ellos», los hombres, pero fue la voz de la radio en Plasencia, de Radio Juventud, durante diez años, de 1951 a 1961, una experiencia que vivió con mucha ilusión y responsabilidad y por la que este lunes, Día de la Mujer, recibirá uno de los premios Mujer Extraordinaria que otorga el Ayuntamiento de Plasencia.

Hoy, a sus 92 años, Gloria Crespo Pereira recuerda que le gustaba todo de la radio, los informativos, los programas, la publicidad, las obras de teatro… «Era todo muy dinámico y disfrutábamos con lo que hacíamos, señala.

Todos los días, durante esos diez años, cuando llegaban las 14.30 horas, «salía para ir a su programa de radio, que empezaba a las tres y acababa a las seis», cuentan sus hijos. «Me gustaba tanto, aprendía y conocía a tantas personas, que lo de cobrar era lo de menos».

Porque Gloria no cobraba. «Antes, las mujeres que decidíamos trabajar fuera, cobrábamos poco o no percibíamos nada, ellos sí cobraban», recuerda.

Es consciente de que fue una pionera y además una luchadora porque fue la única superviviente de diez hermanos, hijos de Dionisia Pereira y Vicente Crespo, dedicados a la sastrería.

Estudió Contabilidad
Cursó los estudios de la época y Contabilidad de empresa y trabajando de secretaria en varias empresas de Plasencia, entre ellas la entonces Tabacalera. Tras superar las pruebas para la radio y disfrutar de esta experiencia, se casó y la dejó para dedicarse, «con la misma ilusión», a trabajar en su casa y criar a sus cuatro hijos.

Cuando su marido falleció, comenzó de nuevo a trabajar, «sacando a flote» Cris-Mar Sports, el negocio que hoy regentan sus hijos. Además, de forma altruista colaboró en las tertulias de Radio Plasencia Centro.

Para sus hijos, este premio municipal, al que se unirá la dedicación de la calle Trujillo, donde nació y vivió junto a sus padres, es «una ilusión y una alegría poder contar con ella en este reconocimiento». Subrayan que «no quiso que su vida dependiera de ningún hombre, ella quería ser independiente económicamente y el día que decidió dejar esa parte de su vida (trabajo y radio) lo hizo sin ninguna presión y en ello empleó las mismas ganas, dedicación e ilusión que imprimía en todo lo que hacía».

63219