¿Finales de cuña con teléfono o web?

Autor: Pedro Gámiz



¿Incluir en la cuña el teléfono o la web del anunciante?

Históricamente los creativos de radio hemos redactado los textos de las cuñas de anunciantes locales con mayor o menor dosis de creatividad, pero echando mano de un recurso que no ha faltado desde los primeros tiempos de la publicidad radiofónica: la mención específica de la dirección y el teléfono de contacto del anunciante.

Es cierto que después de los argumentos comerciales, toda cuña referida a un establecimiento local demanda mencionar la dirección exacta y muchas veces la población; Aunque sólo sea para que el oyente se haga una composición mental de la ubicación del establecimiento. Pero el segundo recurso mas utilizado ha sido (y es) el teléfono. Un número de 9 cifras, difícil de memorizar, lo que conlleva a una repetición del mismo, normalmente más detallada y pausada que acaba ocupando un 20% del tiempo de la cuña (entre 6 y 8 segundos). Si el propio número de teléfono no es el protagonista del mensaje, como en el caso de teléfonos de emergencia o sociales, anunciar el número en sí, no tiene otro fin que promover un contacto con el anunciante más allá del tiempo de la cuña. Así, el teléfono está destinado a que el cliente llame para ampliar los detalles de la oferta.

En la actualidad, las empresas y comercios han mejorado sus páginas web con información completa y detallada de sus servicios y productos. La mayoría, disponen de dominio propio que normalmente coincide totalmente o en parte con el nombre corporativo. Por todo ello, cuando constatemos que el anunciante dispone de una página web con un dominio fácil de pronunciar y recordar, es preferible dirigir la atención hacia la página web que hacia un teléfono de contacto, ya que un nombre siempre es más fácil de memorizar y recordar que una serie de números. De hecho las estadísticas (norteamericanas) publicitarias destacan que la tendencia a anunciar webs e invitar al consumidor a visitarlas se ha incrementado en un 81% en los últimos 3 años.

Anunciar la web del cliente para conseguir tráfico hacia la misma, es un objetivo más razonable que pretender que la cuña consiga directamente la visita al establecimiento, salvo si se dan circunstancias especiales, como ofertas o promociones puntuales. Es más fácil lanzar un mensaje que motive la visita al espacio web, donde el anunciante podrá estrechar la relación con el visitante y ofrecerle una oferta en función de las necesidades de éste. Por supuesto, es suficiente con mencionar el nombre del dominio sin la necesidad de incluir las tres “w”, ya que el propio navegador se encarga de dirigir la url al protocolo world wide web (www).