Entrevista a Carles Porta, director de «Crims» en Catalunya Ràdio y TV3



Carles Porta

Gemma Busquets Ros le ha entrevistado para El Punt Avui:
Carles Porta (Vilasana, 1963) entiende el periodismo como un sacerdocio que le ha llevado de Tor a Bosnia pasando por la producción de concursos de lengua. No le gustan las entrevistas, porque asegura que no tiene nada que decir y que lo que tiene que decir, lo dice «trabajando, con mis productos». Muy contento por la acogida de Críms en TV3, explica que detrás hay «muchos años de querer hacer las cosas de una manera determinada».

  • Los crímenes son muy delicados, pero ha encontrado el tono.
  • Para hacer una dramatización, debes pensar muy bien. Porque si no, puedes caer en el sensacionalismo, pasarte de la raya. Y la raya es muy fina. Pero, en cambio, no debes perder la posibilidad de crear emociones, sentimientos, sensaciones que el espectador lo viva como si fuera una película. Encontrar el equilibrio también requiere muchas horas de pensar. No lo hemos pensado en dos días. Hace muchos años en esto. Si ahora emites el reportaje de Tor del 30 minutos, la gente dirá que explicas bien la historia, es elegante y está hecho de 1997.
  • Quiere decir que es un clásico.
  • Quiere decir también que es una manera de mirar, de narrar. Y los libros Tor (2005), Fago (2012) y Le llamaban padre (2015) también tienen esta mirada. Y por eso me hacen entrar con seguridad, con tranquilidad, en estos terrenos tan delicados como son los crímenes. Pero no me lo planteo porque quiero hacer un programa de crímenes, sino con la idea de querer contar historias. Y un crimen es una historia con un arco dramático muy completo. Narrativamente la crónica negra, tiene muchos elementos. De manera muy clara, introducción, nudo y desenlace. Encuentro en los crímenes una concentración del mejor y el peor del ser humano. Te da una buena trama, buenos personajes y un thriller. Y permite un buen relato.
  • En la crónica negra, hay cierta fascinación por el asesino. ¿Aquí el protagonismo lo tienen los secundarios? Investigadores, forenses …
  • Quiero dar protagonismo a la historia y trato la gente que sale como personajes, no como expertos. Cada uno de ellos, con sus virtudes y defectos y su manera de narrar, acaba configurando como un personaje, que se moldea a partir del montaje y eligiendo las frases. Lo que busco es que cada aportación que haga uno de los personajes ayude a avanzar en la historia, a crecer con la historia y ver la cantidad de matices que hay. Estos personajes que tratan la muerte con esta naturalidad son sorprendentes. Y es una de las cosas que buscamos: aproximarnos a la historia, con estos casos, desde una cierta naturalitat.Un de los retos más difíciles que hemos tenido con los Mossos ha sido hacerles entender, sacarlos de la su zona de confort y de su lenguaje de atestado, que hablaran más desde la persona, desde la experiencia personal, que desde la investigación policial. La comunicación es empatía. Si conseguimos sacar la empatía de la policía, jueces, fiscales, abogados … conseguimos transmitir mejor la historia que vivieron mientras investigaban. No ha sido fácil.

-¿Ha habido dificultades para acceder a los documentos?

  • Ha sido difícil, pero desde prensa de Mossos y desde la estructura han entendido el proyecto y nos han ayudado mucho. Han entendido que ya no dificultaban ninguna investigación ni proceso judicial. Uno de los miedos que tenían y que teníamos que romper era que no hiciera daño a cualquier proceso judicial. Porque todo esto ha sido material que ha estado bajo secreto de sumario. Una vez el caso está juzgado y hay sentencia firme pasa a ser un documento prácticamente público.
  • ¿Cada crimen es diferente?
  • Los he elegido por ello. En el Putxet tienes un thriller con un asesino en serie en Barcelona pero en realidad lo que reforzamos es la idea de un hombre que mata mujeres. Hay una intervención de una fiscal que pone alma femenina y feminista a la investigación: «El hombre que no sabe amarlas, intenta destruirlas. «Críms se mira entre líneas, explicar el porqué matamos; es eso, poner luz en la oscuridad, que hay detrás de la persona que ha matado, de la víctima; por eso debes crear el contexto y por eso pongo los investigadores desde su vertiente humana, no de especialista, para que la prueba es muy fría. En cambio, la apreciación del investigador no deja de ser humana, aunque sea técnica. Al Putxet todo rezuma el desprecio hacia la mujer, lo cual es terriblemente actual. ¿Por qué un individuo mata a martillazos a las mujeres? Hay un no saber querer y por tanto te destruyo; y esto es tan universal …
  • Es un programa muy meditado. El periodismo que quiere contar historias también necesita tiempo y dinero, y los medios no tienen ni lo uno ni lo otro. ¿Podría hacer un Tor ahora?
  • Costaría mucho. En general, las prisas y el marketing se están comiendo el análisis y la reflexión. Cuanto más rápido queremos ir, lo antes queremos llegar a difundir una noticia, menos tiempo tenemos para analizarla, valorarla adecuadamente, y al final acabamos haciendo daño a la sociedad. La prisa no es nunca buena para nada.

58619