En el centenario de Enriqueta Teixidó, locutora de Radio Barcelona



Enriqueta Teixidó en la portada de la Revista Ondas

«Hacía de locutora. Leía lo que le ponían, porque en aquella época no eran periodistas. Eran locutoras con buena voz y una buena dicción, y les ponían un papel delante y leían». Son palabras de Enric Ponsa sobre su madre, Enriqueta Teixidó, la primera mujer que ganó una oposición para ser locutora de radio en Catalunya, en el año 1939. El 20 de febrero se cumplieron 100 años del nacimiento de esta pionera del mundo radiofónico catalán, los detalles de la vida son todavía bastante desconocidos para el gran público. Francisco J. Rodríguez Baena nos acerca al personaje desde raport.cat

Las palabras de Ponsa están recogidas en el libro «Dones de Ràdio», de la periodista Silvia Espinosa, experta en la historia del rol femenino durante las primeras décadas de este medio de comunicación. Un papel que, a menudo, ha sido menospreciado por la historiografía, relegando a las mujeres a un mero papel de acompañante del arquetípico locutor con voz grave y viril. «Ellas no eran un complemento de los locutores», reivindica Espinosa en su comunicación Las primeras locutoras de radio en Catalunya, donde atribuye este papel secundario en «la contaminación histórica del franquismo».

Maria Cinta Balagué, Rosa Coto, Mari Carmen Martínez Illescas, Antolina Boada o la propia Enriqueta Teixidó son ejemplos de locutoras que llenaron los diales catalanes con sus voces, a menudo presentando programas especiales para mujeres o haciendo radioteatro, que como su nombre indica se trataba de piezas dramatúrgicas interpretadas a través de las ondas. Algunas eran locutores que podríamos considerar amateurs o aficionadas, mientras que otras, como es el caso de Teixidó, eran profesionales. Todas ellas, sin embargo, jugaron un papel muy importante en la historia de la radio, no sólo en Catalunya sino también en el resto de España.

Una vocación familiar

Para comprender por qué acaba Enriqueta Teixidó haciendo de locutora hay que remontarse a sus orígenes. Nacida en Barcelona el 20 de febrero de 1917, Teixidó era hija de Amparo Ferrándiz, la primera actriz del grupo de radioteatro de Ràdio Asociació. De hecho, esta proximidad al mundo de la radio, destaca Espinosa en su
libro, ayudó para Teixidó se iniciara en el mundo radiofónico en Ràdio Asociació en 1938, en plena Guerra Civil.

Tras la victoria franquista, el mundo de la radio no quedó exento de depuraciones. En el caso de las locutoras, los nacionales sustituyeron las republicanas por otras ‘recomendadas’, o mejor dicho, colocadas a dedo. Pero por otra parte, el nuevo régimen también impulsó procesos de selección u oposiciones para conformar nuevas plantillas. Enterada de esta oportunidad, Teixidó decidió presentarse en 1939 en el que había convocado Radio Barcelona de la Cadena SER. Y ganó la plaza, convirtiéndose en la primera mujer en hacerlo en Catalunya.

Así fue como entró a formar parte de la emisora en proceso de pruebas, hasta que en 1946 quedó definitivamente integrada en la plantilla de Radio Barcelona mediante un contrato laboral.

En su libro, Espinosa destaca cómo, desde el primer momento, Teixidó presentó programas, leyó publicidad e hizo de actriz radiofónica, siguiendo las huellas de su madre. «Había cantado alguna canción de Toldrà en Radio Barcelona, un poco de todo», explica su hijo a la misma Espinosa.

A pesar de la poca información con que contamos, Ivan Tubau da fe de la profesionalidad de Teixidó detrás del micrófono. En su obra El catalán que se habla: lengua y periodismo en la radio y televisión, destaca como Enriqueta Teixidó y María Dolores Tejedo, «dos locutoras grandes de Radio Barcelona» leían «muy bien en castellano y catalán y difícilmente se equivocaban».

Precursora por partida doble

La carrera de Teixidó fue fulgurante, ya que sólo nueve años después volvió a hacer historia. El 10 de junio de 1948, la Feria de Muestras de Barcelona fue el escenario de la primera prueba de televisión que se hizo en España. El stand de la Phillips presentó aquella caja mágica a través de la cual se podían ver imágenes que se estaban grabando en otro lugar. Ese día, una cámara situada a 30 metros del televisor grabó las primeras imágenes televisivas en España. ¿Quienes fueron los afortunados que apareció por la pantalla? El locutor de Radio Barcelona, Enrique Fernández, y la misma Enriqueta Teixidó.

A partir de aquí esta pionera de la radio se convirtió en una auténtica celebridad catalana. Muestra de ello son las entrevistas publicadas en la revista Ondas los años 1952 y 1955, apareciendo incluso en la portada. Unas entrevistas donde cuenta su experiencia radiofónica y asegura que su máxima aspiración era «ser una perfecta esposa y una excelente madre», tal y como recoge Espinosa en su libro.

47987