“El Marcapáginas” arranca su 21ª temporada desde Radio Intereconomia



David Felipe Arranz

El veterano magacín radiofónico dedicado a la cultura que dirige y presenta el filólogo y periodista David Felipe Arranz inicia su vigésimo primera temporada y lo hace, como la temporada anterior, en Radio Intereconomía, donde se puede escuchar cada sábado, entre las 13:00 y las 14:00h.
Hablamos con el vallisoletano, también profesor de Comunicación en la Universidad Carlos III de Madrid.

  • Veintiún años en antena para un espacio cultural es todo un récord en la radiodifusión española, donde no hay mucha tradición sobre el tema. ¿Cómo lo consigue?
  • Con mucha pasión, perseverancia y el convencimiento de que hay que luchar por la cultura, cuya presencia en los medios está en inferioridad de condiciones con respecto al negocio del fútbol, lo rosáceo banal o la política de gabinete –que es el sucedáneo de esta, mejor dicho–: ni siquiera abunda el auténtico periodismo deportivo, la crónica social ni la crónica parlamentaria. Abunda mucho esta pacífica vulgaridad donde todo vale: el medio es el mensaje y el masaje, que diría Marshall McLuhan. Hay momentos difíciles en que dudas de si realmente merece la pena seguir yendo a contracorriente de las tendencias de medios con el mundo de los libros, pero compensa muchísimo, porque creces y aprendes. Además, dirigir un programa no es lo mismo que colaborar en él: tienes toda la responsabilidad y hay que hilar fino.
  • Radio Círculo, Radio Cervantes, Radio Inter, Gestiona Radio, Capital Radio y desde febrero de este año, Radio Intereconomía. ¿Es fácil o difícil mantener la esencia en diferentes medios?
  • Relativamente fácil. Recuerdo perfectamente mi primer día en Radio Círculo, el día 5 de septiembre del año 2000. Yo venía de hacer producción en “La Espuela”, de la extinta Radio España, y aquello de encargarme de todo fue una emoción enorme. Tenía veinticinco años y un amor desbordante por la literatura, el cine, el teatro, las artes… y sentía que tenía que compartirlo. El entorno favorecía mucho, porque era la emisora del Círculo de Bellas Artes en los gloriosos años de César Antonio Molina, mi maestro y quien me dio mi primera oportunidad profesional. Fue un lustro inolvidable e hice muchos amigos: uno ha tenido varias vidas de juventud en la radio. Ahora siempre tengo presente al jovenzano de entonces, porque su presente ilusionado siempre es válido y me anima a continuar y a entender también a los jóvenes de hoy, que necesitan filtrar este marasmo informativo de nadería, grita y barahúnda mediática: no es lo mismo La isla de las tentaciones que Radio Clásica, se pongan algunos como se pongan.
  • También te dedicas a la prensa escrita desde las páginas de El Norte de Castilla, escuela de buen periodismo, y a la televisión en programas como “Secuencias en 24” o “Cuarto milenio” y “Horizonte” de Cuatro. ¿Qué medio prefieres?
  • Me gusta mucho el periodismo escrito, porque la escritura es la base también de los magacines audiovisuales y de la gracia sincera de la información que tanto nos gusta y muchas veces entretiene: para hacer los contenidos de la televisión, máxime si son culturales, tienes que documentarte, llegar a conclusiones, quintaesenciarlas y redactarlas. En radio ya ni te cuento: eso es de una finura exagerada. Todos los géneros periodísticos son derivadas de la palabra y el buen periodista debería –a mi juicio– hacer poesía de la actualidad, por así decirlo, cuidar el lenguaje como hacían Larra o Mariano de Cavia. Se está perdiendo mucho el estilo en los medios y hay que cuidarlo: la radio es, sin duda, el más cercano de los tres. Me horroriza y me molesta que se gasten millones en esperpentos y no se invierta en contenidos de calidad: la respuesta tan española y antigua de “es lo que pide el vulgo” a mí no me vale. Radio Intereconomía se escucha ya en toda España y ha subido muchísimo en la última oleada del EGM gracias a lo que están haciendo José Gerardo Fernández, que es periodista de raza, y su equipo: información de calidad.
  • ¿Te atreves a asomarte a los próximos veinte años? ¿Cómo te imaginas la radio?
  • Cada vez más digital, casi incorporada físicamente al usuario a través de un microchip en las gafas o cualquier equivalente, con el formato podcast plenamente adoptado por la mayoría y muy integrado en la vida de las personas, hibridado acaso con la imagen en algunas variantes radiofónicas: se ha avanzado mucho perfeccionando el medio, pero no ha perdido ni un ápice de frescor ni su capacidad de llegada, porque la voz humana es insustituible y la radio es vitalidad, actualidad galante y, si me apuras, anarquismo necesario. Somos los últimos garantes de una ensoñación, de un legado mágico especialmente fértil en España: el de la cultura; lo dijo George Steiner, lo practica el último Premio Nacional de Periodismo Cultural, Guillermo Busutil, y estoy convencido de ello. Si hay que seguir batallando contra los molinos de viento, daremos esa batalla hasta que nos fallen las fuerzas.

65593