El estudio de Onda Cabanillas ya es el “Estudio de Radio Arturo Rodríguez”

La sede desde donde emite Onda Cabanillas, en la tercera planta del Centro Joven Municipal, lleva oficialmente desde este sábado 28 de septiembre el nombre de «Estudio de Radio Arturo Rodríguez Sanchez-Reboto», en homenaje al filólogo hispánico cabanillero, colaborador de la emisora municipal y coordinador de la misma durante unos días, y fallecido el pasado mes de abril.

Acudieron al acto de «estreno de nombre» muchos de sus compañeros y compañeras de la emisora, responsables de varios de los programas de la parrilla, así como los amigos y familiares de Arturo, con su viuda, sus padres, sus hijos y su pequeña nieta. También varios de los concejales del Equipo de Gobierno estuvieron presentes en una sencilla ceremonia organizada en su memoria, en la que se descubrió la placa que ahora designa a los estudios. En el interior del estudio también se ha colocado una fotografía del homenajeado en el interior del estudio, para que esté de algún modo presente en las futuras emisiones.

Arturo Rodríguez era una persona muy querida en el ámbito de la cultura de Cabanillas, y todo un referente para cuantos colaboran en la radio municipal cabanillera. Fallecido a los 55 años, conducía dos programas en Onda Cabanillas, ambos de extraordinaria calidad: «Pluma de Ganso», sobre literatura clásica española, y «Aria y Batuta», sobre música clásica. Pocas semanas antes de morir había sido elegido coordinador de la emisora.

En el acto de su homenaje tomaron la palabra varios de los compañeros de Arturo en la emisora, como José Alberto Blanco, Hermela Zarza, Paco Gala o Jesús Bergaz, y todos ellos recordaron con gran cariño la amabilidad y disposición a ayudar a los compañeros que siempre mostró el homenajeado.

Tras los emotivos discursos, la familia de Rodríguez invitó a un aperitivo a los asistentes, en lo que fue el «pistoletazo de salida» de una completa jornada cultural desarrollada durante mañana y tarde en el Centro Joven, un festival con hinchables, talleres infantiles, competiciones de BMX y skate, y un recital final con la actuación de una quincena de grupos y Djs cabanilleros, en una fiesta que además tenía carácter solidario, dado que la recaudación del evento se destinó a la Fundación Aladina.

56963