Delfina Cubillas Castro, la primera locutora de Radio Santander



Delfina Cubillas

Lorena San Miguel nos cuenta su historia desde elfaradio.com:
Uno de los sonidos que muchas veces tenemos en nuestro inconsciente es el de la emisora de radio a lo lejos, a través de una puerta, lo que nos reconforta y nos indica que estamos en casa. Nuestra ventana al Cantábrico se abre a Delfina Cubillas,una pionera en este apasionante mundo.

Delfina nace en 1898 en Escalante y desde muy joven despierta a los gustos musicales, revelándose como una artista de voz acariciadora y exuberante nombre (Delhia Kuby) pero la radio la reclama en los años 30 del siglo XX para ser la primera mujer locutora en Cantabria y una de las únicas cinco que existían entonces en toda España.

Su trabajo en EAJ-32, Radio Santander la convierte en un personaje enormemente querido y valorado por sus oyentes con su melodiosa voz entrando en muchos de los hogares de la ciudad. Las emisiones de la cadena se inician en 1933 en la calle Fernández de Isla con cinco horas y media de programación en directo. La radio, en esos momentos, precisa de una voz como la de Delfina, armoniosa y educada con el canto, puesto que la tecnología de los micrófonos para la recogida del sonido estaban aún en una fase algo precaria.

Lo habitual era que la programación radiofónica se dividiese en dos bloques horarios donde se emitían boletines meteorológicos, la cotización local de la bolsa, así como con espacios dedicados a las peticiones de los radioyentes y a la cartelera de espectáculos. En el horario de tarde ya se hablaba de novedades musicales, se impartía un curso de inglés y se conectaba con Madrid para emitir la última hora en directo.

Delfina y sus compañeros se pasaban muchas horas ante el micrófono, trabajando tanto en directo como realizando algunos trabajos técnicos o como actores para alguno de los programas. Las emisiones terminaban sobre las once de la noche y debía ser acompañada, por alguno de sus compañeros o familiares de género masculino, para llegar a su domicilio con el fin de evitar la “poca moralidad” de una mujer andando sola a esas horas de la noche por la ciudad.

Uno de los momentos de máxima tensión para ella vino con la censura franquista que pudo ir sorteando, ya que Delfina era tan excelente profesional que trataba de modo equitativo a todos los oyentes con independencia de su ideología política. Siguió así hasta su jubilación.

En el año 2015 fue homenajeada en Ciriego junto con otras ilustres mujeres allí enterradas, en un recital poético-musical nocturno bajo el título de «Retratos de mujeres ante la adversidad», en el que la historia, la poesía, la música y el baile compartieron protagonismo.

Solo es necesario tener puesta la radio como Marilyn, nada más…

59663