Del armario a la radio en «Ondas Invertidas»: activismo LGTBIQ+ desde Radio Almenara



Radio Almenara

Luis De la Cruz escribe en eldiario.es que un grupo de jóvenes de La Ventilla llevan dos temporadas haciendo este programa en Radio Almenara. Ahora lanzan un documental que cuenta el proyecto y muestra su trabajo diario. Te lo mostramos.

“Programa de radio creado por jóvenes del distrito de Tetuán en el que hablaremos de manera libre y abierta sobre temáticas LGTBIQ+ y de lo que nos apetezca. Solo pretendemos ser nosotres mismes. Creemos en la diversidad y la libertad. Salimos del armario y entramos en la radio”. Esto es lo que cuentan en su perfil de Ivoox las y los participantes en este programa tan fresco y trabajado, que se emite dos sábados al mes en Radio Almenara, la emisora comunitaria de La Ventilla.

Llevan dos temporadas y van camino de la tercera. “Nos organizamos en cursos escolares porque estamos estudiando”, aclara Sonia, con quien hemos hablado para la elaboración del artículo.

Sonia La Politiker tiene 16 años y estudia primero de bachillerato. Le acompañan en las ondas Noah La Diosa Barriobajera, que cursa primero de bachillerato; Yariel El Marea Lavadoras, que, con 15 años y en cuarto de la ESO, es el benjamín, o Clara La Estrella infiltrada, también en primero de bachillerato. Las otras dos patas del programa son Cinthia, que se ocupa de las redes sociales y Ángel, de Barrio Más Joven-Ventilla, un proyecto de impulso del tejido asociativo y la participación juvenil.

Cuando Ángel llegó a trabajar al barrio le hablaron de Noah, que participaba en un grupo de teatro y es una persona muy activa. Allá que se fue y, tras la propuesta de Noah de hacer un grupo LGBT Tetuán, pergeñó la idea del programa de radio, que permitía, de forma muy literal, dar voz al colectivo de jóvenes LGBT del barrio. “Nosotros lo que hacemos es básicamente apoyarles”, dice Ángel.

El programa es ahora también un documental que, con el mismo nombre, se presentó el pasado 30 de abril. “La presentación fue muy bonita, intentamos hacerlo en el centro cultural del barrio, sin embargo no nos aceptaron por no ser “contenido familiar” y la verdad es que nos pusimos tristes. Pero al final lo logramos hacer en otro espacio (la Casa de la Juventud de La Ventilla) y fue muy familiar y conmovedor”, relata Sonia.

Son muy conscientes de que lo que hacen es política, no de la clase que hemos visto en la última campaña electoral, pero política con las mayúsculas más rotundas que se puedan teclear. “Ondas invertidas es un espacio en el que somos libres desde nosotros mismos y podemos participar en la vida y la política del barrio”, cuenta Sonia con orgullo. En el programa, y por lo tanto en el documental, tienen cabida cabida la gente mayor, el feminismo, el antirracismo o el análisis del capitalismo. “Una ensalada de activismo”, en la fórmula feliz que enuncia Sonia en el documental. También salen sus vidas de fondo, como añade Noah, “porque somos nosotres quienes hacemos el programa”. Y, claro, lo personal, también es político.

“A el barrio de la Ventilla en el que somos lo que queremos”, se puede leer en una de las líneas de los agradecimientos del documental. El barrio es un vector omnipresente en el programa y en el proyecto: son ventilleras, son de barrio y lo llevan muy a gala. “Ocupa un papel muy importante, el barrio es el lugar donde más seguros nos sentimos», dice Sonia. “Ventilla me transmite comunidad” afirma Noah en el documental, “y también vejez, la gente joven aquí no hace vida”, añade después para poner en valor las iniciativas que, como la suya, dotan de juventud y actividad al barrio.

¿Cómo se hace un programa de Ondas Invertidas?, le pregunto a Sonia. “Todas buscamos las entrevistas y luego las ponemos en común. Por ejemplo, la del último programa a las escritoras Mila Martínez y a Prado G. Velázquez las buscó Cinthia, otras Ángel, a veces son amigos…”

Cada emisión nace del trabajo en equipo llevado a cabo durante dos o tres sesiones. “Nos reunimos una o dos veces en semana, elegimos el tema, lo investigamos juntos y luego repartimos tareas. En otra reunión lo trabajamos más, hacemos la escaleta, el guión, etc.

Ondas Invertidas no es ya solo un programa de radio, es también una entidad que pisa otros charcos y, aunque en este sentido están dando sus primeros pasos, ya han organizado, por ejemplo, un encuentro por el 8 de marzo en el local de la Asociación Vecinal Ventilla Almenara con mujeres de diferentes generaciones en el que todas compartieron sus experiencias de vida .

Hoy hemos escuchado una voz fresca, colectiva, politizada, consciente y orgullosa; dicha bajo la silueta de las Cuatro Torres dibujada en el horizonte pero los pies en la tierra del barrio. En sus programas tienen cabida sus malas experiencias, sus ilusiones y las de sus vecinos -salieron a grabarles cuando se pusieron a limpiar la nieve tras Filomena, por ejemplo-; y la ilusión con la que hablan al micrófono es la misma con la que se dirigen a la cámara, como se puede ver ahora en Ondas Invertidas. El documental.

64071