De la falta de regulación de las ‘radios libres’ al retraso de la ‘radio digital’

Radio Topo

Las radios libres llevan décadas exigiendo una licencia que las afiance. Muchas de ellas han tenido que cerrar o están perdidas en el océano de la FM.
La radio digital sigue sin llegar porque decisión de los sucesivos gobiernos. Todo ello lo ha analizado Martín Sánchez en merca2.com.

Según el EGM, 664 emisoras ilegales ocupan el espectro radioeléctrico en España sin tener permiso. Algunas de ellas son las llamadas ‘radios libres’, que oficialmente emiten sin oyentes, o al menos ningún estudio de medición recoge su audiencia.
Radio Vallekas (Madrid), Radio Topo y Radio La Granja (Zaragoza), Contrabanda FM (Barcelona) o Irola Irratia (Bilbao) sobreviven sin locutores estrella, con escasa facturación publicitaria y con parrillas desdentadas ya que son la mayoría son productos amateur financiados por esos ‘oyentes fantasma’.

Estos patitos feos de la FM o del streaming, llevan años desatendidas por Industria o por las Comunidades Autónomas, muchas de ellas sin convocar concursos de repartos de licencias desde hace más de un lustro (Castilla y León, Comunidad Valenciana o Región de Murcia).
Muchos de estos proyectos ochenteros, que aunaron fuerzas en el conocido como “Manifiesto de Villaverde”, vieron pronto como el Gobierno central les daba la espalda: en 1989 el ejecutivo de Felipe González repartió 153 postes y solo 2 acabaron en manos de unas radios libres que últimamente se han nutrido de espacios profesionalizados como ‘La Cafetera’ de Fernando Berlín o ‘Carne Cruda’, con Javier Gallego.

Zapatero “salvó” algunos medios libres

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero aprobó en el Senado una “ley del tercer sector” para salvar a las televisiones independientes, reconociendo a los “históricos de proximidad” que tenían interés cultural, educativo, étnico o social dentro de una provincia.
Gracias a esta medida se salvaron algunos canales históricos como Canal 33, la decana TV Cardedeu o Tele K, canal vallecano donde comenzó sus emisiones ‘La Tuerka’ con los fundadores de Podemos. La pena es que la regulación implicaba la prohibición de la publicidad o la emisión de teletienda, lo que dificulta la rentabilidad de los proyectos.
La ley en realidad tenía la intención de los socialistas de contrarrestar el reparto arbitrario en TDT del Gobierno de Esperanza Aguirre, que abocaba a marcharse a negro a multitud de pequeños canales que han sobrevivido hasta la fecha en una situación precaria.

La radio digital DAB+, ni está ni se la espera

Dos días antes de celebrarse las elecciones generales del año 2000, el Gobierno de José María Aznar regulaba la radio digital (DAB+), repartiendo las licencias entre editores afines y dejando a la Cadena SER con una sola señal, situación que abocaba al cierre a sus rentables señales musicales.
Más de 18 años han pasado de este enjuague y la radio digital ni está ni se la espera. Aunque algunos partidos se han acordado de esta ley sin cristalizar que implicaría a medio plazo la desaparición de la FM, véase el caso de Noruega (también hay calendarios de cierre en Reino Unido, Suiza y Dinamarca).
La petición más vehemente la realizó hace unos días Compromís, que pidió en el Senado la creación en el seno de la Comisión de Industria, Turismo y Comercio del Senado una Ponencia de Estudio que analice el posible desarrollo de la radio digital en nuestro país.

Un dial saturado

El senador Jordi Navarrete explicó que “España tiene uno de los espectros de FM más saturados y desordenados de Europa, con un dial lleno de radios ilegales que ocasionan problemas de recepción en las radios legales”.
Y añade: “A esto hay que sumar que la FM está agotada como estándar tecnológico desde finales de los ochenta y que no hay ningún plan político para la transición a la radio digital ni perspectivas de futuro. Por ello, hay que empezar a estudiar medidas que permitan reordenar el sector”.
La pena, protesta Navarrete, es que el secretario de Estado para el Avance Digital, Francisco Polo “hasta el momento, no ha mencionado ni siquiera que la radio digital figure entre las líneas de actuación de su departamento, cuando en muchos países europeos son precisamente las administraciones las que están favoreciendo el proceso de digitalización”.
“A esto hay que sumar que la FM está agotada como estándar tecnológico desde finales de los ochenta”. Por eso “al igual que se digitalizó el servicio de televisión terrestre en 2010, permitiendo que los ciudadanos pudieran recibir emisiones digitales en abierto con el estándar DVB-T, hay que hacer lo mismo ahora con la radio, desplegando redes DAB+. De lo contrario, España puede acabar convertida en la isla europea de radio analógica“.
Cabe recordar que la radio digital está implantada al 100% en Reino Unido, Alemania, Italia, Bélgica, Holanda, Noruega, Dinamarca y Suiza, existe emisión regular en Francia, Polonia, República Checa y Eslovenia y en Austria, Eslovaquia, Hungría, Croacia o Grecia la DAB+ se emite en pruebas.

53718