COPE instala en Madrid un sistema de telecomando basado en el sistema Audioplus de AEQ



AEQ Audioplus

La emisora desarrolló su primera red de telecomando a partir de 1994 con AEQ, para dos programaciones independientes. Ahora, despliega una segunda versión, preparada para ocho programaciones, que le otorgará gran flexibilidad de explotación adaptándose a los escenarios cambiantes.

La Cadena COPE, ha instalado en su central en Madrid, un sistema de telecomando basado en el sistema Audioplus de AEQ. La emisora desarrolló su primera red de telecomando a partir de 1994 con el fabricante español, para dos programaciones independientes. Ahora está desplegando una segunda versión, preparada para ocho  programaciones y que dará servicio a las numerosas estaciones asociadas y zonas geográficas con sus respectivas necesidades particulares.

El objetivo de un sistema de telecomando es que, desde la emisora principal de la cadena (cabecera central), se puedan manipular equipos en todas las emisoras, evitando la presencia de operadores físicos.

En la emisora cabecera hay una red de ordenadores de los estudios de emisión y varios servidores para transmitir las ordenes hacia los equipos remotos.

Juan Antonio Alamillo, director de Sistemas Informáticos de Cadena COPE, destaca que “en el sistema AudioPlus es posible crear ordenes de telecomando, que están disponibles para que desde cualquier puesto de emisión, se envíen a los puestos remotos. Al emitirse una orden, el servidor de telecomando prepara una trama de datos para su difusión a las estaciones de la red. Las tramas de órdenes alcanzan al canal de datos del sistema de subida al satélite. En cada estación remota, el receptor de satélite entrega las ordenes a la entrada de datos de cada ordenador de emisión remota. Los ordenadores que estén trabajando en la pantalla de emisión remota están listos para recibir las órdenes”.

Por software se controla que cada ordenador no dé por recibidas más que aquellas órdenes que le conciernen. Así se pueden enviar órdenes a emisoras concretas y grupos de emisoras. Para poder aumentar la versatilidad de manejo de las órdenes recibidas, se suele incorporar al sistema receptor, una caja de conmutación automática.

Operación del sistema

Es necesario organizar las estaciones, dándoles a cada estación un nombre en el sistema, y creando grupos de estaciones que respondan a las mismas órdenes, que simplifiquen la creación de ordenes. Una estación puede pertenecer a varios grupos, atendiendo en ese caso a todas las ordenes que se envíen a cualquiera de los grupos a los que pertenezca, además de las órdenes generales a todas las estaciones de la red y las particulares dirigidas a esta única estación.

Alamillo comenta que “COPE ha definido nueve tipos de órdenes: emitir bloque, fin de bloque, paso a programas 1 o 2, paso a línea regional o nacional, relé auxiliar ON/OFF, y retorno a la agenda horaria”.

Para “Emitir Bloque”, es necesario indicar la hora, de manera que cuando dicha orden llegue al ordenador destinatario, éste sea capaz de saber que pauta debe lanzar al aire. El operador podrá elegir el momento de envío de una orden de emisión de pauta, al margen de su hora programada.

Si el usuario indica al sistemas “Todas las Estaciones”, la orden es recepcionada por todas las estaciones remotas. Por el contrario, puede enviar la orden a una estación remota específica o aun grupo de estaciones. Si se selecciona “Estaciones en Programa 1” o “Estaciones en Programa 2”, los destinatarios de la orden serán todas las estaciones asignadas en el momento de la ejecución al programa 1 o 2 respectivamente.

“El manejo de tantas estaciones de una forma flexible y personalizada, alcanza un alto grado de complejidad, y puede dar lugar a errores o fallos. Es necesario comprobar la correcta ejecución de miles y miles de ordenes, y auditar los fallos”, señala Alamaillo.

Infraestructura técnica

Cada cuatro frecuencias incorpora un teleserver para recibir las ordenes de los puestos de emisión y reenviarlas al satélite, así como recibir de los receptores de satélite las ordenes enviadas y monitorar su correcta recepción.

Estos servidores no presentan especiales requisitos. “Hemos instalado dos equipos Fujitsu en Intel 7 con 8 GB de RAM, y uno de reserva pasiva. Cualquiera de ellos puede recibir las ordenes de cualquier estudio de emisión de la cabecera de manera flexible”, comenta Alamillo.

Cada teleserver incorpora un sistema de aviso óptico y acústico cuando una orden no se ha recibido de vuelta del satélite. Si algún fallo de red hiciera que el teleserver no recibiera una orden desde un puesto de emisión, el usuario del puesto es avisado por la aplicación.

48715