Completada la restauración del emisor original de Radio Andorra

Radio Andorra

Andorradifusio.ad informa que la aparición de amianto en el emisor más codiciado de Radio Andorra ha obligado a reproducir en 3D algunas piezas para completar su restauración que ha dejado el radioemisor como nuevo. Uno de los grandes enemigos ha sido el agua. Sin embargo, la calidad de la laca que cubría el frontal ha sido un gran aliado.



Han pasado prácticamente 10 años para ver los primeros resultados de lo que supone restaurar una pieza única como es el radioemisor que ocupa la sala central del edificio de Ràdio Andorra. Fue construido a medida por la Sociedad Francesa Radio Eléctrica en el año 39 al inicio de la Segunda Guerra Mundial en Levallois Perret, en la Isla de Francia.

Tiene 12 metros de largo, dos y medio de altura y otros dos de profundidad con múltiples componentes como seis tipos de metal, madera, cerámica, caucho, porcelana y goma.

Ahora parece construido de nuevo, pero detrás está el trabajo de sacarle veintiocho años de encima sufriendo los efectos de las filtraciones de agua, escombros y polvo a lo largo del tiempo. Lo más preocupante era el óxido que había chorreado por todas partes. Lo difícil, el interior, que ahora se ha sellado con un cristal. La propietaria de Retoc Mireia Garcia menciona los cambios que han tenido que realizar.

«De todo el polvo había un manto gris que lo cubría todo. Las manchas de óxido y los chorreos, retirarlos no ha sido fácil. Hemos utilizado productos que se utilizan para la limpieza de barcos. A partir de aquí ya empezamos a respirar un poco, porque después ya viene la protección, la cara de enfrente que siempre es más agradecida.»

Se han limpiado cerca de 300 piezas una a una para después volver a montarlas. La restauración se ha hecho esperar cuatro años por el proceso de retirar al amianto. De hecho, algunas piezas han tenido que reproducirse en 3D, como los mangos para accionar el emisor, ya que tuvieron que retirarse.

La laca que se utilizaba para pintar coches en la época parece haber ayudado a la conservación de ese superviviente de la comunicación que ya no funciona, pero se espera que algún día se pueda reproducir la función. La máquina alcanzó una potencia de 140 kilowatios y una frecuencia de 701 kilohercios por la noche y 998 de día. El emisor funcionó hasta 1981.

71303

Sé el primero en comentar este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*