Aquellos inolvidables años 80 de la radio deportiva placentina



SER Plasencia

Impagable reportage publicado en estadionorte.com sobre la radio deportiva en Plasencia:

Revista Estadio Norte / Pocos ponen en duda de que el ‘boom’ del fútbol placentino se vivió en la década de los ochenta. Al abrigo de los éxitos de la UPP, primero en San Calixto y después en la Ciudad Deportiva, primero en Tercera División y posteriormente en Segunda B, la capital del Jerte fue durante muchos años foco de atención en toda la geografía regional. En el aspecto social, los medios radiofónicos fueron un perfecto vehículo de transmisión para cubrir la efervesciente demanda de información.

Uno de los primeros en darse cuenta de ello fue Alfonso Párraga, que comenzó su periplo radiofónico deportivo con 19 años en la época de Radio Juventud, a finales de la década de los setenta. Después pasó a los estudios de Radio Cadena Española en la Plaza de la Catedral y terminó su periplo en RNE y en Radio Plasencia Centro. Sus primeros partidos datan de inicios de los años ochenta, con Manuel de Nicolás en el banquillo de la UPP. Al poco, Párraga reclutó a José Luis Bermejo, también profesor docente, con el que se mantuvo un largo periodo en Radio Cadena Española.

“Antes de iniciar la temporada, visitábamos a las casas comerciales para que nos patrocinaran las retransmisiones. Apenas ganábamos dinero. Cuando íbamos a las cabinas de prensa, casi nunca te instalaban la línea en el lugar adecuado. Todo era bastante laborioso. Pasabas 48 horas lejos de tu familia. Realmente, el fin de semana lo pasabas íntegramente con la gente que formaba el club”, recuerda hace unos años con nostalgia Párraga, que no eludía en reconocer que también hubo muchos sinsabores. “A nivel profesional, en la temporada 1984/1985, la UPP disputó la primera ronda de la liguilla de ascenso frente al Mensajero y José Luis Bermejo y un servidor tuvimos que hacer la locución del encuentro en el cráter de un volcán. A nivel sentimental, fue triste vivir, aquellos primeros, encierros de la UPP por impagos de mensualidades, ver pasar auténticas necesidades y penurias a futbolistas que venían desde muy lejos, con esposas e incluso hijos”.

Entre anécdotas y más anécdotas transcurrió la conversación con Párraga, para quien aquellos años fueron algunos de los mejores de su vida. “El cantar un gol en un campo contrario, salir escoltados de más de un estadio… son muchas anécdotas y muchas historias”.

Sin embargo, se queda sobre todo con una sensación: “Aquellas remontadas en Segunda División B que acababan con el estadio en pie y la gente bajando al campo para felicitar a los jugadores, todos eufóricos. Había mucha sintonía entre la UPP y la ciudad. Era todo un referente de la localidad. Es una lástima que con el tiempo se haya roto este vínculo. Por aquí han pasado grandes caballeros, como el entrenador Manuel de Nicolás o jugadores de una notable calidad humana como Yoyo, Isidro, Juanín, Contreras u Ondarru”.
Uno de sus ‘partenaires’ a los micrófonos fue el anteriormente citado José Luis Bermejo, el último comentarista deportivo que permaneció al pie del cañón. Durante muchos años, estuvo acompañado por algún colega. En los últimos, lo hizo de manera independiente. Además de retransmitir para la radio, también lo ha hecho simultáneamente para Localia Televisión durante varias temporadas. También llegó a llevar la dirección de un programa deportivo emitido a mediodía, lunes y viernes, con la actualidad de todos los equipos.

De todos, es el profesional que más años consecutivos ha seguido los destinos de los equipos futbolísticos de nuestra ciudad, labor que ha simultaneado con su otra ocupación, la docencia. “¿Mi mejor recuerdo? El ascenso del Plasencia en Alcira, sin duda. El estadio estaba lleno, había una gran fiesta porque su afición confiaba en ascender. Durante el partido ellos fueron mejores, pero lo importante es que ascendimos. Sin embargo, lo más asombroso fue ver el recibimiento de la ciudad al equipo el lunes siguiente en la Plaza”.

En la otra cara de la moneda están los sustos que se ha llevado alguna vez cuando tuvo que cantar un gol placentino fuera de casa. “Incluso me llegaron a cortar las líneas”, recuerda.

Otro de los históricos es Juan Carlos López Duque, anterior director de SER Plasencia. Comenzó su andadura radiofónica en RNE, únicamente facilitando resultados. Posteriormente en la Cadena SER, en el año 1983, inició un programa deportivo diario de sobremesa que tuvo vigencia durante muchas temporadas.

Su primera retransmisión tuvo lugar en un partido de la UPP en San Vicente de Alcántara en 1983. Se daba respuesta a la demanda ciudadana. “Por aquel entonces, todos los días de diario, de 21:00 a 22:00 en conexión local, había cabida para un programa deportivo diario donde intervenían todos los protagonistas del deporte placentino. El buque insignia por entonces era la UPP. Había mucha afición al fútbol y por correspondencia, mucha audiencia. Se ofertaba mucha publicidad y prácticamente toda se cantaba a la par con la locución del partido. Aún conservo el equipo de retransmisión”.

En esa serie de retransmisiones, al igual que sus colegas, tiene un hueco especial la liguilla de ascenso que supuso el primer ascenso a Segunda ‘B’. “Nos tocó el Mensajero y tuvimos que irnos hasta las Islas. Como el billete valía muy caro, tuvimos que coger una oferta y estuvimos a caballo entre Tenerife y Las Palmas durante cinco días. Previo a la retransmisión, Xuancar, compañero y amigo de Radio Club Tenerife, me avisó del ambiente tan enrarecido que había en aquel campo. De repente, Xuancar me dice que no puede acudir y cuando miro hacia atrás, veo que los aficionados se encontraban dispersos entre piedras en un recinto que daba la apariencia de un valle volcánico. Pero mi mejor recuerdo fue en Alcira, fue todo un acontecimiento en la ciudad. Éramos una familia: directiva, jugadores, cuerpo técnico y prensa. Conocíamos de primera mano las penas y alegrías de la plantilla ya que viajábamos en el mismo autobús. Con muchos de ellos he seguido manteniendo una relación de amistad que aún perdura, como con Yoyo, por ejemplo, quien siempre me ha invitado a su casa cuando he estado cerca de Albacete”.

Ese compañerismo entre medios de comunicación palió en cierta forma la precariedad de las herramientas con las que trabajaban. “Teníamos que contratar la línea con una semana de antelación y el precio era desorbitado. Hoy, en cambio, con un teléfono móvil de última generación puedes llevar a cabo una retransmisión a un coste bajísimo y con una calidad espectacular”.

SER Plasencia estuvo radiando partidos de fútbol desde 1983 hasta 1994. En total once temporadas y más de cuatrocientos encuentros. La audiencia nacional de la emisora fue creciendo de manera desorbitada y la cobertura para retransmisiones locales prácticamente se restringió dado el auge y la gran cantidad de oyentes con los que cuenta la cadena en su programa deportivo dominical. “Por eso, desde 1994 a esta parte, únicamente se han seguido las retransmisiones en vivo de nuestros equipos cuando han disputado liguillas de ascenso o han jugado algún encuentro relevante para sus intereses”.

Urbano García inició sus retransmisiones en la emisora local Radio Plasencia Centro, aprovechando su periodo formativo en prácticas. Inspiró sus primeras locuciones con algunos detalles del comentarista argentino Héctor del Mar, llegando incluso a poner apodo futbolístico para el entretenimiento y diversión de sus oyentes a algunos de nuestros futbolistas, a los que bautizó como ‘Ratón’ Oliva, ‘Bigote’ Agapito, ‘Tanque’ Mora o ‘Sargento’ Martín.

Posteriormente pasó a la delegación regional de TVE en nuestra comunidad, que ha alternado con diferentes cargo de responsabilidad en Canal Extremadura, donde ahora es director general de la Corporación Extremeña de Medios Audiovisuales.

Su primera retransmisión fue llegar y besar el santo. Tuvo lugar en el estadio Luis Súñer de Alcira, donde la UPP consiguió el ascenso a Segunda ‘B’. “Al año siguiente, nos desplazamos por media España. Siempre íbamos ataviados de herramientas porque en cada estadio sucedía algún suceso con las líneas telefónicas que nos habilitaban. Instalaban una línea compuesta de cuatro hilos: dos para recepción y otro para transmisión, casi siempre, fuera o lejos de la cabina de prensa”.

Urbano García acuerda en afirmar que la radio vivió una explosión de popularidad. “Toda la gente estaba muy pendiente de lo que hacía el equipo. Una gran catidad de empresas se ofrecían para que cantáramos sus cuñas. Tuvimos la suerte de hacer mucho turismo y visitar diversos lugares de la geografía española”.

Sin embargo, también hubo tiempo para llevarse algún berrinche, a costa propia y ajena. “En Córdoba habíamos retransmitido ya medio encuentro cuando nos llamaron desde los estudios de Plasencia para decirnos que aún no nos habíamos conectado a la línea. Y en el partido en Ávila (1-0), fue una tremenda desilusión. Descendimos todos, tanto el equipo a Tercera como nosotros. Éramos una familia y pasábamos muchas horas juntos”.

Urbano García se hizo acompañar por Pedro J. Díez para las retransmisiones caseras del baloncesto en nuestra ciudad. “Radiábamos desde ‘La Cochera’ –pabellón La Data- todos los encuentros del Caja Plasencia y del Ambroz. Fueron años muy bonitos, de gran pasión por el deporte, donde no te importaba echar muchas más horas de las previstas porque existía mucho compañerismo y gran ambiente en el seno interno de la radio. Todos éramos buenos amigos, aparte de compañeros, y a ninguno le importaba tener que sacrificar el fin de semana”.

Con el programa Music & Gol, marcaron un precedente en la información de resultados. “A diferencia de hoy, para conseguir los resultados de todos los equipos tenías que esperar a que llegaran a casa, preferentemente, los delegados de los equipos. En nuestro programa tenían cabida todas las competiciones, tanto de base como senior y en todas las modalidades”, recuerda Pedro J. Díez.

César Serrano era un presentador de Radio Plasencia Centro que dirigía el programa ‘La Cafetera’, líder en audiencia por la tarde. Su afable voz, su carisma y el buen entendimiento profesional que tenía con Urbano García le llevaron hasta la redacción de deportes de Radio Cadena Española. “Urbano García y yo fichamos por Radio Cadena Española en 1986 y la dirección rápidamente observó que existía mucha química entre ambos. Decidieron que nos desplazáramos juntos para conjuntar las retransmisiones. Él llevaba la parte táctica y técnica del encuentro y yo comentaba las jugadas, cantaba los goles y, sobre todo, ponía mucha pasión a las cuñas publicitarias”.

En este sentido, César Serrano dejó su impronta personalísima: “Cantábamos las cuñas en directo para no perder el hilo de la narración y en el descanso conectábamos con los estudios de Plasencia. Hubo anuncios que tuvieron mucho éxito y se popularizaron muy pronto: “Susanita, la naranja que más pita” o “Seat Ibiza, un coche de tu tiempo para no perder el tiempo”.

En cuestión de anécdotas, Serrano tiene para dar y tomar: “A Canarias nos desplazamos en pleno carnaval y éramos los únicos que no teníamos disfraz. Tuvimos que ir corriendo a El Corte Inglés a comprarnos unas corbatas amarilas fluorescentes, que por cierto tuvieron mucho éxito. Ya en la Ciudad Deportiva del Betis, nos privaron de la línea y nos acercamos al bar a tomar una tapa mientras tanto. Estaban guisando conejo a la cazadora. Cayeron una, dos y hasta tres raciones, más varias cañitas. Al final, cuando fuimos a la cabina, ambos teníamos un entripado que a duras penas pudimos llevar la retransmisión”.

Ambos, junto a Baby García en el control y Pedro J. Díez en la presentación desde los estudios centrales, fundaron el primer carrusel deportivo extremeño para la tarde de los domingos. Fueron pioneros en una aventura que hoy ha tomado sucesión en la tarde de los domingos en Canal Extremadura Radio. El contenido del programa estaba compuesto por la retransmisión en directo de la UPP, entrevistas, resultados, crónicas y clasificaciones de todas las competiciones locales. “La historia funcionó tal y como se había concebido e incluso la audiencia y las ofertas de publicidad se multiplicaron en un corto espacio de tiempo. Al poco, desde la dirección regional, nuestra directrices fueron tomadas al pie de la letra y sirvieron de embrión para una difusión más amplia, esta vez a nivel regional”.

59523