Ana Gil (Radio Huelva): “Mi proyecto es ser feliz y transmitirlo. Compartirlo con mis oyentes”



Ana Gil

Para mí, entrevistar a Ana Gil para Diario de Huelva, locutora de Radio Huelva de la Cadena SER es motivo de satisfacción, no en vano es todo un referente en el mundo de la comunicación, con muchas horas de “vuelo” radiofónico.

Ana, a la que le tengo un gran aprecio, es una de esas personas que caen bien, nada más conocerlas, y una vez que la tratas es todo un amor. Nosotros, la verdad es que empatizamos desde el primer día y cada vez que coincidimos echamos nuestras buenas parrafadas, como no puede ser de otra manera.

Ana Gil es una profesional como la copa de un pino, al mismo tiempo que divertida, alegre, sensible, de amplia sonrisa, encantadora, cordial, comprometida con la sociedad, fiable, solidaria, muy querida por todos sus radioyentes y un lujo para su emisora, pues todo lo que toca lo convierte en una gran audiencia…

Puesto en contacto con ella para realizar esta entrevista, accede del tirón y comenzamos con las preguntas para conocer en primer lugar su opinión sobre la situación que estamos viviendo, a lo que ella responde así:

“Creo que vivimos un momento histórico. Una complicada realidad a la que nos adaptamos día a día, porque no nos queda otra. La vida tiene que continuar. A lo largo de la historia ha habido otras enfermedades o guerras y siempre se ha salido adelante. El esfuerzo y la concienciación de todos es, hoy por hoy, lo más importante. Por lo menos, mientras llegue la vacuna contra la Covid-19″.

  • ¿Cómo fue tu día a día durante el confinamiento, dónde y con quién lo pásaste?
  • El confinamiento, salvo los tres o cuatro primeros días que acudí a la radio, lo pasé íntegramente en casa con mi familia. Ellos, me ayudaron mucho y pude hacer los programas (Hoy por Hoy Huelva – Cadena SER) desde mi casa.
    No resultó fácil, pero ellos lo hicieron posible. La verdad es que fueron casi 100 programas junto a mis dos peques, Diana de 3 y Marcos de 9 años. Ambos jugaban en su cuarto durante la emision en directo. Más de una vez, la peque se oyó por el micrófono.
    En general, lo llevé bien. No sentí miedo, pero a veces, me parecía estar en un mundo raro. Mi ventana al mundo era mi micrófono, mi radio y estar día a día cerca de los oyentes que, de corazón, son mi otra gran familia. Compartimos la pasión por la radio.
  • ¿Cómo crees que cambiará la vida después de esta pandemia?
  • La vida ya nos ha cambiado. No es necesario esperar a que pase la pandemia. Para mí lo más difícil es evitar los besos y los abrazos con los seres queridos. El panorama que nos deja es preocupante. Primero por el coste humano y segundo, por los dramas familiares que vamos viendo. Me considero una persona positiva y siempre me gusta ver el lado bonito y las oportunidades en momentos complicados. Un ejemplo, lo hemos visto con el teletrabajo.
    Impensable antes de la pandemia en algunos sectores. Creo que ha supuesto un paso acelerado hacia lo nuevo y además, teniendo en cuenta que los cambios siempre cuestan, la necesidad nos ayudó a dar el paso. Creo que no se trata de esperar a después de la pandemia, la sociedad en este mundo globalizado ya está cambiando. A lo mejor ahora no somos muy conscientes de esos cambios, pero lo veremos a la larga.
  • ¿Y en el mundo de la comunicación?
  • Con respecto al mundo de la comunicación, solo me atrevo a hablar de la radio. Es la que amo y conozco. La que siempre ha estado ahí y la que, por muchas amenazas que le acechen, seguirá estando. Porque es verdadera, cercana, inmediata y, porque nunca a dejado de sonar. Informa, acompaña y, en mi opinión, es capaz de dar cariño. La radio puede avanzar mucho técnicamente, y así lo hace, pero al final, siempre queda una voz que informa y acompaña y un oyente que siente la necesidad de encenderla cada día.
  • ¿Has pasado miedo en algún momento,?
  • Miedo no. Pero sí preocupación ante lo desconocido e incertidumbre. Ver la vida en stop es algo extraordinario.
  • ¿Qué proyectos tienes cara al futuro?
  • Vivir. Sencillamente vivir. Me siento afortunada por poder hacer radio cada día. Mi proyecto es ser feliz, y transmitirlo. Compartirlo con mis oyentes.
  • ¿Qué has echado de menos en estos meses?
  • Al principio salir a la calle, caminar, ir a un parque infantil con mis peques. Y este verano, viajar.
  • ¿Cómo venderías Huelva para atraer inversiones y más turismo estacional?
  • Huelva se vende por sí sola. Quien la visita una vez, repite. Sólo hay que querer venir. En el caso de nuestra tierra, funciona muy bien el boca a boca. Las experiencias cuentan. Creo que Huelva es una tierra de oportunidades. Tenemos Doñana, el pulmón verde de Europa, más de 100 kilómetros de playa, y muchas singularidades: Huelva es origen del descubrimiento de América o epicentro de la mayor romería del mundo. Son solo dos ejemplos de una Huelva que, a pesar de la carencia de grandes infraestructuras, es única.
  • ¿Si siguen los rebrotes nos volverán a confinar?
  • Creo que no habrá otro confinamiento general. Pero no descartaría medidas contundentes y restrictivas si los brotes no cesan.
  • ¿Cuales son tus mejores y peores recuerdos como profesional de la radio?
  • Cuando te toca contar buenas noticias y retransmitir acontecimientos bonitos siempre son buenos recuerdos. Lo contrario sucede cuando te cae una pandemia como la que vivimos.
    La radio debe ser fiel testigo de lo que pasa. Y nosotros, las voces de la radio, contarlo. Es entonces cuando se hace más cuesta arriba todo. Pero, aún así, siempre trato de aprender y sacar el lado bonito de la vida.
  • ¿Qué papel ha jugado la radio en estos meses tan convulsivos que llevamos?
  • La radio ha informado y ha contado, día a día, lo que pasa. Pero, por encima de todo, la radio ha acompañado. Se ha metido en los hogares, en todas partes. Ha sido una fiel compañera de viaje. Y ahí quedan los datos. Es el medio de comunicación que más confianza genera. Es un hecho.
  • Ana, estamos llegando al final de esta charla que hemos mantenido, ¿quieres añadir algo más?
  • Amigo José Luis, me gustaría añadir que de ésta vamos ha salir. Creo que la sociedad, el mundo que salga de todo este momento histórico de pandemia global, será mucho más sensible. Valoramos las pequeñas cosas de la vida. Los momentos compartidos, las alegrías. Creo que estamos aprendiendo a ser felices sin necesidad de grandes cosas. Todo esto nos ha humanizado. Y eso es bueno.

Ana, como siempre es una auténtica gozada echar un ratito de charla contigo, que me han encantado tu forma de analizar esta situación pandémica y que te deseo toda la felicidad del mundo.

60990

loading…