Alberto Herrera, hijo de Carlos Herrera, estrena programa propio en Rock FM

Alberto Herrera

¡Por fin el sueño de tantos años se hace realidad! Alberto Herrera presentará desde mañana en solitario “Área 27” en Rock FM, la emisora donde solo suena rock del bueno, el que ha marcado un estilo de vida y una determinada manera de enfrentarse al día a día. De viernes a sábado, a las 00.00 horas y en cualquier momento como podcast en www.rockfm.fm, sesenta minutos de sonidos inolvidables para las madrugadas del viernes al sábado.

El reto es grande, pero Alberto Herrera, hijo de Carlos Herrero, el comunicador líder de la radio española, está sobradamente preparado porque “ya de crío echaba un vistazo a los vinilos de mi padre”. Y lo que escuchó le gustó por su pureza y su calidez. Pero la pasión por la calidad musical se acentúa durante su estancia como estudiante en Escocia donde descubre a T Rex, 10 cc, Supertramp o la ELO, grupos que influyeron en su educación musical.

Desde “Área 27”, en emisión en radio convencional pero también en la web de Rock FM en directo y como podcast, deleitarán las guitarras eléctricas de Eric Clapton, de voces como la inigualable Aretha Franklin, o de ritmos con blues, soul y swing. Alberto Herrera debuta en su primer programa de radio, en solitario. Y por fin podrá cumplir su sueño: poner música en su radio favorita.

Alberto Herrera pretende cada viernes a las doce de la noche trasladar al oyente a un tiempo y a un momento determinados cuando suenen los primeros acordes de una canción. Considera que su relación con la radio ha sido lo normal y natural. Sin darse cuenta y sin pensar en ello, ha pasado a ser protagonista. “He pasado de vivirla en tercera persona a formar parte de ella”.

El estreno de “Área 27”, a las cero horas de este sábado, quiere ser la tarjeta de presentación del nuevo espacio de Rock FM, por eso, habrá un poco de todo. Para empezar, se recordará el reto de El Pirata, que animaba hace ya varios días a la audiencia a elegir un año de la historia del rock y explicar por qué marcó al oyente. 1980 es el año del cambio para la banda australiana de los hermanos Young y el recién estrenado Brian Johnson. AC/DC se recuperaba de la muerte de Bon Scott con un disco ya de culto que forma parte de lo imprescindible para cualquier rockanrolero de pro.

El primer Área 27 evoca también parte de aquella famosa trifulca entre las dos voces cantantes de los “cuatro jinetes de Liverpool” y cómo se tiraban “beef” en sus primeros álbumes en solitario. No faltarán a la cita las maravillosas guitarras de Knofler y Billy Gibbons, dos de los guitarristas que embelesaron al mundo con estilos distintos pero un mismo destino.

El recuerdo a Duane Allman, el camino hacia el estrellato de Taj Mahal con un blues que poco más tarde versionaría el propio Duane, lo que se convirtió con el tiempo en un himno australiano de la mano de Daddy Cool y la incorporación de Neil Young en el trío que ya formaban David Crosby, Stephen Stills y Graham Nash.

Y cómo podía acabar la primera entrega sin mencionar el disco que por fin lanzó a la fama a uno de los mejores pianistas, Billy Joel. “The Stranger” fue un momento clave en su carrera y en canciones como “Moving out” se puede apreciar el motivo. Y una mención a uno de los artistas más influyentes en el área del rock sureño, tulsa o rock del pantano, eterno JJ Cale.

Los amantes del rock no se pueden perder este nuevo espacio de Rock FM en las madrugadas del viernes al sábado a partir de las 00.00. “Área 27” también estará disponible en cualquier momento y en cualquier lugar en rockfm.fm, el punto de encuentro de aquellos que buscan toda la información sobre los artistas del rock, con podcast de los locutores principales de la emisora, los que te cuentan las curiosidades que todavía no conocías, y donde encuentras sonidos más allá de lo que los oyentes están acostumbrados a escuchar.

Alberto Herrera se abre a los oyentes de Rock FM
Supongo que todo empieza a finales de los 90. Todavía era un crío, pero recuerdo con cierta ternura esos ratos ya eternos, pero fugaces a su vez, en los que tras el hueco que deja una puerta entreabierta ojeaba cómo mi padre, en sus ratos libres, echaba un vistazo a viejos vinilos que seleccionaba de su extensa biblioteca musical con el mismo cuidado con el que tratas unas zapatillas nuevas. Supongo que lo que me enganchó a este mundo fue ese cariño por lo puro, por la calidez que te proporciona el sonido de la caída de una aguja sobre un vinilo que automáticamente da paso a eléctricas como las de Mink Neville, Clapton o Knofler, a voces como las de Aretha, Joplin o Cocker, pianos como el de Wonder, Joel o Dr John o ritmos como los de Baker, Moon o Watts.

Supongo también que años más tarde, esos momentos en la granja de mi amigo Ronald, en la Escocia húmeda y fría que recuerdo, en los que me enseñaba grupos como T Rex, 10cc, Supertramp o ELO a su manera influyeron. Es esa sensación de escuchar un sonido del que te sientes parte, sin que sea necesaria una invitación, nada más suenan tres acordes.

Mi pasión por la radio comienza en casa; supongo que haber crecido entre micrófonos y haber trasteado en estudios durante toda mi vida me ha empujado en cierta manera, como el que lo vive en tercera persona, pero sin esperarlo, a formar parte de ello.

Quién me iba a decir que años después de escuchar esos inicios de la Rock & Gol y pasar tantos años sintonizando mi emisora favorita iba a acabar formando parte de ella. Es para mí un honor aportar, modestamente, mi grano de arena para que el rock siga vivo. Larga vida al rock and roll.

Sobre Alberto Herrera
Alberto Herrera Montero es un joven de 27 años nacido y criado en la ciudad de Sevilla. Hijo de madre navarra y de padre almeriense criado en Barcelona pasa sus dos primeros años de vida en Madrid aunque sus recuerdos comienzan en su ciudad natal, Sevilla. Sus primeras aficiones son la música y su Betis. Hay una vieja tradición que dice que si le cortas las uñas por primera vez a un bebé detrás de una puerta mientras suena música, este estará ligado a ella durante toda su vida.

Su primera aparición en la radio es muy temprana, con siete u ocho años participa en una sección en la que varios contertulios de su misma edad comentan de forma divertida la jornada futbolística de esa semana, cada uno defendiendo a su equipo, sobra decir de cuál hablaba Alberto.

58965