Yolanda Ordás (Onda Bierzo): La voz del Bierzo

Yolanda Ordás

Elbierzodigital.com publica que Yolanda Ordás no necesita presentación. De hecho, es ella la que a lo largo de los últimos sesenta años se ha encargado de presentar la actualidad de la comarca a todos los bercianos, primero desde los micrófonos de Radio Juventud de Ponferrada y, desde 1987, a través de los de Onda Bierzo, la emisora que fundó junto a su marido, Ignacio Linares, y su gran amigo Luis del Olmo. Hija de peluquera y madre de periodistas, Yolanda ‘la de la emisora’ hace un repaso de una vida que ha merecido la pena vivir desde que vio la luz en Ponferrada en el convulso año de 1938.



Su infancia fue “muy feliz dentro de las carencias”, ya que su padre murió cuando ella tenía tres años y su madre se quedó viuda y al cargo de cinco hijos. “Para sacarnos a todos adelante se iba a los pueblos a hacer permanentes ‘de rizo apretado’. Bajaban hasta los mineros a escondidas a hacérsela para parecerse a Antonio Molina”. Aquí aparece uno de los nombres de la vida de Yolanda Ordás: “Me gustaba mucho la farándula y bailar”, confiesa, recordando cómo sacaba las sillas del comedor de casa para improvisar un escenario.

Las circunstancias hicieron que a los diez años se trasladara a León a vivir con sus tíos Iluminada y Odón Alonso, director de orquesta que también influyó en la pasión de Yolanda por la música. “Vivíamos al lado de la casa de Antonio Pereira, que ahora acaban de convertir en museo. Yo iba al colegio La Milagrosa y estudiaba música con mi tío, ¿qué iba a estudiar si no? Pertenecí al Orfeón Leonés y no tocaba en la banda porque entonces no había mujeres. Quizá fue la parte más feliz de mi vida, con mis queridos tíos”.

Pero el Bierzo siempre tira, y en vacaciones Yolanda volvía a Cacabelos, a donde se había trasladado su madre, y trabajaba en Bodegas Guerra: “Me subían a un cajón de madera a lavar botellas, hasta que un día don Antonio me sacó de allí y me llevó a hacer borlas de anís Bergidum Guerra”, rememora cantando la cuña publicitaria de entonces.

La radio
A los 16 años, la radio se cruzó en la vida de Yolanda Ordás para no marcharse jamás. En los estudios de Radio Juventud “estaba media Ponferrada. La radio hay que vivirla y hay que quererla. A mí me enganchó, pero al principio lo que me llamaba la atención eran los aparatos. Lo tocaba todo, andaba ferellando por los potenciómetros, buscando discos, que aún eran de pizarra… Todavía era una radio rudimentaria”.

Casualidad o no, el que la llevó a la radio fue el otro gran amor de su vida, Ignacio Linares, aunque en aquel momento, a finales de la década de los 50, aún no lo sabía. “Me fui a Madrid un año y no se me quitaba la radio de la cabeza. Iba a Radio Nacional de España, en el Paseo de la Castellana, con mi primo Odón y allí conocí, entre otros grandes, a Joaquín Rodrigo”. Corría el año 1957 e Ignacio volvió a llamarla: “Me dijo que necesitaban un control en la emisora y allá que cogí mi maleta y me vine para Ponferrada”.

“Íbamos a jugar a la radio, como decía Luis del Olmo”, rememora. “Que me dejaran hacer todo aquello me descubrió una vida totalmente distinta y la radio me atrapó desde el primer día”. Tras un breve paso por La Voz de León, volvió a Ponferrada tras recibir una de muchas llamadas del director de entonces, Ernesto Fernández Vázquez. “Era como un padre para mí. Luego formalicé relaciones con Ignacio, aunque Ernesto no quería parejas en la emisora. Nosotros nos escondíamos, aunque lo sabía todo hijo de vecino”, recuerda, divertida.

La emisora fue cambiando de nombre, primero a Cadena Azul de Radiodifusión y después a Radio Cadena Española, y Yolanda Ordás también fue cambiando de cometidos, o más bien haciendo varios a la vez: “jefa de realización, locutora, sincronizadora, escribía a máquina, abría la puerta… ¡Qué maravilla ver cómo funciona ahora la radio con un ordenador! Pero con todas las carencias que había, volvería otra vez a empezar la radio así. Entrar y no saber a qué hora ibas a salir, comer en casa de los compañeros que vivían arriba porque no te daba tiempo a ir la tuya, dejar puesto un disco y que se rayara… hay tantas anécdotas, y todas me valen”.

¿Un ejemplo? “Una vez, no recuerdo en qué año, hubo un terremoto y dejaron un mensaje en el contestador de la emisora diciendo ‘¡Hay un terremoto, llamad a Linares! ¿Ignacio, qué hago?’. Lo primero que se les ocurrió fue llamar a la radio, no a la policía”.

El matriarcado de Yolanda Ordás
Yolanda Ordás e Ignacio Linares se casaron en 1964 y un año después llegó su primera hija, Yolanda, “con todo el Bierzo pendiente”. Tras ella vinieron cuatro más, todas mujeres: Beatriz, Sonia, Silvia y Zaira. “¡A la tercera ya se me enfadaban los oyentes porque eran todo niñas!”, recuerda entre risas, añadiendo que “me mandaban baberos, patuquitos… la gente es un amor”.

Cuando habla de sus hijas, Yolanda no puede reprimir el orgullo que siente por ellas, tres de las cuales han seguido sus pasos en Onda Bierzo: “Cuando eran pequeñas les molestaba que habláramos de la radio delante de ellas, pero después descubrí que Sonia hacía entrevistas a sus hermanas a escondidas de nosotros. Vivieron la radio y, ¡cuál fue nuestra alegría cuando nos dijeron que querían estudiar Periodismo! Tres se dedicaron a la radio: Sonia (actual directora de Onda Bierzo), Silvia y Zaira. La mayor, Yolanda, hizo Enfermería y es profesora de Antropología, y Beatriz es veterinaria”.

“Es una picadilla que tengo con Luis del Olmo”, ríe, “él tiene tres hijos y ninguno se dedicó a la radio y yo le chincho diciéndole ‘haberlos educado’. Las mías lo bebieron día a día y minuto a minuto, ¡cómo no iban a seguir!”.

Una mujer con nombre propio
A pesar del peso que Ignacio Linares tiene en el Bierzo –”él fue quien creó los informativos en la radio aquí”, apunta–, Yolanda Ordás nunca ha sido ‘la mujer de Ignacio’, sino que siempre ha tenido su propio nombre: “Nunca noté diferencia con mis compañeros ni me pusieron ninguna pega. Jamás en la vida hubo discriminación ni malas palabras por ser mujer, ni tampoco en el sueldo, siempre me pagaron lo mío y más”.

Con tantos años de radio a sus espaldas y tantas noticias que han pasado por sus manos, Yolanda tiene claro cuál ha sido la mejor: “Cuando desapareció ETA y se acabaron tantas salvajadas” y cuál espera con más ganas: “Que Putin ha levantado el vuelo y se acabó el acoso a Ucrania”. También tiene grabadas las malas, como el accidente de dos autocares de militares en San Miguel de las Dueñas, con Ignacio Linares “en pijama, zapatillas y gabardina” al pie de la noticia.

Ahora, a sus 83 años, Yolanda Ordás ya va “poquito por la emisora, a alguna tertulia, pero si necesitan una mano saben que me tienen a su disposición. De otros sitios no dejan de llamarme para presentar cosas”. A pesar de tanto reconocimiento, tampoco pierde la humildad: “Me es violento estar en estos premios por la cantidad de gente que lo merece. Han tantas historias de mujeres que han trabajado, que se han sacrificado para salir adelante… ¿Qué berciana no lo merece?”, apostilla.

Premios Mujer Bierzo 2022
El Ayuntamiento de Ponferrada, a través de la Concejalía de Igualdad, ha propuesto a esta berciana para los Premios Mujer Bierzo 2022 que organiza El Bierzo Digital. Estos premios buscan reconocer y visibilizar la encomiable labor de todas las mujeres y, especialmente, a las de nuestra comarca. Puede conocer en nuestra serie de reportajes al resto de candidatas.

72845

Sé el primero en comentar este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*