Voluntarias de Accem idean una revista y proyectan una radio para sobrellevar el confinamiento



Accem

Eladelantado.com publica que Accem es una ong que lleva trabajando en Segovia desde 2017 como entidad de primera acogida para personas solicitantes de protección internacional en la provincia. Su modelo está estructurado en diferentes fases y se orienta siempre hacia la autonomía e integración social de las personas refugiadas. En al actualidad ofrece apoyo a 60 personas en un centro residencial de la capital segoviana, ocho más en un hostal con el que tiene un acuerdo y otras 36 en seis pisos de acogida, según explica Marta Arboleda, responsable de la organización en Segovia.

El confinamiento derivado del estado de alarma para evitar la propagación del Covid-19 ha obligado a las 26 personas que forman la plantilla de Accem en Segovia a adaptarse con rapidez a una situación imprevisible y que, sobre todo para las sesenta personas que conviven en un único espacio, supone un reto importante que están consiguiendo superar con nota.

Por ejemplo, dos voluntarias han ideado la elaboración de una revista y tienen en proyecto una emisora de radio para los usuarios. Arboleda informa de que se ha establecido un protocolo que está permitiendo que “tengan el tiempo bastante ocupado”.

Afortunadamente nadie ha resultado contagiado por coronavirus – “reaccionamos pronto”, comenta la responsable– y en el centro se han formado grupos de apoyo entre empleados y los propios usuarios para ayudar con los deberes escolares a los residentes menores, en torno a una quincena de diferentes edades y etapas educativas, de Infantil a ESO.

“Hay una serie de horas cerradas para el estudio, para el juego e incluso para compartir, aunque siempre con muy poquitas personas participando en las actividades y extremando la precaución; intentamos que sigan con la actividad normal”, indica.

En cuanto a los acogidos en pisos se intenta que no salgan, por ejemplo haciendo la compra online.
Arboleda anima a los segovianos a sumarse al voluntariado, advirtiendo que se llevaría a cabo a través de plataformas digitales y pensando, por ejemplo, “en profesores retirados que si quieren echar una mano son bienvenidos pero también quien ahora tiene más tiempo libre en su casa y quiera aportar ideas que podamos llevar a cabo”.

En cuanto a los usuarios que están en la fase más avanzada, desde Accem comentan que “tenemos perfiles sanitarios que se han incorporado al mundo laboral y estamos muy contentos porque pueden aportar su granito de arena a la sociedad en esta situación”.

En todo el país son varias las ONG’s que intervienen como entidades de primera acogida y a Accem le ha correspondido Castilla y León. En Segovia es como la puerta de entrada a los solicitantes de protección internacional; es decir todas las personas que quieren entrar en el sistema de acogida tienen que acudir a la oficina que tiene en el paseo de Conde Sepúlveda, donde reciben la información necesaria, según comenta Arboleda, aunque en la provincia Cruz Roja trabaja también con refugiados en programas de empleo o acogida, por ejemplo.

Inquietud por la situación en sus países
Desde el centro de acogida de Accem en Segovia , una persona de El Salvador muestra su preocupación por la situación de familiares y amigos en su país de origen: “tiene pocos recursos económicos pero es un pueblo con un gran corazón para salir adelante, gente trabajadora a la que le cuesta mucho quedarse en casa porque hay muchas personas que viven el día a día vendiendo fruta, verdura, ropa…” Sin embargo, al conocerse las cifras de casos de infectados está aumentando el número de personas que se quedan en sus casas y la población se está organizando para distribuir comida a los más necesitados, comenta.

Otra residente reconoce “la angustia por no poder abrazar – a sus familiares–y estar ahí pero todos los días a través de una pantalla acaricio sus rostros y seco sus lágrimas y lanzo una oración por ellos y por todo el mundo”.

59423