Virginia Díaz (Radio 3): «Muchos no son conscientes de lo que está pasando con las mujeres»



Virginia Díaz

La II Semana Cultural de la Mujer concluyó ayer con una charla de Virginia Díaz, presentadora del programa ‘Cachitos de hierro y cromo’, de TVE, y de ‘180 grados‘, en Radio 3. La periodista, que en 2017 recibió el Premio Ondas, calló el pasado 8-M, pero ‘180 grados’ se llenó esa jornada de las voces reivindicativas de 26 mujeres. José Miguel L. Romero la ha entrevistado para el Diario de Ibiza

¿Hizo huelga el 8-M?
Pasé prácticamente una semana sin dormir porque no sabía si contribuía más a la causa haciendo huelga (y que la emisora pusiera un colchón musical) o emitiendo el programa que tenía preparado, compuesto por 26 mujeres artistas, músicos y compositoras que alzaron su voz para reivindicarse. Consideré, finalmente, que yo aportaba muchísimo más a la causa si abría el micrófono de Radio 3 para que hablaran todas ellas y la gente supiera qué pasa con las mujeres en la industria de la música. Hasta la noche anterior no tuve claro qué hacer. Sentía que traicionaba a mis compañeras periodistas. En un canal de Telegram lo consulté con ellas y me dijeron que tenía que hacer lo que considerara necesario y que podía incluir tuits con el hagstag #lasperiodistasparamos. El 8-M paré, silencié mi voz, pero dejé preparado el programa de las voces femeninas reivindicativas. Creo que la gente lo entendió y agradeció. Muchos no son conscientes de lo que está pasando con las mujeres.

¿Por ser mujer lo ha tenido más difícil?
Personalmente, me considero una privilegiada porque nunca he sufrido un trato de machismo ni en el ámbito laboral ni en el personal. En mi casa, repartimos las cosas al 50%, muchas veces al 40-60%. Pero tengo muchas compañeras que sí lo han sufrido. Y tengo dos hijas a las que no quiero que les pase nunca. Por solidaridad, porque me sale del corazón y del estómago, tenía que parar el 8-M. Y tras la emisión, me fui a la manifestación.

¿Ha sido discriminada en algún momento?
En ningún momento. Micro machismos, los tenemos todos. Está en el ADN de esta sociedad. Pero comportamientos machistas, o apartarme por ser mujer, o no darme oportunidades por serlo, no me ha sucedido. Al contrario, me han dado todo tipo de oportunidades.

¿El mundo de la crítica musical rezuma testosterona?
Es verdad que hay muy pocas mujeres en el periodismo musical. Creo que muchas desisten por ser un mundillo dominado por los hombres, tenemos cierto miedo a meternos ahí por cómo nos puedan tratar. Siempre que me preguntan, animo a meterse. En mi caso, jamás me sentí discriminada. Muchas veces, nosotras mismas nos ponemos obstáculos. También te digo que fuera de Radio 3 sí he experimentado trato de machismo en el mundo musical.

¿Cuándo?
Lo pasé fatal. Ocurrió hace cinco años. Me invitaron a una mesa redonda en la Facultad de Periodismo de la Universidad Complutense. Era el día del rock. Me presenté y dije que, aparte de ‘180 grados’, era la subdirectora de ‘Cachitos’. Un individuo me preguntó que por qué sólo poníamos pop de mierda en ese programa. A partir de ahí, empezó a decirme una serie de barbaridades. Sabía que esa bronca que me estaba echando y esa manera de dejarme en ridículo y ningunearme era porque yo era una chica. Lo sé perfectamente. El resto de la mesa eran hombres y ninguno dijo ni mu. Ni el moderador. Terminó su charla diciéndome ‘por cierto, eres muy guapa’. El moderador me preguntó si tenía algo que decir: pues que era la charla más machista a la que había asistido, respondí.

¿Nadie reaccionó?
No. Salí llorando. El público, que no había dicho nada, vino a arroparme al acabar. Les dije que ya no me valía. Me hubiera valido cuando me insultaba.

Usted ha trabajado con mujeres ejemplares como Beatriz Pecker o Lara López. ¿Qué aprendió de ellas?
De los cuatro directores que he tenido, dos fueron ellas. Aprendí de ellas prácticamente todo. Cuando empecé en Radio 3, hacía las presentaciones de los conciertos y producción. Luego empecé a presentar ‘Música es…3‘ porque Beatriz quiso que lo hiciera. Lara López me enseñó a improvisar, a salir de un apuro, a técnicas para preparar un programa de radio. Beatriz era una jefa absolutamente ejemplar, maravillosa, una gran profesional, además de tener un carácter ejemplar.

¿Cómo compatibiliza su vida laboral con la familiar?
En casa, las tareas se reparten totalmente con mi pareja, Víctor. Yo lo puedo hacer porque él está, y él lo puede hacer porque yo estoy. Y si no estamos ninguno de los dos, tiramos de los abuelos. Él es quien lleva al cole a las niñas todos los días. Lo hacemos todo al 50%. Y también es verdad que en Radio 3 tenemos muchísima flexibilidad de horario. No hay horarios establecidos. Soy, en ese sentido, una privilegiada.

Usted es la cara y la voz de ‘Cachitos de hierro y cromo’, ¿no le gustaría también rebuscar en los archivos de RTVE?
Me gustaría. Jero Rodríguez, el director, me propuso e insistió la primera temporada que lo hiciera. Pero yo no tenía tiempo. Hago los ‘Conciertos de Radio 3′, ‘180 grados’, salimos a los festivales. Me falta tiempo.

Deben encontrar muchas perlas, ¿cuál es la que más le ha llamado la atención?
Me encantó ver a los Ramones en ‘Aplauso’, delante, además, de un público compuesto por niños uniformados de un colegio. Tocaron ‘Blitzkjrieg bop’. Me impactó, porque la actuación es una especie de plano secuencia, no se mueve apenas el plano. Oro puro. Por lo que me cuentan Jero y los guionistas, a veces buscan una cosa y se encuentran otras excepcionales.

Como las que incluyeron en el programa ‘What a fuck’
Lo hicieron porque hallaban cosas sorprendentes, buenas o malas, y no sabían en qué capítulo encajarlas. El archivo de RTVE es un patrimonio de la humanidad.

¿La función de ‘Cachitos’ es desmitificar? Se lo digo porque con ese programa, parece que cualquier pasado fue… más ridículo. Canciones y artistas que recordábamos como épicos resultan, pasado el tiempo, extravagantes.
Si tiramos de nuestro álbum de fotos personal de los años 80 o 90, íbamos acorde. En un escenario, un artista debe ser diferente a nosotros. Como fan, quiero sentir que es un ídolo para mí. Me gusta que vistan de manera diferente. Lo que también ocurre es que la televisión era mucho más transgresora antes, más arriesgada. Experimentaban mucho más que ahora, que estamos dominados por lo políticamente correcto.

Y ahora casi ya no quedan programas musicales, salvo los ‘Conciertos de Radio 3‘. Los que hagan ‘Cachitos’ dentro de medio siglo lo tendrán difícil para encontrar material.
Precisamente, estamos peleando por eso, para ver si es posible que haya un programa musical. Hubo una época en la que en la parrilla de TVE convivían hasta 15 programas musicales. Y los que no lo eran, daban mucha prioridad a la música. En un ‘Sábado noche’ podía actuar en directo Nina Simone. Se te ponen los pelos de punta de pensarlo.

Presenta cada mañana ‘180 grados’ sin guion. Qué valiente.
Es una de las cosas que aprendí en ‘Música es …3‘ con Lara López. Lo que más tardo en preparar es la selección de canciones. Procuro que haya un ritmo, como si fuera una sesión de pinchadiscos. Luego, busco en Internet información de los grupos. Y digo lo que me sale del cuerpo cuando escucho la canción, lo que me provoca. Muchas veces, con un guion previo, al llegar al estudio lo he cambiado todo. Me parece una pérdida de tiempo. Y creo que así sale más fresco.

El programa dura una hora. ¿Y luego? Explique al oyente que ahí no acaba su jornada laboral.
Qué va. Llevo las redes sociales, hay que rellenar la hoja de autores y seguir escuchando más música. Imagina la cantidad que escucho a diario. Tengo discos que no me ha dado tiempo oír, es imposible.

¿Qué prefiere, la radio o la TV?
Me gusta más la radio. Es más inmediata y fresca. Tiene más magia que la televisión. La radio la solemos escuchar solos. Por eso yo me dirijo al oyente de manera individual, como una conversación de tú a tú, más cercana e inmediata. Delante del micrófono, me relajo. Si tengo algún problema, lo olvido.

¿Necesita descubrir canciones nuevas cada semana porque si no siente un vacío existencial?
Sí, es algo bastante adictivo. No te puedes dedicar a esto si no te pasa algo así. A veces me preguntan si no me da pereza escuchar tantas canciones. A mí me encanta. Y una de las cosas que más me motivan es descubrir grupos, que te sorprendan con una canción que te levanta de la silla. Me gustaría que eso me sucediera todos los días.

51571