Vejer de la Frontera (CA) guarda una de las colecciones de equipos de radio mejor conservadas

Ángel Tinoco

Gracias a los coleccionistas y anticuarios, las nuevas generaciones podrán conocer objetos y artículos que en su día formaron parte de nuestra historia.
El de Ángel Tinoco es un caso. Gracias a este vejeriego y gracias a su paciencia y tesón, y conocimientos de electrónica, un total de 596 receptores de radio de todas las épocas, originales y procedentes de varios países europeos, y en perfectas condiciones de uso, conviven en la calle Juan Bueno de Vejer.

El recorrido por las estanterías de este túnel del tiempo comienza con las primigenias radios de galena fechadas a partir de 1923. También están las radios de réflex y de reacción, conocidas como radios de capilla, por tener el altavoz en la parte alta de su frontal y en la baja la esfera y los diferentes botones de encendido, volumen y sintonía. En otro apartado, Tinoco guarda las radios de diseño de la época Art Nouveau (Arte Nuevo) y el Art Deco (Arte Decorativo), conocidas como las radios con teclas de piano, que fueron las primeras presintonías.

Ángel Tinoco recuerda que su padre, a partir de un libro que aún conserva con el título de La electricidad y sus aplicaciones, que data del año 1917, pudo permitirse construir los primeros aparatos de radio, algunos de ellos presentes en esta colección, y que guardan el formato de aquella época. Otros equipos, que datan del año 1923, son los llamados radio de factoría y originario de Inglaterra.

En otra parte de esta colección, a la que en breve se quiere unir otros 60 equipos, se encuentran receptores con diferentes formatos, ya que cada fabricante diseñaba la caja de diferente forma y con diferentes maderas. En su interior todos casi coincidían en la parte mecánica y la eléctrica, donde las válvulas jugaban un papel protagonista.

La localización de esos componentes de momento no es un problema para Ángel Tinoco. Cada equipo que recibe, lo repara en caso de llegar averiado, y con productos para tratar la madera, los deja casi igual que cuando fueron adquiridos en su parte exterior. Aunque Ángel intenta que los equipos lleven repuestos acordes con su diseño, hay algunas piezas, como las válvulas rectificadoras, que ahora son fáciles de sustituir por diodos de germanio o silicio, mientras que otros componentes son sustituidos por otras válvulas de una época anterior o posterior.

Esta colección privada, contempla también recortes de prensa referidos a momentos puntuales de la radio, como la programación que hacían en directo emisoras como Radio Cádiz. Precisamente ayer, con motivo de la conmemoración del Día Mundial de la Radio, la emisora de la Cadena Ser en la Janda dedicó un espacio a esta
peculiar afición del vejeriego Tinoco.

47713