Uno de los atacantes de Catalunya Radio el 27 de octubre de 2017, condenado a pagar 5.000 euros



Catalunya Ràdio

Nura Portellainforma desde elnacional.cat que el juzgado de lo penal número 22 de Barcelona ha condenado a pagar una multa de 1.080 euros y una indemnización de 4.333 euros a uno de los responsables del ataque contra la entrada de los estudios de Catalunya Radio la noche del 27 de octubre del 2017, día de la declaración de independencia. El juez le impone una pena de seis meses de sanción con una cuota diaria de 6 euros como responsable de un delito de daños causados en la puerta de la emisora, que también tendrá que sufragar.
La sentencia recopilación que un grupo de violentos tiró piedras y un candado de hierro contra la fachada e hizo golpes con un casco.

Una «evidente» actitud de hacer daño
El autor de los hechos, según recoge la resolución, se reconoce en las imágenes, pero considera que en la puerta a la cual le dio una patada no era la automática que da acceso a la entrada del edificio, sino una de apertura|abertura manual.

Además, también se defendió argumentando que eran «momentos de tensión y que se ofuscó» pero que no quería hacer daño. La sentencia, sin embargo, considera probado que el autor participó en el ataque de manera «directa» y con «intención» y una «evidente» actitud de hacer daño.

Manifestación ultra en Artós
El condenado participaba en una manifestación con 800 personas, convocada por varias entidades y partidos, entre los cuales la formación ultra Plataforma per Catalunya. Esta contraria a la independencia, procedía de la plaza de Artós, donde se suelen reunir los manifestantes de derechas en la ciudad, y se dirigía en la plaza España de Barcelona.

Como recogen vídeos difundidos a las redes sociales, este ataque impidió a los trabajadores de la emisora poder salir de las instalaciones.

Aquel mismo día, un equipo de BTV también salió mal parado de la manifestación después de que los españolistas impidieran grabar|gravar a los periodistas, los empujaran y rompieran un retrovisor del coche de la cadena.

El 14 de octubre de 2019, día que se publicó la sentencia condenatoria a los presos políticos, la emisora volvió a ser asediada por un grupúsculo ultra. Así lo denunció el director de la radio pública catalana, Saül Gordillo, a través de Twitter.

Un ataque a la libertad de prensa
El asalto del 27-O es una de las agresiones recogidas en el 2018 el informe sobre el ranking mundial de libertad de prensa que pública anualmente la ONG Reporteros Sin Fronteras, y que sitúa España en la posición número 31 de la lista, dos puntos por debajo de la clasificación anterior, por detrás de Sudáfrica, Cabo Verde o Liechtenstein.

El ataque a la emisora ejemplariza las agresiones que han recibido a los periodistas, tanto de los medios de comunicación catalanes como de los españoles. El informe explica que el acoso a los reporteros de cadenas más constitucionalistas pasa para regañarles «prensa española, manipuladora», mientras que las amenazas a los profesionales catalanes llegan hasta el punto de causar «graves desperfectos» a las instalaciones de Catalunya Radio.

65077