Treinta velas para la tarta de Onda Regional de Murcia



Isabel González

Pepa Agüera escribe en La Verdad: Aniversario de la radio pública. Isabel González Maciá, jefa de informativos en ORM, recuerda cómo fueron los comienzos de la emisora, que este domingo celebra su trigésimo cumpleaños.

Un día como hoy, pero de hace tres décadas, la voz de la Región de Murcia rompió el silencio. En aquel 6 de diciembre de 1990, Onda Regional sonó a través de Enrique Ferrer, el por entonces jefe de programas y sonidos. A él se unieron otros mensajeros de la actualidad murciana, diversas voces que no han dejado de multiplicarse desde hace treinta años. La de Isabel González Maciá -actual jefa de informativos de ORM- fue una de las primeras. Tenía 26 años, ambición de sobra y muchas ganas de contar. El inicio de la radio de todos los murcianos lo vivió como «un salto al vacío».

  • ¿Cómo fueron sus comienzos en Onda Regional?
  • Es probablemente el proyecto más emocionante en el que he tenido la suerte de participar. Nadie había intentado hasta ese momento poner en marcha una radio 24 horas desde una autonomía pequeña como la nuestra. De hecho, alguna autonomía de mayor tamaño que ya tenía sus propios medios se sorprendía de nuestra apuesta inicial. El proyecto fue muy complicado, pero muy emocionante. Se pudo poner en marcha, primero, porque hubo una apuesta institucional para ello y, segundo, porque los profesionales que se ocuparon del diseño eran de una categoría espectacular.
  • En 1990, ¿cuál era la forma de hacer radio?
  • La radio era completamente analógica. Necesitaba de mucho cable, de mucha antena y de mucho ingenio. Por ejemplo, para las coberturas exteriores, cuando no se disponía de unidad móvil, lo que se hacía era usar la cabina. Cuando los corresponsales mandaban las crónicas por teléfono, se oía el pitido de la línea. Se trabajaba de una manera distinta, pero igual de intensa, en eso no ha habido mucho cambio.
  • ¿Qué noticia recuerda especialmente de estos treinta años de emisión de ORM?
  • Son muchas, pero me acuerdo del incendio de Moratalla en el año 94, que se convirtió en uno de los más devastadores del país y fue, desde luego, el más devastador en la Región. Empezó un 4 de julio y tardó una semana en extinguirse. Yo recuerdo aquellos días durísimos, contrastando cada hora la información que se daba y recibiendo datos de los alcaldes y de los compañeros, alguno fuera de horario, cosa que tampoco es muy extraña. Luego hay otros que escapan de lo que es el territorio de la Región. Nunca se renunció en Onda Regional a la cobertura de los hechos que pasaban fuera de aquí. Recuerdo la guerra de Yugoslavia, la llegada de los refugiados al puerto de Cartagena y cómo se contó aquello. Cómo se usaban los intérpretes para poder conocer la historia y la mochila que traían encima, que era durísima.
  • Lo que no ha cambiado con el tiempo es la función de servicio público que desempeña la radio, ¿cuál es la importancia del periodismo local en la actualidad?
  • Es probablemente lo más importante, por lo menos para nosotros. Ha habido muchos acontecimientos locales, gozosos y dramáticos. Desde el premio gordo de la lotería hasta la última DANA y, en todos, los protagonistas son los ciudadanos de la Región. Poder contar lo que les pasa a ellos, para bien y para mal, es lo más importante. En medio de una pandemia mundial, para nosotros es muy crucial saber qué pasa en cada hospital de la Región, en las residencias de mayores, en los centros de atención a la discapacidad, cómo están nuestros médicos, qué hacen nuestros políticos, cómo discuten en el parlamento… Creo que la información regional, la de cercanía, es vital.

61999

loading…