Toni Garrido: «El futuro del pódcast pasa por lo cinematográfico; nuestros documentales podrían estar en HBO»

Toni Gaarrido

Elconfidencial.com le ha entrevistado: Durante años fue una de las figuras más conocidas delante de los micrófonos y ahora lo es detrás. En su trayectoria radiofónica, Toni Garrido pasó en su momento por Asuntos Propios (RNE) u Hoy por Hoy (Cadena SER).
En paralelo, fueron llegando Animal Maker y The Story Lab, las productoras con la que creó Yu no te pierdas nada, que estuvo 10 años en antena; Gen Playz, uno de los mayores éxitos actuales de RTVE dirigido al público joven, o Cuerpos especiales, el morning show de Europa FM.
Actualmente, su mayor carta de presentación es Sonora, una plataforma que produce y acoge contenido de entretenimiento en audio. Ya han estrenado documentales, programas y ficciones como F**ck Pérez, El constructor, Western, Lo que el fútbol me enseñó, Empastillados, Operación Moon, Retornados o Satisfacción máxima.
Hemos charlado con él para repasar su trayectoria y debatir sobre el presente y futuro del pódcast en España y el resto del mundo.

  • La primera pregunta es obligada: ¿echas de menos presentar un programa y, sobre todo, estar pegado a la actualidad?
  • Te soy sincero: en absoluto [ríe]. Trabajar en un programa de radio es totalmente inmersivo: tu vida gira en torno a la radio, lees libros pensando en llevar al autor a la radio, vas a conciertos pensando en hablar de ellos en la radio… Acaba siendo muy poco productivo, porque la vida va por otro lado, y yo no tengo la capacidad que tienen otros compañeros.
    No puedo estar más agradecido a la gente y a lo que construimos en RNE y en la SER, me llevo mucho de todo esto, pero no lo echo de menos.
  • Sin salir del contenido en audio, últimamente has tenido mucho éxito produciendo pódcast: antes con V, las cloacas del estado y XRey y ahora con Sonora. ¿Qué les pasa a los pódcast, que ahora a todo el mundo les encanta escucharlos?
  • En los últimos años, habíamos pasado de una radio informativa a una radio opinativa; y esto es volver al pasado, a la información. No estamos reinventando nada, sino recuperando un paso que se perdió.
    Y el boom es maravilloso, porque el sonido es infinitamente más evocador que la imagen. Por eso, en Sonora queremos ir más allá de la idea tradicional de pódcast; nosotros hablamos de series, películas y documentales Sonora, porque el futuro del pódcast pasa por el audiovisual, por un tratamiento cinematográfico del sonido.
    La clave está en que ponemos un audio tan rico y complejo, que el oyente aporta lo visual con su cabeza.
  • Hay una frase que mucha gente dice de broma: pronto habrá más pódcast que personas en el mundo. ¿Corremos el riesgo de que haya una burbuja y acabe explotando?
  • En absoluto. La cosa se irá asentando, cada gente irá escogiendo los que quiere, etc. Pero lo que vemos es la punta del iceberg de algo que irá creciendo, profesionalizándose, creando empleo y mejorando. En nuestro caso, es como volver a la radio de siempre, al origen, pero aplicándole los últimos avances técnicos, un amor absoluto por las historias y el tiempo y los recursos para hacer el mejor contenido posible.
    Creemos que si lo hacemos así, no será una burbuja. Esto no va a parar de crecer.
  • ¿Qué objetivos tenéis con Sonora?
  • Salimos hace cuatro meses y no para de crecer. Queremos asentarnos, porque mucha gente aún no nos conoce, y afianzar esta apuesta sacando cada semana un nuevo título al catálogo.
    El gran objetivo es ser la casa del talento, que todo aquel con una buena idea quiera contarla con nosotros. Estamos basados en el español, pero no en España.
    En el mundo hay 500 millones de personas de habla hispana y nos dirigimos hacia un entretenimiento sin pantallas, así que ahora mismo no hay techo.
  • ¿Va a ser fácil conseguir esos objetivos? Hay muchísima competencia y muy fuerte, desde Podium hasta Spotify, pasando por Podimo, por citar algunos ejemplos.
  • Esto te lo digo con el más absoluto de los respetos: creo que no tenemos competencia. En lo que nosotros hacemos, no. El contenido de otras plataformas es muy bueno, pero a nosotros nos diferencia nuestra obsesión por los valores que te comentaba de excelencia técnica y ambición narrativa; creamos contenido de audio con un tratamiento cinematográfico que, de llevar imágenes, podría estar perfectamente en plataformas como HBO o Filmin.
    Somos audio, pero pensamos como audiovisual. Para entender de lo que hablo solo hay que escuchar documentales sonoros como Velero o El ingeniero, o ficciones sonoras como Margarita en la luna, de Julio Medem, o Malas decisiones.
  • Si solo pudieras quedarte con un título de Sonora, ¿cuál sería?
  • En programas, me quedo con el de Kiko Veneno o con Lo que el fútbol me enseñó. En documental, El constructor, por lo que supone hacer un pódcast sin narrador, solo con el hilo de llamadas telefónicas. Y en ficción, Nosotros 2036, de Daniel Sánchez Arévalo.
  • ¿Nos puedes adelantar algún próximo estreno?
  • A finales de este mes publicamos algo maravilloso, la historia de Juanito Valderrama contada por su hijo. También sacaremos un documental sobre la historia de Podemos, otro sobre la historia reciente del Barça, una colección de cuentos de Pablo Carbonell, una historia de Cruz Morcillo o una película sonora escrita y dirigida por Pilar Palomero, que suena muy fuerte en los Goya de nuevo este año. Se vienen muchas cosas.
  • Una de las cosas que siempre habéis conseguido desde tus producciones es llegar al público joven. De hecho, Yu no te pierdas nada es uno de los los mejores ejemplos. Pasaron por allí Dani Mateo, David Broncano, Jorge Ponce, Ana Morgade, Valeria Ros… ¿Cuál es el mayor legado que deja? Descubrió cantera radiofónica, hizo contenido interesante para una marca, llegó a una generación a la que la radio no estaba llegando…
  • Me quedo con todo lo que has dicho. Es seguramente el proyecto más grande e importante en el que he participado. ¡Cuando empezamos ni siquiera había Instagram! Y la gente joven no escuchaba la radio, ni la radio estaba en YouTube. El programa empezó emitiéndose por la noche, pero fue un éxito: cuando vimos los datos de audiencia, se pasó a mediodía. Fue una máquina de aprendizaje y 10 años maravillosos. De todos los proyectos que hemos acabado, Yu fue al que más costó decirle adiós.
  • Esa forma de llegar al público más joven se ha repetido con Gen Playz. ¿Cómo se consigue llegar a unas audiencias tan complicadas?
  • Poner a gente lista a hablar en la tele parece muy transgresor, pero debería ser lo habitual. Es un formato que me gusta mucho y aprendo mucho de la gente. Y a veces tengo la necesidad de no estar de acuerdo con todo lo que sale, pero ese es también el papel de un medio público: descubrir debates nuevos, pero muy argumentados. Y encima es que en la tele tradicional no sale gente joven, y eso es un problema.
    Tenemos que hacer que todo el mundo, todas las edades y todas las clases sociales estén en la tele. «Poner a gente lista a hablar en la tele parece muy transgresor, pero debería ser lo habitual. Es un problema que no haya más gente joven»
  • En estos años has hecho muchos proyectos de branded content. ¿Cómo se convence a una marca de que el contenido, antes que corporativo, tiene que ser interesante?
  • Te soy sincero: no sé cómo se hace, pero sí cómo no se hace. Si no hay una buena historia, el contenido no lo va a ver nadie y no va a valer de nada. Las marcas han entendido que los contenidos que hacen los tiene que ver la gente. Eso, por suerte, está cambiando mucho.
  • Has hecho radio convencional, branded content, tele, pódcast… ¿Qué te ves haciendo dentro de 10 años?
  • Me gustaría estar en la playa tumbado [ríe]. En la inquietud es donde mejor estoy. No lo sé, no sabría decirte. Quizá me habré retirado, porque también hay que dejar hueco. Pero no lo sé.



72947

Sé el primero en comentar este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*