Televisiones y radios destierran la publicidad del juego a las madrugadas



Alfonso Torices escribe en Las Provincias que desde el lunes queda vetada en ‘prime time’ y se prohíbe la propaganda de apuestas y casinos en retransmisiones, camisetas y estadios.

Se acabó la publicidad del juego en horarios o soportes que puedan llegar con facilidad a los adolescentes españoles. El lunes entra en vigor el núcleo del real decreto (aprobado en noviembre) que busca poner coto a la promoción de los casinos y apuestas ‘online’ y de los juegos de azar. Acaba con la ausencia de regulación de una propaganda agresiva que el ministro de Consumo, Alberto Garzón, describió como «la ley de la selva». Busca proteger a los usuarios de riesgo y sobre todo frenar la influencia sobre los jóvenes, entre los que cada vez hay más enganchados al juego, sobre todo en sus modalidades en red.

Desde el 30 de agosto no habrá un solo anuncio en radio o televisión sobre apuestas o ruletas en horario infantil o de máxima audiencia. La ley destierra esta publicidad del ‘prime time’ y solo la tolerará en la franja de madrugada, de una a cinco de la mañana. Pero la medida no solo afectará a los ‘spot’ sino también a cualquier otra fórmula de publicidad o promoción. A la estática de carteles en estadios o circuitos y a la visual o de viva voz de las retransmisiones en directo o de los carruseles deportivos. También desaparecerá esta propaganda de la publicidad exterior.

En idéntica fecha quedarán prohibidos los patrocinios deportivos de las casas de juego. Ya no habrá más empresas de apuestas o de casinos ni en los nombres de clubes, estadios o competiciones, ni en sus camisetas.

La carencia de hasta diez meses en la entrada en vigor completa del real decreto se acordó para que las compañías, medios de comunicación y operadores de internet pudiesen realizar las adaptaciones técnicas, contractuales y económicas precisas. Desde el 4 de noviembre, fecha de vigencia de la norma, ningún nuevo contrato podía violar las disposiciones del decreto, pero se establecía el período transitorio para la rescisión o no renovación de los que estaban en vigor.

Es una medida lógica en un mercado complejo que suma 300 millones anuales en publicidad y casi otros 100 en patrocinios, fundamentalmente futbolísticos, por lo que la fecha tope coincidió con el comienzo de la nueva temporada balompédica. El departamento que dirige Garzón pronostica que el destierro a la madrugada puede liquidar prácticamente la publicidad del juego en España. Pero lo que ya está claro es el impacto de la reforma en los patrocinios. En los dos primeros partidos de Liga han desaparecido los nombres de casas de apuestas de todas las camisetas –era la publicidad principal de más de la mitad de los clubes de Primera y Segunda–, hasta el punto que al menos cuatro equipos llevan el pecho en blanco. El hueco dejado por los operadores del juego lo han cubierto en varias escuadras firmas de criptomonedas y de economía digital.

Consumo aceleró la reforma tras escuchar las voces de alerta de las ONG especializadas en tratamiento de adicciones y ayuda a la juventud sobre el aumento de la ludopatía. En España hay registrados unos 80.000 ludópatas y otros 120.000 jugadores con hábitos de riesgo, los llamados problemáticos. Pero lo más alarmante es que el 40% de los nuevos jugadores tienen entre 18 y 25 años y que la mitad de los apostadores ‘online’ son también jóvenes. De hecho, el 44% de los chicos y el 29% de las chicas de 15 a 19 años confiesan apostar con frecuencia y la edad de inicio de este hábito son los 14,7 años, según la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD).

Ni famosos ni regalos
Las restricciones del decreto de publicidad del juego se empezaron a aplicar en abril, cuando quedó prohibido que cualquier famoso o ‘influencer’, como fueron los casos de Cristiano, Neymar, Sobera, Nadal y otros muchos, promocionasen partidas de póker, casinos o apuestas. Y siguieron en mayo, cuando se proscribió la publicidad ‘online’ de este tipo de empresas y cuando también se prohibió la inclusión en los anuncios, o en cualquier otro instrumento de captación de jugadores, de bonos promocionales. Ambas acciones quedaron relegadas a sus propias webs y a los clientes ya registrados.

El período transitorio para la aplicación de la reforma tenía también una motivación jurídica. Perseguía dar tiempo suficiente a las empresas para transformar de manera ordenada el mercado y evitar así los recursos por indefensión contra el duro capítulo sancionador que incorpora. Los incumplimientos del decreto se consideran infracciones graves y los responsables puedan ser castigados con multas de 100.000 a un millón de euros y con la suspensión de actividades por hasta seis meses.

65489