Salvador Illa (PSC) cree que TV3 y Catalunya Ràdio: “A veces parecen agitadores de una causa”



Catalunya Ràdio

Luis B. García escribe en La Vanguardia que el candidato del PSC a las elecciones catalanas, Salvador Illa, no tiene entre sus prioridades acometer las demandas del independentismo para solventar el llamado conflicto catalán, ni siquiera una nueva reforma del Estatut de Catalunya. Su objetivo es “vencer al virus”, resolver lo que inmediatamente preocupa a los catalanes, pero no por ello su programa no acomete el conflicto. La receta sigue siendo el federalismo y la cogobernanza, pero también se propone combatir algunos de los efectos de 10 años de ‘procés’, como su repercusión en los medios públicos catalanes, de los que hoy ha dicho que “a veces parecen agitadores de una causa”, la independentista.

En declaraciones a Onda Cero, el exministro ha sido muy claro a la hora de hablar de TV3 y Catalunya Ràdio. Illa ha sido preguntado precisamente por lo que incluye el programa electoral del PSC al respecto, puesto que señala la necesidad de que cumplan con principios como la “imparcialidad, objetividad, pluralidad y neutralidad política”, y el candidato ha asegurado que a veces no cumplen con esos principios.

“Muchas veces no cumplen su propio libro de estilo y parecen más agitadores de una causa que medios plurales”, de manera que «es necesario un cambio de rumbo», ha señalado. Aunque la referencia ha sido sucinta y no ha dado más de sí, ha servido para introducir en campaña un elemento de crítica los medios públicos catalanes, algo que siempre genera controversia entre los partidos independentistas y el resto de formaciones contrarios a este movimiento.

El comentario de Illa respondía a la propuesta del PSC al respecto, situado en el apartado referido a la lengua del programa electoral. En él se señala precisamente que “el consenso alcanzado en el momento de la creación y configuración de los medios públicos de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA) se ha roto”, de manera que “con la polarización política, el concepto de cohesión social y de promoción y difusión de la lengua se ha pervertido en la defensa de una determinada opción política”. De esta forma, TV3 y Catalunya Ràdio han convertido, en una parte de la su programación, “en instrumentos de agitación y propaganda al servicio de una determinada idea política de Catalunya”.

Ante esta deriva corroborada por Illa, los socialistas ven necesario que la CCMA y el Consell Audiovisual de Catalunya “cumplan y velen, respectivamente, por el derecho a la información veraz, los principios de imparcialidad, objetividad, pluralidad y neutralidad política inherentes a los medios de comunicación público”. En este sentido, el programa propone “revisar y hacer cumplir el libro de estilo, a fin de recuperar y garantizar la credibilidad de sus profesionales y colaboradores que son la imagen pública del medio”.

Pero Illa también ha tratado otros asuntos en su entrevista, en la que ha dejado claro que el conflicto catalán ha quedado superado por la pandemia y que ya no forma parte de sus tres prioridades: vencer al virus y asegurar el reforzamiento de la sanidad; reactivar la economía catalana y estar muy atentos a los fondos europeos, y garantizar que nadie quede atrás.

En esta hoja de ruta no hay cabida para las demandas de los partidos independentistas a pesar de que ha dicho que va a dialogar “dentro de la ley para fomentar el reencuentro de catalanes consigo mismos”. Aunque ha prometido “respetar a quienes defiendan la independencia”, ha pedido el mismo respeto para “la mayoría que sigue pensando que lo mejor es seguir formando parte de España y Europa”.

Ni siquiera la reforma del Estatut figura en sus planes: “De momento no. De momento, las tres prioridades que he comentado”, ha zanjado. Y el motivo es que “llegó la pandemia”, de manera que “las tres prioridades a mi juicio son estas”. Aunque Illa ha asegurado que no niega que exista un “problema importante en Catalunya”, lo que hay que hacer es “reencontrarse”, y la mejor forma es hacerlo es atendiendo a “las cosas concretas que preocupan a los catalanes”.

Incluso respecto a la situación de los presos independentistas, el tercer grado y los indultos, el candidato evita mojarse y se limita a indicar que la cuestión todavía está pendiente de algunos pronunciamientos y que, aunque tiene su propia opinión, se la reserva hasta que estos pronunciamientos se produzcan. Eso sí, la amnistía no cabe en la Constitución, ha remarcado.

62704