Paco González (COPE): «El oyente necesita una sonrisa, un tiempo de distracción»



Trece

Informar, entrenetener y sobre todo acompañar. Cuatro grandes comunicadores cuentan en ‘TRECE te acompaña’ cómo se han sentido estos días deltrás del micrófono.
Este martes, la radio es protagonista en «TRECE te acompaña». Durante estos días en que nos hallamos inmersos, este medio de comunicación se ha convertido en una gran compañía, además de ser fuente de entretenimiento y formación. Por eso, en TRECE queremos saber cómo han vivido la situación aquellos que se encontraban detrás del micrófono. Pedro del Castillo conversa con Paco González, Manolo Lama, Javi Nieves y Mar Amate.

Paco González explica que a partir de ahora nos tenemos que adaptar a una nueva realidad. «El virus está ahí y tenemos que aprender a vivir con él». Un vius que irrumpió y cambió «Tiempo de Juego», el programa se adaptó a las nuevas circunstancias porque era necesario estar al otro lado «acompañar al oyente y regalarle media hora de distracción, una sonrisa, porque también lo necesita». Paco González tiene claro que el lado bueno de esta situación ha sido mostrar «que hay una corriente de gente buena en todo el país». Su día más duro en el micrófono fue sin duda cuando murió Lorenzo Sanz, el ex presidente del Real Madrid. «Con lo familiar que era, me lo imaginaba solo, sin poder haber estado con sus hijos, subí música y me fui del estudio sin terminar».

Manolo Lama ha vivido en persona la enfermedad y durante 50 días permaneció aislado en su domicilio. Reconoce que en este tiempo lo que más ha echado de menos es el ambiente de trabajo y que ha llevado el confinamiento viendo «todas las películas del Oeste de TRECE». Para el periodista, lo más positivo de esta situación es «sentarnos todos juntos a la mesa, sin prisas, sin teléfono», y añade que se ha visto la enorme generosidad de los españoles. «Un día en el programa entró una familia que estaba viviendo en el coche porque habían perdido el trabajo. Un oyente llamó les ofreció una casa y ha contratado a la mujer y a uno de los hijos».

De corrientes positivas, saben también mucho Javi Nieves y Mar Amate. «Al principio, tuve una crisis, no encontraba sentido a seguir haciendo entretenimiento con lo que estaba pasando, pero según fueron pasando los días, entendí que todos necesitamo en nuestra vida cierta normalidad». Una idea en la que coincide Mar Amate que apunta que con el pasar de los días se fueron convenciendo de que «estaban acompañando y haciendo que la gente se sintiera un poco mejor».

Especialmente emotivo para ambos fue el día en que una médico les llamó tras salir de una guardia y les dijo «salía llorando por todo lo vivido y he puesto la radio, y estaba Jimeno con los niños y me he empezado a reír. Miles de gracias». Las palabras de esa sanitaria les hicieron ver que merecía la pena su trabajo «por todos los que se sentían acompañados».

Mar recuerda el momento en el que una enfermera les llamó para pedirles si podían ayudar a que les mandaran radios y desde entonces «Buenos días Javi y Mar» se convirtió en centro neurálgico del envío de radios a hospitales, residencias. «Algo tan sencillo como una radio generó tanto bienestar que te hace sentir muy bien».

59892