Núria Casas (ex RAC 105) denuncia que fue acosada por Eduard Pujol



Núria Casas

En El Periodico leemos que la periodista Núria Casas ha denunciado que hace más de ocho años fue acosada sexualmente hasta en una decena de ocasiones por el ya exportavoz de JxCat Eduard Pujol, quien ha sido suspendido de militancia y forzado a renunciar a su escaño tras recibir denuncias que apuntan a un presunto caso de acoso sexual.

Pujol, periodista de profesión, fue uno de los fichajes que el expresident Carles Puigdemont incorporó como independiente a su candidatura para las elecciones catalanas del 21 de diciembre de 2017 tras haber sido director de RAC 1 entre el 2012 y aquel año.

En una carta publicada en el digital Elnacional.cat bajo el título ‘Carta a un acosador’, Casas denuncia que fue acosada sexualmente por «dos hombres, en momentos diferentes, en una radio privada y una televisión pública», situaciones que entonces puso en conocimiento de las direcciones y los comités profesionales.

«En su día yo no me callé»
De hecho, tras trascender el reciente caso de Pujol -ajeno al que ella sufrió en su momento-, Casas publicó un tuit en el que afirmó que «los acosadores no tienen cabida en ningún sitio. Por eso, en su día yo no me callé. Celebro la decisión de Junts», aunque sin apuntar directamente al dirigente, cosa que sí ha hecho hoy en una entrevista en la cadena SER, tras publicar su carta.

Se puede escuchar en https://play.cadenaser.com/audio/1603882100270/

En dicha entrevista ha explicado que, como el caso de Pujol «ya ha salido a la luz pública y la pena del telediario ya la había pagado», ha considerado importante explicar lo que a ella le ocurrió y, de hecho, a raíz de su denuncia ha recibido «mensajes de otras compañeras que también lo han pasado mal con esta persona».

Lo contó y se relativizó
Según Casas, el acoso sexual que sufrió por parte de Pujol fue hace «más de ocho años» y, en aquel momento, recurrió a la dirección y al comité profesional de la emisora de radio en la que ambos trabajaban.

«Estos podrían haber hecho mucho más», ha asegurado, explicando que al denunciar internamente estas situaciones se topó con respuestas que «relativizaban» lo ocurrido o «incluso como si este hombre fuera un travieso», con «ese punto de gracia o sonrisa cuando lo denunciaba» en su propio entorno.

En su carta, Casas añade que intentó resolver su caso de la mejor manera que pudo entonces: «¿Cómo se puede demostrar cuando te han intentado tocar un pecho en medio de una redacción completamente a solas? ¿O te esperan agachados en la entrada y te dicen que es para mirarte las bragas que llevas? ¿O te coaccionan dentro de su despacho bajo la excusa previa de que quieren hablar contigo? Lo más triste de toda esta historia: cuando una se enfrenta, todavía les gusta más».

La periodista apunta en su artículo que no pretende «ser la protagonista de unos acosos que han tenido lugar dentro de una formación política —en este caso Junts—», de quienes celebra que «hayan actuado de forma meridiana, sin entrar en auditorías internas que pueden manipular los hechos, y hayan derivado el caso a la justicia».

61437

loading…