Muere Martí Galindo, fue «Paulinet» en los 50’s en Radio España de Barcelona



Borja Terán lo ha contado en lainformacion.com, aunque ha incidido más en su trayectoria en TV.
Galindo ha muerto a los 81 años. En 1997, Javier Sardá instaló su late night en Marte para mirar a nuestro país con la lejanía que merecía el teledelirio nacional. Para lograrlo, supo rodearse de un equipo de personajes tan diversos como inteligentes. Martí Galindo i Girol no podía faltar en ese casting marciano.

La vida de Sardá estuvo siempre pegada a Galindo, desde niño tuvo cerca a este actor de larga trayectoria teatral y televisiva, en programas como ‘Planeta Imaginario’ o ‘Ahí te quiero ver’ en los ochenta, en los que acostumbraba a interpretar a niños por su pequeña estatura.
Pero fue en el fervor de las poderosas ‘Crónicas Marcianas’ cuando Galindo se ganó a pulso la popularidad. No tanto por su humor, por los sketches que le tocaba dar vida (esa familia de luto con el gafe perpetuo como hijo de Paz Padilla y Mariano Mariano) o por su papel de versión televisiva del Señor Casamajor, sobre todo porque cuando aparecía en el programa con su ingeniosa socarronería aportaba el contrapunto de honestidad que necesitaba el show.

Al grito de ‘tetas, tetas’, como crítica a esa técnica fácil para subir el share, la aguda mirada de Galindo relajó un programa que era una fiesta de ingenio y transgresión. Tanto que, en una ocasión, incluso Sardá decidió crear una trama en la que entraba en el plató por sorpresa el recién nacido nieto de Galindo. Era todo ficción. Pero la audiencia se lo creyó y hasta las revistas del corazón dedicaron páginas a la emoción del encuentro del abuelo feliz con su nieto en el estudio.
Galindo era buen actor, así que todos nos creímos esta travesura de Sardá en una televisión que no temía al creativo giro de guion y que sabía de la importancia de crecer apoyándose en los grandes secundarios que se salen del renglón de la convencional. Así Galindo se convirtió en el compañero perfecto de Sardá porque transmitía esa entrañable honorabilidad de la honestidad. Descanse en Paz.

54992