María José Martínez (Radio Córdoba): “El periodismo se ha centrado en ser ese servicio público esencial”



Maria José Martínez

María José Martínez es jefa de contenidos en Radio Córdoba y forma parte de ese batallón de periodistas que durante el confinamiento trabajan para informar y acompañar a la ciudadanía. Nos la presenta Carmen Reina desde cordopolis.es:
Hace unos días, a las 7:15 de la mañana, el teléfono de Radio Córdoba sonaba. Llamó un oyente, un vecino de la ciudad, para agradecer el trabajo de información y acompañamiento que los periodistas de esta emisora de la Cadena SER realizan en estos días de confinamiento y preocupación por la pandemia del coronavirus. “Me emocionó”, cuenta la jefa de contenidos de este medio de comunicación, la periodista María José Martínez.

Porque en este periodo inédito que vivimos, el periodismo, la información, es uno de los servicios esenciales que sostiene el día a día de todos los ciudadanos. “El ejercicio del periodismo se ha centrado en ser ese servicio público esencial” en estos días, explica. “De pronto, ante un aluvión de información brutal, estamos trabajando al 300% para contrastar, para verificar, con toda la responsabilidad que la situación merece”.

María José pone el foco en “todos esos filtros” que deben acompañar siempre al periodismo para difundir “información veraz”, lejos de los bulos y las fake news y que, ahora en esta situación de excepcionalidad por el coronavirus, se consolida. “Todos los periodistas lo hemos notado, que la gente se vuelca en consumir información periodística” para saber, para conocer, con certidumbre, la realidad de la situación que vivimos.

Estudio de radio en casa
Esta periodista recuerda también cómo, de repente, el coronavirus impactó en la redacción de todos los periodistas de la ciudad. No solo informativamente, sino en el desarrollo de la tarea día a día. De un lado, las medidas de distanciamiento e higiénicas para prevenir la propagación hicieron que el trabajo de la emisora se dividiera: parte del equipo trabaja desde casa, donde han montado sus miniestudios con micrófono y grabadora, para enviar crónicas, para hacer programas y piezas informativas. La otra parte del equipo -“no todo se puede hacer en remoto”, cuenta-, acude a la redacción y al estudio, donde el gel hidroalcóholico y las esponjillas de los micros personales abanderan la prevención.

Unos y otros, desde casa y en el estudio, se han debido de adaptar a una rutina excepcional en este estado de alarma. Desde quien sobre las 6:00 de la mañana abre la radio para los boletines informativos matutinos, a la reunión por videoconferencia que realizan todos a las 9:00 para planificar el día, o a la labor que ahora también desde casa desarrolla el equipo administrativo y el comercial.

“Llama muchísimo la atención que un medio tradicional, convencional, como es la radio, podría parecer que se quedara atrás ante las nuevas tecnologías, las redes sociales y esta situación excepcional. Pero la radio es un medio muy directo, que acompaña a las personas en su confinamiento y está siendo esencial”, reflexiona María José.

Contar lo que pasa y escuchar a la gente
Un aumento de la fidelidad de la audiencia en tiempos difíciles que, como regla general en todos los medios, también se ha debido enfrentar al descalabro inicial de la publicidad y los ingresos que supone: los anunciantes se retiraron “por miedo” en un primer momento, aunque en un segundo momento “la responsabilidad corporativa” ha hecho que algunos de ellos y las instituciones vuelvan a apostar por la publicidad en los medios de comunicación para enviar nuevos mensajes, adaptados a las excepcionales circunstancias y viendo que, precisamente ahora, la audiencia es fiel.

Entre tanto, el día a día sigue para esta periodista al otro lado del micrófono, del teléfono y la pantalla, en una tarea adaptada a trabajar “sin agenda, sin convocatorias” de ruedas de prensa ni actividad marcada, donde los periodistas “estamos contando lo que pasa, buscando temas, escuchando a la gente”. Escuchando, en su caso, a los oyentes que envían un valioso “feed-back en redes sociales, que cuentan sus experiencias en el confinamiento, que mandan un audio para los informativos…”.

A ese otro lado, con los oídos y los ojos más abiertos que nunca, un batallón de periodistas en la ciudad “tenemos un sentimiento de comunidad, de cercanía especial con todos los compañeros en estos días”, en la cobertura informativa más especial a la que hasta ahora nunca se habían tenido que enfrentar.

59328