Mara Torres (Cadena SER): «Cuesta encontrar la luz en la información porque la niebla es demasiado espesa»



Mara Torres

El Norte de Castilla le ha entrevistado:
Ilumina la madrugada con su voz desde ‘El Faro’ de la SER, la cadena donde hace dos décadas condujo el espacio de entrevistas ‘A contraluz’ y el recordado ‘Hablar por hablar’. Regresó a la radio en 2018 después de una larga incursión en la televisión en ‘La 2 Noticias’ de TVE, entre otros programas, y el 7 y 8 de octubre estará como presentadora en el I Congreso Internacional de Periodismo Miguel Delibes, de quien se confiesa «gran admiradora». La periodista y escritora Mara Torres (Madrid, 1974) responde a través del correo electrónico para sortear las dificultades de sus horarios de noctámbula.

– Impone entrevistar a una experta en entrevistar. ¿Cuál es su secreto para hacerlo bien?
– Lo primero, un equipo que gestiona a los invitados y que elabora una documentación exhaustiva. Después, estudio durante una hora y media aproximadamente a cada invitado y diseño mentalmente la entrevista. Por último, me ‘olvido’ de lo leído y me dispongo solo a escuchar.

– ¿Qué tiene la noche que le gusta tanto?
– Tiene calma en un mundo rápido y vertiginoso y ofrece la posibilidad de experimentar y de probar cosas nuevas. La noche es especial por muchas cosas, pero me gusta el perfil del oyente: inquieto, curioso, con muchas ganas de aprender y de apuntarse a cosas nuevas, divertido, activo, que no se deja convencer fácilmente y dispuesto a compartir.

– Ha vuelto a la madrugada porque no le interesa hablar de otra cosa que no sea la vida, según ha explicado. ¿La actualidad, la política, no son parte de ella?
– Son parte de ella absolutamente: la política, la economía, la cultura… Absolutamente. Pero no quería que la agenda política marcara la agenda del programa, ya marca bastante todo lo demás. Queríamos hacer un programa sin ataduras, en el que nos apeteciera sumergirnos cada día con muchas ganas. Por eso inventamos ‘El Faro’ con una temática nueva cada día para construir entre el equipo, los invitados y los oyentes. Y cada tema está elegido de modo que cualquiera puede encontrar un vínculo con la actualidad porque eso es también la vida.

– ¿Por eso dejó de presentar ‘La 2 Noticias’, el informativo más premiado de la televisión?
– No, no dejé de presentar ‘La 2 Noticias’ porque me hubiera cansado de la actualidad, sino porque después de doce años muy intensos, sentía que ya no tenía demasiado que aportar.

– ¿Cómo es eso de que tienen lista de espera de potenciales entrevistados en ‘El Faro’?
– Tenemos cerradas entrevistas con casi un mes de antelación, la gestión es complicada, las agendas de los invitados que queremos convertir en ‘gatopardos’ son potentes y tenemos que ajustar bien los calendarios.

Un equipo formado por siete mujeres
– El suyo es un programa hecho por mujeres. ¿Es casualidad?
– No, no es casualidad, pero tampoco es premeditado. Estoy en un equipo formado por las mejores profesionales para ‘El Faro’ y se da la circunstancia de que todas somos mujeres, somos siete. Y con el técnico, Borja, ocho.

– Se licenció en Periodismo pero además es doctora en Literatura Comparada y ha publicado cuatro libros. Es evidente la conexión con Miguel Delibes, a quien ha confesado que relee…
– Miguel Delibes me parece el mejor novelista de la segunda mitad del siglo XX. El mejor narrador y el más comprometido con el tiempo que le tocó vivir. Soy gran admiradora de su obra y de su discurso.

– En el congreso se van a analizar las luces y sombras de la profesión. ¿Cuál es su diagnóstico de cómo estamos?
– En este momento, veo más sombras que luces. Siguiendo con la metáfora, cuesta encontrar la luz en la información porque la niebla es demasiado espesa.

Exceso de «ruido»
– Fue una pionera en el uso de la tecnología para dar participación a los oyentes en ‘Hablar por hablar’, y ha seguido en la misma línea durante su trayectoria. ¿Comparte la visión tan negativa de las redes sociales de algunos compañeros de profesión?
– No tengo una visión negativa de las redes, sino del uso que les damos. Se premia el discurso sensacionalista y extremo. Las redes son una oportunidad para establecer nexos, pero llevan años convertidas en un lugar con demasiado ruido.

– ¿Sigue escuchando a María Callas en los atascos?
– ¡Hace mucho que no la escucho! Este fin de semana me pongo a Callas para conducir. Gracias por recordármelo.

65971