Malena González se prejubila en RNE Ourense



Malena González

Cándida Andaluz escribe en La voz de Galicia que después de 40 años dando voz a la actualidad ourensana informando, formando y entreteniendo a través de la radio a miles de ourensanos, Malena González deja los micrófonos de RNE. Lo hace convencida de que durante estas décadas ha hecho lo mejor posible un trabajo que le obligó a vivir en primera persona historias buenas y menos buenas que han hecho sociedad. Malena González nació en el barrio de O Polvorín en 1958. Entre su casa y el colegio de la Josefinas, donde estudió, pasó una infancia y adolescencia muy feliz. Cono huérfana de militar, y por deseo propio, estudió COU en Guadalajara, aunque asegura que su primera opción era Sevilla. Ahí encontró su vocación. Malena quería ser guía turística y en Madrid cursó los estudios. De vuelta a Ourense, y esperando una oportunidad laboral, se cruzó en su camino la radio. Tenía 23 años y en Radio Cadena Española buscaban una voz femenina para grabar anuncios, ya que Adela García Bouzas, entonces directora de la emisora, dejaba la ciudad. Y probó. Eran los primeros años de los años ochenta en una España que brotaba información por todos los lados. La cadena decidió que tenía que estar presente y contar lo que pasaba a nivel local. Así, ya sola en la emisora, se embarcó en una aventura que acaba en este 2021. «No tenía nociones de periodismo, ni fuentes de información… pero tuve muy buenos maestros. No sentí ni pánico ni miedo escénico. Creía que era capaz. Mi guía espiritual en esto fue Antón Luaces que era responsable de informativos en Galicia. Además, tuve los mejores maestros, mis compañeros, los pilares de La Voz en aquel momento: Alfredo Vara, Xosé Aurelio Carracedo, Pepe Platero y José Manuel Rubín», recuerda. «Además, a mediados de los años ochenta, Ourense era una explosión», dice, para que se entienda que aprendió a marchas forzadas haciendo mucha calle, yendo de un lugar a otro, viendo nacer formaciones políticas y viviendo, con la misma intensidad, todos los cambios sociales. Y a los pocos años Radio Cadena Española pasó a ser Radio Nacional de España, donde se acaba de prejubilar.

Ha contado miles de historias pero recuerda especialmente una que le impactó. Que, como afirma, le afectó el espíritu. «Lo más difícil fue contar la detención de Paco Rodríguez y Fernando Varela, lo de la Pokemon. Me costaba hablar de ello. Me impactó hacerlo de dos personas conocidas y apreciadas por mí. La dimos, claro, pero recuerdo que ese día fui al Concello para buscar información y se veía todo vacío y en silencio. Era una sensación que es difícil de explicar, casi ni me atrevía a preguntar qué pasaba o qué había de cierto. Era imprevisto e inesperado. No me encajaba. Esas cosas hay que hacerlas y se hacen. Y ya ves, al final…», relata.

De todas las entrevistas, recuerda con cariño dos que hizo casi al empezar a trabajar. «Fueron al obispo Temiño y a Eulogio Gómez Franqueira. Este último me impresionó mucho. Me pareció una persona cercana, cariñosa… Yo estaba empezando, iba con algo de miedo y me lo hizo muy fácil». Y como anécdota, de esas que se cuentan para explicar lo inesperado de la profesión, su encuentro con Gonzalo Torrente Ballester. «Quedé con él en el hotel San Martín para hacerle una entrevista. Al acabar me dijo que le acompañara a la librería Tanco. Yo tenía algo de prisa porque tenía que entrar en la radio. Y fuimos paseando del ganchete hablando de muchas cosas. Yo solo pensaba en que no tenía tiempo, pero fue una de esas cosas que pasan una vez en la vida y que enriquecen», relata.

Sobre su trabajo en general, a lo largo de estos cuarenta años, afirma: «Siempre tuve mucho respeto a las fuentes, a los que generaban información y, sobre todo, al oyente. Siempre intenté ser muy cuidadosa y no juzgar a nadie, a pesar de tener mi opinión. Solo contar lo mejor que pude y supe». Su vocación de guía turística se transformó aunque Malena piensa que no son tan diferentes: «Al final se trata de contar cosas a los demás, que es lo que me gusta, de informar lo mejor posible».

65430