Los premios SER Palentino de Radio Palencia combinan el humor ácido y crítico dirigido a los políticos con el reconocimiento social



Premios SER Palentinos

La gala de premios Ser Palentino no es una gala al uso. Presentada por todo el equipo de Radio Palencia de la Cadena SER, se sustenta en el reconocimiento a la sociedad civil, pero también en un humor ácido que va jalonando el acto y que se suele dirigir a los políticos que están en la sala. La gala tiene como hilo conductor el repaso crítico a algunos hitos políticos del año con una pátina de ironía. Este año ambos estilos se fueron combinando en un acto al que asistieron las principales autoridades, incluido el vicepresidente de la Junta Francisco Igea, y lo más representativo de la vida social, cultural, política y económica de Palencia.

Los primeros en subir al escenario fueron los artífices de Niquis del Páramo, novedosa iniciativa que, a través de una idea tan original como simple de confeccionar niquis con motivos palentinos muy divertidos, logra asentar población. La subida al escenario de Ricardo Castrillejo junto a su mujer y su hija (una niña) confirmó que el milagro es posible. Que con buenas ideas se puede asentar población en el mundo rural.

El reconocimiento a la Fundación Personas-ASPANIS subió al escenario a la presidenta de la organización, al gerente y a un usuario. Un proyecto de éxito consolidado gracias a años de entrega y de trabajo con una atención centrada en las personas con capacidades diferentes y que se sustenta en los trabajadores y en las familias.
Selectos de Castilla, la empresa gastronómica asentada en Villamartín de Campos, es otro ejemplo de emprendimiento desde el medio rural. La familia de Prado recordaba lo novedoso y lo difícil que resultó en un primer momento introducir el paté de Villamartín. Ahora es un producto selecto, avalado por Alimentos de Palencia y totalmente introducido en el mercado.
El jefe de Protección Civil, acompañado de una voluntaria, expresaba perfectamente el día a día, el magnífico trabajo de unos voluntarios que dedican horas y horas a garantizar la seguridad de los demás. En la gala, ataviados con la ropa que les caracteriza, estuvieron varios de esos voluntarios. Otros no pudieron estar. En algunos casos les tocaba estar de guardia.
La lucha por la igualdad, lo que todavía queda por avanzar en la brecha entre hombres y mujeres, se encarnó en la árbitra Marta Huerta de Aza que no estuvo en la gala por imponderables profesionales donde reside, en Tenerife. Recogía el premio su madre. 120 colegiados en Segunda B y sólo una mujer arbitrando, le valió el premio a la joven colegiada.
También hubo reconocimiento para la Guardia Civil. Sus 175 años de historia bien lo merecían, pero también su constante presencia en el medio rural y sus múltiples facetas que van mucho más allá de la imagen que tenemos de los agentes imponiendo multas. Dos guardias civiles, acompañados por el Teniente Coronel de la Comandancia de Palencia que se mantuvo en un segundo plano, subieron al escenario para recoger la distinción.
La gala la cerraron el delegado de Radio Palencia, David Blanco, y el director de la SER en Castilla y León, Jesús Mateos. El primero hizo un carrusel de agradecimientos arropado por un vídeo donde se hizo un repaso por los principales eventos que la emisora organiza a lo largo del año en Palencia. El segundo hizo una semblanza de los premiados sin eludir asuntos espinosos como el Brexit o la situación de Cataluña y con tono crítico hacia la clase política. A partir de ahora, quedan convocados los Premios Ser Palentinos 2020.

57194